0221
0221

La platense Dackel ganó una Copa de Oro con su Dry Stout: "Es un mimo a la cervecería"

Nicolás Guerello, cofundador de la fábrica, habló con 0221.com.ar y contó de qué se trata la Copa Argentina de Cervezas, de la que participaron 280 cervecerías.
La platense Dackel ganó una Copa de Oro con su Dry Stout: "Es un mimo a la cervecería"

En medio de la pandemia por coronavirus, que frenó la actividad económica en el país y especialmente en el rubro gastronómico y afines, de a poco la industria cervecera comienza a reponerse. A pesar de que no hay noticias de que se celebre la Copa Sudamericana de Cervezas, Argentina puso la nota y celebró la Copa Argentina, que se venía realizando ininterrumpidamente desde el año 2016.

En esta edición, realizada en pleno aislamiento y de la que participaron cerca de 200 estilos de birra artesanal de todo el país, resultaron ganadoras cuatro cervecerías platenses: Ophelia, que ganó una Copa de Oro a la mejor Sweet/Oatmeal stout; Winchester, que se destacó con dos copas de bronce en los estilos Hazy Pale Ale / Imp IPA y Saison; Rieger, que se llevó una Copa de Oro en la categoría de Irish Red Ale, y Dackel, que se hizo con la Copa de Oro en la mejor Dry Stout con su cerveza Stout.

"En la Stout predomina el sabor tostado, es la diferencia principal con la Porter. Esta no es tan dulce ni ahumada, pero sí tiene una nota tostada, rica y que refleja el estilo original al que uno intenta apuntar. No es muy alcohólica, como una Imperial Stout, es más seca y tiene un carácter tostado bien marcado", la definió el cervecero de Dackel, Nicolás Guerello, en diálogo con 0221.com.ar.

El cofundador de la cervecería precisó que la Copa se organiza desde el 2016 y allí "participan un montón de cerveceros del país. La misma gente organiza la Copa Sudamericana. El formato es: uno manda muestras, hay jueces certificados que evalúan las muestras bajo la normativa de jueces de BJCP (Beer Judge Certification Program), una norma americana. Nosotros somos jueces también, y damos un examen para poder evaluar la cerveza de forma neutra", precisó.

Aunque en el mundo de las cervezas hay cerca de 200 estilos, no todos ellos se producen en el país y por eso no entraron en la evaluación. La independencia del jurado está garantizada, ya que prueban las muestras numeradas sin tener conocimiento de qué cervecería vienen, solo la categoría en la cual compiten.

"Se evalúa según una regla general que dice cómo tiene debe ser el estilo, y se va poniendo un puntaje. Para ser copa de oro plata o bronce tiene que tener cierto puntaje. Si una cerveza no llega al puntaje, no se premia. No se premia por premiar", aclaró el emprendedor platense, que destacó la potencialidad del polo cervecero de La Plata y celebró los premios otorgados a sus compañeros de Ophelia, Winchester y Rieger.

El concurso, del que participaron 280 cervecerías de todo el territorio nacional, no otorga premios materiales sino que es "un mimo a la cervecería" que certifica la calidad de los productos y fortalece los modos de trabajo de cada establecimiento. "Se hace todos los años, normalmente en invierno, en temporada baja, este año es el único concurso que se hizo en Sudamérica, era muy complicado hacer el recuento de jueces y el envío de muestras", explicó Guerello.

Quienes sacan medallas en los premios nacionales pueden mandar muestras a la Sudamericana, aunque este año no hay indicios de que esta competencia se vaya a realizar. "Es bueno enviar muestras a todas las competencias que uno pueda, porque los jueces cuando evalúan una cerveza siempre tienen una devolución. El total de muestras que se evaluaron fueron 840, y por cada muestra hay devoluciones que nos ayudan a mejorar", agregó el cervecero platense.

Y en ese sentido, aseguró que "lo peor que puede hacer un cervecero es evaluar su propia birra". También destacó que los jueces evalúen la muestra "a ciegas", por lo que "no hay ningún favoritismo. No es un medallero comprado, es para que todos nos esforcemos en hacer la mejor cerveza. Un mimo a la cervecería y una competencia de calidad-producto". Cuantas más copas gane una cervecería, más chances tiene de ser elegida la mejor microcervecería del año. Este 2020 la Copa la ganó Meridano Quinto, un establecimiento cervecero ubicado en Jacinto Arauz - La Pampa.

Dackel, por su parte, continúa afianzándose como fábrica cervecera de calidad: "Participamos en 2016 en la primera Copa Argentina y sacamos una medalla de plata con una Golden ale, y ahora se nos dio de vuelta sacar el oro con esta. También habíamos sido premiados en la Copa Tres Ciudades que organizan cerveceros de la ciudad de Bierisso", comentó. 

LAS VENTAS EN PANDEMIA

"Antes de que arranque el aislamiento se pudo hacer el San Patricio, eso nos ayudó; pero la pandemia nos hizo pasar de un día para el otro a cero. Fue desesperante, nos comunicábamos con clientes y proveedores para irnos dando calma, en todos los rubros pasó lo mismo. Nuestra forma de reinventarnos fue apuntar cuanto antes a la lata, así que empezamos a enlatar. Antes no le dábamos bolilla, antes no había mercado en lata, era solo con las industriales. Así que pasamos a repartir las latas nosotros, ahora vendemos a través de la página web, tardamos bastante haciendo la tienda online pero ahora estamos vendiendo lo que podemos al consumidor final", explicó Guerello.

La situación en Dackel no es particular, sino que se replica a nivel local en casi todas las cervecerías artesanales de renombre: la lata es la nueva apuesta. "Ahora de a poquito estamos notando que con esta apertura se está empezando a mover. Ahora estamos moviendo barriles y con la tienda online. Esperando y aguantando. Yo miro mucho lo que pasa en Europa y allá volvieron a encerrarse, hay que tomar las precauciones y tratar de hacer lo más posible dentro de lo real. Nuestro mercado es totalmente diferente a lo que era hace 8 meses. Hoy no se puede ver un horizonte, y de invertir ni hablar. Siendo que dependemos de que la gente vaya a bares y demás, vamos a ser los últimos en llegar a la normalidad. Ojalá me equivoque. Estamos tratando de reinventarnos", cerró el cervecero, que después de haber ganado el premio a la mejor Dry Stout del país retoma el mercado local con mejores y renovadas expectativas. 

La platense Dackel ganó una Copa de Oro con su Dry Stout: "Es un mimo a la cervecería"
FÁBRICAS PLATENSES PREMIADAS

La platense Dackel ganó una Copa de Oro con su Dry Stout: "Es un mimo a la cervecería"

Nicolás Guerello, cofundador de la fábrica, habló con 0221.com.ar y contó de qué se trata la Copa Argentina de Cervezas, de la que participaron 280 cervecerías.

04 de noviembre de 2020

En medio de la pandemia por coronavirus, que frenó la actividad económica en el país y especialmente en el rubro gastronómico y afines, de a poco la industria cervecera comienza a reponerse. A pesar de que no hay noticias de que se celebre la Copa Sudamericana de Cervezas, Argentina puso la nota y celebró la Copa Argentina, que se venía realizando ininterrumpidamente desde el año 2016.

En esta edición, realizada en pleno aislamiento y de la que participaron cerca de 200 estilos de birra artesanal de todo el país, resultaron ganadoras cuatro cervecerías platenses: Ophelia, que ganó una Copa de Oro a la mejor Sweet/Oatmeal stout; Winchester, que se destacó con dos copas de bronce en los estilos Hazy Pale Ale / Imp IPA y Saison; Rieger, que se llevó una Copa de Oro en la categoría de Irish Red Ale, y Dackel, que se hizo con la Copa de Oro en la mejor Dry Stout con su cerveza Stout.

"En la Stout predomina el sabor tostado, es la diferencia principal con la Porter. Esta no es tan dulce ni ahumada, pero sí tiene una nota tostada, rica y que refleja el estilo original al que uno intenta apuntar. No es muy alcohólica, como una Imperial Stout, es más seca y tiene un carácter tostado bien marcado", la definió el cervecero de Dackel, Nicolás Guerello, en diálogo con 0221.com.ar.

El cofundador de la cervecería precisó que la Copa se organiza desde el 2016 y allí "participan un montón de cerveceros del país. La misma gente organiza la Copa Sudamericana. El formato es: uno manda muestras, hay jueces certificados que evalúan las muestras bajo la normativa de jueces de BJCP (Beer Judge Certification Program), una norma americana. Nosotros somos jueces también, y damos un examen para poder evaluar la cerveza de forma neutra", precisó.

Aunque en el mundo de las cervezas hay cerca de 200 estilos, no todos ellos se producen en el país y por eso no entraron en la evaluación. La independencia del jurado está garantizada, ya que prueban las muestras numeradas sin tener conocimiento de qué cervecería vienen, solo la categoría en la cual compiten.

"Se evalúa según una regla general que dice cómo tiene debe ser el estilo, y se va poniendo un puntaje. Para ser copa de oro plata o bronce tiene que tener cierto puntaje. Si una cerveza no llega al puntaje, no se premia. No se premia por premiar", aclaró el emprendedor platense, que destacó la potencialidad del polo cervecero de La Plata y celebró los premios otorgados a sus compañeros de Ophelia, Winchester y Rieger.

El concurso, del que participaron 280 cervecerías de todo el territorio nacional, no otorga premios materiales sino que es "un mimo a la cervecería" que certifica la calidad de los productos y fortalece los modos de trabajo de cada establecimiento. "Se hace todos los años, normalmente en invierno, en temporada baja, este año es el único concurso que se hizo en Sudamérica, era muy complicado hacer el recuento de jueces y el envío de muestras", explicó Guerello.

Quienes sacan medallas en los premios nacionales pueden mandar muestras a la Sudamericana, aunque este año no hay indicios de que esta competencia se vaya a realizar. "Es bueno enviar muestras a todas las competencias que uno pueda, porque los jueces cuando evalúan una cerveza siempre tienen una devolución. El total de muestras que se evaluaron fueron 840, y por cada muestra hay devoluciones que nos ayudan a mejorar", agregó el cervecero platense.

Y en ese sentido, aseguró que "lo peor que puede hacer un cervecero es evaluar su propia birra". También destacó que los jueces evalúen la muestra "a ciegas", por lo que "no hay ningún favoritismo. No es un medallero comprado, es para que todos nos esforcemos en hacer la mejor cerveza. Un mimo a la cervecería y una competencia de calidad-producto". Cuantas más copas gane una cervecería, más chances tiene de ser elegida la mejor microcervecería del año. Este 2020 la Copa la ganó Meridano Quinto, un establecimiento cervecero ubicado en Jacinto Arauz - La Pampa.

Dackel, por su parte, continúa afianzándose como fábrica cervecera de calidad: "Participamos en 2016 en la primera Copa Argentina y sacamos una medalla de plata con una Golden ale, y ahora se nos dio de vuelta sacar el oro con esta. También habíamos sido premiados en la Copa Tres Ciudades que organizan cerveceros de la ciudad de Bierisso", comentó. 

LAS VENTAS EN PANDEMIA

"Antes de que arranque el aislamiento se pudo hacer el San Patricio, eso nos ayudó; pero la pandemia nos hizo pasar de un día para el otro a cero. Fue desesperante, nos comunicábamos con clientes y proveedores para irnos dando calma, en todos los rubros pasó lo mismo. Nuestra forma de reinventarnos fue apuntar cuanto antes a la lata, así que empezamos a enlatar. Antes no le dábamos bolilla, antes no había mercado en lata, era solo con las industriales. Así que pasamos a repartir las latas nosotros, ahora vendemos a través de la página web, tardamos bastante haciendo la tienda online pero ahora estamos vendiendo lo que podemos al consumidor final", explicó Guerello.

La situación en Dackel no es particular, sino que se replica a nivel local en casi todas las cervecerías artesanales de renombre: la lata es la nueva apuesta. "Ahora de a poquito estamos notando que con esta apertura se está empezando a mover. Ahora estamos moviendo barriles y con la tienda online. Esperando y aguantando. Yo miro mucho lo que pasa en Europa y allá volvieron a encerrarse, hay que tomar las precauciones y tratar de hacer lo más posible dentro de lo real. Nuestro mercado es totalmente diferente a lo que era hace 8 meses. Hoy no se puede ver un horizonte, y de invertir ni hablar. Siendo que dependemos de que la gente vaya a bares y demás, vamos a ser los últimos en llegar a la normalidad. Ojalá me equivoque. Estamos tratando de reinventarnos", cerró el cervecero, que después de haber ganado el premio a la mejor Dry Stout del país retoma el mercado local con mejores y renovadas expectativas. 

COMENTARIOS

Nicolás Guerello, cofundador de la fábrica, habló con 0221.com.ar y contó de qué se trata la Copa Argentina de Cervezas, de la que participaron 280 cervecerías.