0221
0221

Furia contra ABSA: vecinos revelaron que la presión es cinco veces menos que la necesaria

Con un manómetro en mano, un vecino platense midió la fuerza con que corre el agua en las canillas de su barrio y descubrió un dato impactante: la presión es cinco veces más baja de lo que se necesita para, al menos, llenar el tanque de sus casas.

En medio de una lluvia de quejas que van desde la turbiedad del agua y la falta de presión y hasta la franca falta de suministro de agua, un grupo de vecinos decidió ir más allá y grabó un video con el que demuestran que la presión no está ni cerca de los niveles necesarios para poder vivir dignamente. Cansados de presentar reclamos a las autoridades de Aguas Bonaerenses SA (ABSA), los frentistas compartieron su realidad con el WhatsApp de 0221.com.ar y dieron cuenta, con un video, de lo que sucede en sus viviendas.


Las imágenes son más que elocuentes: el manómetro, capaz de medir hasta un kilo de presión, apenas se mueve para llegar hasta unos 100 gramos por centímetro cúbico, cuando lo necesario serían, al menos, unos 600. "Estamos ante una sequía total", se oye decir al vecino que grabó las imágenes para demostrar, a ciencia cierta, que es lo que sucede en su casa de 3 bis entre 517 y 518, de Ringuelet; pero también en muchas otras zonas de la ciudad.

"De más está decir que la presión está medida solo con esa canilla abierta, no es que hay algo más abierto", aclaró el frentista para los más desconfiados y agregó que la situación se está volviendo insostenible.

La realidad de ABSA es preocupante. Días atrás el geólogo, experto en hidrogeología y titular del Sindicato de Obras Sanitarias de la provincia de Buenos Aires (SOSBA), Julio Castro, le explicó a 0221.com.ar que la región requiere, al menos, que se bombeen a la red 30 mil metros cúbicos de agua por día, pero la planta Donato Gerardi de Punta Lara -que abastece a La Plata, Berisso y Ensenada- solo es capaz de producir 12 mil.

"Se trata de un servicio público esencial", expresó el dirigente y agregó: "Hace muchos años que venimos hablando de la falta de inversión estructural en la provincia de Buenos Aires, las últimas grandes obras fueron los planes quinquenales (del expresidente Juan Domingo) Perón para la provincia de Buenos Aires".

Castro también indicó que la tarifa actual "alcanza solo para mantener operativa a la empresa con el servicio de agua y cloacas pero no logra financiar las grandes obras que hacen falta como plantas potabilizadoras, acueductos y redes de distribución" y en esa línea pidió una revisión integral y sincera del sistema.

Con un manómetro en mano, un vecino platense midió la fuerza con que corre el agua en las canillas de su barrio y descubrió un dato impactante: la presión es cinco veces más baja de lo que se necesita para, al menos, llenar el tanque de sus casas.

14 de febrero de 2020

En medio de una lluvia de quejas que van desde la turbiedad del agua y la falta de presión y hasta la franca falta de suministro de agua, un grupo de vecinos decidió ir más allá y grabó un video con el que demuestran que la presión no está ni cerca de los niveles necesarios para poder vivir dignamente. Cansados de presentar reclamos a las autoridades de Aguas Bonaerenses SA (ABSA), los frentistas compartieron su realidad con el WhatsApp de 0221.com.ar y dieron cuenta, con un video, de lo que sucede en sus viviendas.


Las imágenes son más que elocuentes: el manómetro, capaz de medir hasta un kilo de presión, apenas se mueve para llegar hasta unos 100 gramos por centímetro cúbico, cuando lo necesario serían, al menos, unos 600. "Estamos ante una sequía total", se oye decir al vecino que grabó las imágenes para demostrar, a ciencia cierta, que es lo que sucede en su casa de 3 bis entre 517 y 518, de Ringuelet; pero también en muchas otras zonas de la ciudad.

"De más está decir que la presión está medida solo con esa canilla abierta, no es que hay algo más abierto", aclaró el frentista para los más desconfiados y agregó que la situación se está volviendo insostenible.

La realidad de ABSA es preocupante. Días atrás el geólogo, experto en hidrogeología y titular del Sindicato de Obras Sanitarias de la provincia de Buenos Aires (SOSBA), Julio Castro, le explicó a 0221.com.ar que la región requiere, al menos, que se bombeen a la red 30 mil metros cúbicos de agua por día, pero la planta Donato Gerardi de Punta Lara -que abastece a La Plata, Berisso y Ensenada- solo es capaz de producir 12 mil.

"Se trata de un servicio público esencial", expresó el dirigente y agregó: "Hace muchos años que venimos hablando de la falta de inversión estructural en la provincia de Buenos Aires, las últimas grandes obras fueron los planes quinquenales (del expresidente Juan Domingo) Perón para la provincia de Buenos Aires".

Castro también indicó que la tarifa actual "alcanza solo para mantener operativa a la empresa con el servicio de agua y cloacas pero no logra financiar las grandes obras que hacen falta como plantas potabilizadoras, acueductos y redes de distribución" y en esa línea pidió una revisión integral y sincera del sistema.

COMENTARIOS

Con un manómetro en mano, un vecino platense midió la fuerza con que corre el agua en las canillas de su barrio y descubrió un dato impactante: la presión es cinco veces más baja de lo que se necesita para, al menos, llenar el tanque de sus casas.