0221
0221

Entre libros y cajones de verduras, una "biblioteca urbana" es furor en Villa Elisa

La inusual iniciativa cautiva a los vecinos y a todo aquel que descubre la improvisada biblioteca que florece en el norte platense. Con libros que van y vienen desde los estantes hechos con cajones de frutas y verduras, la propuesta se viralizó en las redes sociales, donde decenas de vecinos comparten imágenes para darla a conocer.

"Agarrás un libro y dejás otro", explican en la cuenta creada en Facebook para promocionar la propuesta que tiene cautivada a Villa Elisa. Se trata, según dicen, de una "biblioteca urbana" con la que buscan compartir su pasión por la lectura y llamar a más personas a acercarse a la literatura, aun cuando no tengan los recursos necesarios para comprar nuevos libros.

La mecánica es simple y con apenas unas semanas de estrenada en su versión 2020, ya es un éxito. Ubicada en 411 y 28, la biblioteca cuenta con unos nueve estantes y decenas de libros en diferentes estados de conservación. Desde cuentos y novelas, hasta revistas de todo tipo, la propuesta no deja de crecer.

La idea surgió hace algunos años, en diciembre de 2016, cuando Julie y Ricardo viajaron a Europa y vieron una biblioteca similar en una concurrida plaza. Así, la joven, de origen francés; y su novio decidieron fomentar su pasión e incentivar la cultura en el barrio.

Con el paso del tiempo, más y más vecinos comenzaron a sumarse a la iniciativa y desde entonces la biblioteca urbana de Villa Elisa no para de crecer. Hoy buscan que todos ellos también se preocupen por cuidarla de los robos y lo cierto es que hasta el día de hoy nunca tuvieron problemas en ese sentido.

El secreto del éxito, según cuentan sus creadores, es que se encuentra al aire libre. No está escondida y ni siquiera se debe entrar a un espacio para revisar los estantes, elegir un buen tomo y dejar otro a cambio. Por supuesto, la idea es volver, dejarlo y llevarse otro y que la rueda vuelva a girar una y otra vez.

La inusual iniciativa cautiva a los vecinos y a todo aquel que descubre la improvisada biblioteca que florece en el norte platense. Con libros que van y vienen desde los estantes hechos con cajones de frutas y verduras, la propuesta se viralizó en las redes sociales, donde decenas de vecinos comparten imágenes para darla a conocer.

03 de febrero de 2020

"Agarrás un libro y dejás otro", explican en la cuenta creada en Facebook para promocionar la propuesta que tiene cautivada a Villa Elisa. Se trata, según dicen, de una "biblioteca urbana" con la que buscan compartir su pasión por la lectura y llamar a más personas a acercarse a la literatura, aun cuando no tengan los recursos necesarios para comprar nuevos libros.

La mecánica es simple y con apenas unas semanas de estrenada en su versión 2020, ya es un éxito. Ubicada en 411 y 28, la biblioteca cuenta con unos nueve estantes y decenas de libros en diferentes estados de conservación. Desde cuentos y novelas, hasta revistas de todo tipo, la propuesta no deja de crecer.

La idea surgió hace algunos años, en diciembre de 2016, cuando Julie y Ricardo viajaron a Europa y vieron una biblioteca similar en una concurrida plaza. Así, la joven, de origen francés; y su novio decidieron fomentar su pasión e incentivar la cultura en el barrio.

Con el paso del tiempo, más y más vecinos comenzaron a sumarse a la iniciativa y desde entonces la biblioteca urbana de Villa Elisa no para de crecer. Hoy buscan que todos ellos también se preocupen por cuidarla de los robos y lo cierto es que hasta el día de hoy nunca tuvieron problemas en ese sentido.

El secreto del éxito, según cuentan sus creadores, es que se encuentra al aire libre. No está escondida y ni siquiera se debe entrar a un espacio para revisar los estantes, elegir un buen tomo y dejar otro a cambio. Por supuesto, la idea es volver, dejarlo y llevarse otro y que la rueda vuelva a girar una y otra vez.

COMENTARIOS

La inusual iniciativa cautiva a los vecinos y a todo aquel que descubre la improvisada biblioteca que florece en el norte platense. Con libros que van y vienen desde los estantes hechos con cajones de frutas y verduras, la propuesta se viralizó en las redes sociales, donde decenas de vecinos comparten imágenes para darla a conocer.