domingo 16 de junio de 2024

Se estrena Troya, adaptación virtual de una obra declarada de interés cultural en La Plata

En diálogo con 0221.com.ar, una de sus actrices contó los detalles de esta experiencia de dos días a través de Telegram, Instagram y Zoom.

--:--

El viernes 20 de noviembre se estrena Troyanas, una obra que tiene tres años de vida en La Plata, declarada de interés cultural en 2017 y que ahora tuvo que reformularse para la virtualidad. Es una experiencia de dos días a través de Telegram, Instagram y Zoom.

"El trabajo lo venimos desarrollando hace cuatro meses y ha sido más que nada un laboratorio creativo. Desde el vamos la propuesta no fue hacer una adaptación de la obra presencial, sino volver a sus bases para crear algo específico para la virtualidad. El desafío fue crear el teatro virtual como disciplina, como lenguaje. El equipo tuvo que sumar, a sus roles de actrices y director, los de fotógrafos, editores de videos, creadores de contenido, dramaturgos y bastante cosas más. Nos concentramos mucho más en la comunicación y en el diseño sonoro y visual. Se sumaron al equipo un artista sonoro y una artista visual para poder afilar la presentación", adelantó en diálogo con 0221.com.ar la actriz Agostina Zagaglia.

Lee además

"En cada ensayo probamos herramientas de Zoom, a la par que comenzamos a repreguntarnos qué historia queríamos contar y como. Si en el presencial vivíamos la última noche de las troyanas, acá conoceremos sus pasados, sus presentes y su legado. Si en el presencial no había división entre actrices y público (y esa cercanía era clave para la puesta), acá la proximidad deberá trascender la pantalla.
Por sobre todas las cosas, Troyanas virtual es una experiencia que te invita a meterte en el mundo de las troyanas durante dos días. No es sólo la función basada en los personajes y los textos de la obra, sino que se genera un puente con el universo troyano a partir de fotos, testimonios y videos, testimonios de las vidas de las troyanas. Como si el eco de sus voces te llegara por un rato. A su vez, la experiencia se completa con un vivo de Instagram donde conversamos sobre estas temáticas en el presente, con mujeres trabajadoras y artistas de hoy", detalló.

En nuestra ciudad y en este contexto de pandemia, varios espectáculos teatrales y escénicos están presentándose en la virtualidad. Solo por citar algunos ejemplos, La Liga de Improvisadores lo hace todos los viernes, el grupo Kigo ha realizado varios proyectos, Glitch de la Ferviente también ha hecho funciones con el material que tenían registrado, e incluso proyectos como “La Silla de enfrente” están armando un formato virtual. 

El elenco está conformado, además de Agostina, por Malena Meli Porres, Irene de Barrio, Guadalupe Johansson, Camila Coré, Letizia Denise Bloisi, Eugenia Rodriguez, Lucía Uncal Scotti, Sofía Hilén, Vera Save, Eliana Bensak y María Florencia Díaz. En redes y técnica, Tati Torre; la música original, edición de sonido y técnica corre por cuenta de Matías Jury y el director es Alejandro Orduna.

"Aunque hay puntos en común, lo que propone Troyanas se distingue en dos: por un lado, la función de la que participarán los espectadores es en vivo. Todo lo que sucede está siendo interpretado sincrónicamente por las actrices desde sus casas, así como la técnica; por otro este es un material exclusivamente pensado para la virtualidad que trasciende la dinámica tradicional de la función o incluso la de streaming. Más allá de la función, lo que propone esta experiencia es que te sumerjas en esta historia y la hagas propia, a partir de compartir dos días con las troyanas. Además, cada experiencia es diferente. Podés vivirla más de una vez, como ocurría en el formato presencial", comparó Agostina.

Y a la hora de reflexionar acerca del cachetazo que significó la cuarentena para el mundo del arte y la cultura, la actriz aseguró que le "pegó fuerte, especialmente si consideramos que veníamos de años de crisis y precarización. Como suele suceder, los productivos y espacios artísticos fuimos los últimos en ser integrados en las política públicas y tampoco llegaron a todos. En nuestro caso sufrimos el cierre físico de Teatro Práctico (TePé), el espacio que nos vio nacer, donde hicimos nuestras funciones y donde trabajamos o estudiamos muchos de nosotros. En ese caso, cuando el sostén estatal llegó, fue la desidia de la inmobiliaria la que dio el tiro de gracia".

"La única manera de salir de esto fue y es, como siempre, las redes de aguante y solidaridad entre nosotros. Entre profes de teatro nos organizamos en PAEA, entre los espacios culturales armamos colectivos como La Moura o Casa Culturales en Red (que se suman a los que ya existen como la Red Multicultural) y en esa organización nos vamos acompañando y respaldando", detalló.

"El desafío del aislamiento fue no perdernos en individualismos y tender nuevos puentes. Lo que deseamos es que, a medida que la actividad artística es habilitada, esas redes crezcan y se fortalezcan hasta que el arte sea considerado un trabajo digno y un derecho colectivo", cerró, en el marco de una lucha constante porque no se pierda la esencia de esta ciudad, que históricamente fue un flujo constante de producciones culturales, muchas de ellas independientes.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar