sábado 13 de julio de 2024

Sobreseyeron a dos policías de La Plata desplazados por la exgobernadora Vidal

Fueron desafectados cuando cuidaban la vivienda de la exmandataria provincial en Castelar y aparecieron dos proyectiles sin detonar en el garaje.

0221.com.ar | Martín Soler
Por Martín Soler Redactor Judiciales
--:--

Dos policías de La Plata que habían sido apartados y denunciados por la exgobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, fueron sobreseídos en sede judicial y ya comenzaron los trámites para pedir la reincorporación a la fuerza bonaerense, señalaron fuentes judiciales a 0221.com.ar. Con esta medida no hay nadie imputado por las decenas de amenazas que dijo recibir la exmandataria, que se supo ganar el apodo de “Leona” por su presunta lucha contra las mafias. La caída del relato de Juntos por el Cambio.

Ismael Alejandro Naiouf y Jorge Hernán Mejías fueron desafectados en agosto de 2016 tras la aparición de un cartucho de escopeta sin percutir en el garaje de la casa que la exmandataria ocupaba en calle San Pedro 1164 de la localidad de Castelar.

Lee además

Los efectivos quedaron en la mira porque dejaron sus puestos minutos antes de que un desconocido tirara la munición. Ambos argumentaron que se alejaron durante una hora, porque debían ir a la seccional de Castelar Norte para retirar un vale que les permitiera cargarle combustible al patrullero en el que se movilizaban.

 

 

Esa versión fue corroborada en la causa penal abierta en el Departamento Judicial de Morón donde Mejias y Naiouf fueron procesados por “intimidación pública e incumplimiento de los deberes de funcionario público, ambos en concurso real entre sí, previstos y reprimidos por los arts. 55, 211 y 249 del Código Penal”, según se desprende del expediente al que accedió este medio.

Tras 4 años de investigación y ante la falta de evidencias, el abogado Lautaro Slpizer solicitó el sobreseimiento de sus asistidos. La contundencia del pedido hasta fue acompañada por el fiscal del caso, Claudio Oviedo. Ante este panorama el juez de Garantías, Gustavo Roble,  luego de analizar el expediente durante un prolongado período, finalmente dictó el sobreseimiento pedido por ambas partes del proceso.

En el dictamen judicial el juez señaló que “no existe ningún tipo de elemento probatorio que de algún modo vincule a los imputados Jorge Hernan Mejias e Ismael Alejandro Naiouf al delito de intimidación pública investigado (…) por lo que a la hora de resolver, he de hacer lugar al sobreseimiento solicitado”.

 

 

El abogado Slpizer, en diálogo con este medio, narró cómo fue el trance que atravesaron sus asistidos: “Los chicos vivieron cuatro años horribles, fuera del servicio, con una situación económica complicada, Naiouf trabajando en un lavadero y Mejias de remisero, con familiares enfermos, con uno discapacitado, todos que dependen económicamente de ellos”.

En relación al futuro de los policías sobreseídos adelantó que “están a la espera de que los reincorporen al servicio, ya se hicieron las presentaciones vía administrativa”.

El hecho por el que fueron desplazados se dio en el marco de una sucesión de presuntas amenazas contra la integridad de María Eugenia Vidal, quien durante la mayor parte de su mandato se mudó a la Base Aérea de Morón.

 

 

Durante la gestión de Vidal se produjeron llamativos hechos de violencia en Buenos Aires nunca esclarecidos. Dos atentados a la sede del Partido Justicialista de La Plata; el robo en la residencia del exfuncionario vidalista Federico Salvai; tres amenazas de bomba en el ministerio de Seguridad provincial, el ingreso de dos policías al despacho de Vidal donde revolvieron todo; la aparición de un cartucho de escopeta en el garaje de una propiedad de la exgobernadora y varios llamados amenazantes a la línea 911. La mayoría de estos hechos, que desde Cambiemos filtraban a sus medios de comunicación aliados, siguen sin esclarecerse. Todos, con aroma a mano de obra intensiva de servicios de inteligencia haciendo horas extras.

El sobreseimiento a los policías desplazados y la carencia de respuestas oficiales en las causas judiciales abiertas tras los supuestos atentados y amenazas, ponen en crisis en relato del plante Juntos por el Cambio, quienes aseguraban ser víctimas por “combatir a las mafias”. Lo concreto, es que no hay nadie imputado, procesado o condenado. La pregunta que surge es si es por impericia de los fiscales que deben investigar o sin en realidad se trataron de operaciones políticas apalancadas en un tema sensible como la inseguridad, para la construcción de un relato antimafia que nunca existió.

 

 

La falta de respuestas oficiales a tantos casos extraños le dan musculatura a la hipótesis que sostiene que, en realidad, se trató de hechos de contrainteligencia generados por grupos de choques (topos, espías, fisgones), especialistas en sembrar caos para el beneficio del oficialismo de turno, que en muchos casos vende estos ataques como reacciones a la lucha contra la mafia, el delito y los narcotraficantes encarada por el gobierno. Esas maniobras parecen tener su génesis en las sombras de las fuerzas de seguridad, donde conviven agentes preparados para todo tipo de operaciones psicológicas que luego son amplificadas por los medios de comunicación aliados al oficialismo de turno.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar