martes 27 de febrero de 2024

Liberaron a un acusado por el crimen del taxista que sacudió a La Plata hace 20 años

Gastón Escobar estuvo más de 10 años detenido sin sentencia firme ya que la Corte Suprema de la Nación ordenó revisar "íntegramente" el caso. La Justicia entendió que en este caso se excedieron los plazos razonables de la detención.

--:--

Gastón Escobar uno de los detenidos por el crimen del taxista platense Jorge Barrenechea (hecho ocurrido el 1 de enero del 2000) recuperó la libertad luego de que una jueza del Tribunal Oral Criminal (TOC) II de La Plata hizo lugar al planteo del defensor particular por entender que se vencieron todos los plazos razonables para mantener detenida a una persona sin sentencia firme, confirmaron fuentes judiciales a 0221.com.ar.

Lee además

El acusado fue excarcelado bajo la figura de caución juratoria (prometió no quebrantar la ley ni entorpecer el proceso judicial que lleva dos décadas) y espera en libertad la resolución que debe dictar una sala de transición del Tribunal de Casación bonaerense, integrada por Florencia Budiño, Alejandro Villordo y Fernando Mateos.

El homicidio fue un hecho que en el 2000 conmocionó a La Plata. Pasaron 20 años y el caso todavía presenta más dudas que certezas. Uno de los condenados fue el mencionado Escobar, quien fue absuelto en el juicio oral. La causa llegó a Casación bonaerense y, por mayoría, dos polémicos jueces lo condenaron a perpetua.

El homicidio fue presentado como esclarecido, pero la defensa a cargo del abogado Juan Di Nardo llegó hasta la Corte Suprema de Nación, donde los jueces Ricardo LorenzettiCarlos Maqueda y Elena Inés Highton de Nolasco, dictaminaron que le asiste razón a esa parte. Ante este panorama la Suprema Corte bonaerense determinó que la sentencia de Casación debe ser revisada "íntegramente", ya que se vulneraron los límites de la oralidad, es decir, los jueces de Casación valoraron de manera equivocada el veredicto absolutorio dictado en primera instancia por el TOC II de La Plata.

Mientras Casación analiza los planteos de las partes, la defensa de Escobar realizó una nueva presentación ante el Tribunal que juzgó el caso (por el que Miguel Calabrese fue condenado a perpetua y está con arresto domiciliario), en la que planteó que se vencieron todos los plazos razonables para mantener detenida a una persona sin condena firme (en los términos del artículo 169 inciso 11 de Código Procesal Penal de la provincia de Buenos Aires). La fiscal Victoria Huergo se opuso al planteo, pero la jueza Silvia Hoerr determinó que el planteo del defensor Di Nardo es correcto e hizo lugar a la solicitud.

EL EXPEDIENTE

Hubo dos juicios orales. En agosto de 2003, Rubén Llanos, detenido pocos meses después del hecho, fue acusado de ser el autor material. La hipótesis era que  Calabrese, dueño del taxi que manejaba la víctima, le había pagado a Llanos y a Escobar para que se hicieran pasar por pasajeros y ejecutaran al chófer en venganza por una presunta relación amorosa entre su esposa y su empleado. Esa hipótesis no se probó y la absolución fue el único camino posible.

El segundo de los debates fue en 2005 con Escobar y Calabrese (exchofer personal del exgobernador bonarense Felipe Solá) en el banquillo de los acusados. Los jueces Claudio Bernard y Carlos Graziano (ya fallecido) votaron por la absolución. La jueza Liliana Torrisi, en minoría, condenó por homicidio calificado. El fiscal Carlos Gómez recurrió la absolución y el caso fue analizado por Casación.

En el año 2012 los jueces Horacio Piombo y Benjamín Sal Llargues (quienes renunciaron luego de dictar una escandalosa resolución) entendieron que Escobar y Calabrese fueron autores intelectuales del crimen del taxista y los condenaron a perpetua. En minoría el juez Carlos Natiello (quien sigue en funciones) optó por sostener absolución.

A 20 años y un mes de un crimen que sacudió a la ciudad de La Plata, el hecho sigue sin esclarecerse con el agravante que, tal vez, un inocente está detenido hace varios años sin sentencia firme. Un claro caso más de carreta judicial.

Otro de los aspectos increíbles de esta historia son algunos de los magistrados que intervinieron. El juez de Garantías fue César Melazo, hoy detenido acusado de ser el jefe de una asociación ilícita entre policías corruptos, narcos, sicarios, barras bravas y lobistas. El fiscal de juicio, Carlos Gómez, fue destituido en una denuncia que estuvo involucrado junto a Melazo, acusados de apoderarse de animales de granja secuestrados judicialmente.

Pero la lista continúa en la instancia superior: Casación. Allí actuaron los mencionados jueces Piombo y Sal Llargués, quienes renunciaron tras la escandalosa reducción de pena a un abusador de menores, bajo el argumento de la condición sexual del niño vejado. También fueron destituidos como docentes de la Universidad Nacional de La Plata. Como miembros de la Sala Primera del Tribunal de Casación, le redujeron la pena a, por lo menos, siete abusadores.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar