0221
0221

Los diez rugbiers acusados de matar a Fernando Báez Sosa en Villa Gesell ya están en la cárcel de Dolores

Los trasladaron durante la madrugada de este miércoles. Permanecerán en la alcaidía del complejo en donde, por el momento, no estarán en contacto con el resto de los internos.

Los diez rugbiers imputados por el homicidio de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell fueron trasladados durante esta madrugada de miércoles a la unidad carcelaria 6 de Dolores. Ya están alojados en la alcaidía del complejo, donde permanecerán sin contacto con los demás presos hasta que se resuelva la situación procesal.

Los acusados arribaron a la unidad penal a las 5.30 en un móvil de la Policía provincial que los trasladó desde la comisaría Primera de Pinamar, donde los diez permanecían alojados. Cerca de las 3.30 los diez imputados fueron subidos a una unidad de traslado y comenzaron el trayecto a la cárcel, escoltados por móviles y efectivos del Grupo de Apoyo Departamental (GAD) durante el trayecto de 160 kilómetros que separa ambas localidades bonaerenses.

Tras su arribo a Dolores fueron alojados en un sector separado del resto de la población carcelaria, para resguardar su seguridad.
 Fuentes del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) aseguraron a Télam que la alcaidía cuenta con una celda colectiva preparada para albergar a los detenidos, con cinco camas cuchetas y un baño con inodoro individual. La celda se encuentra situada en un primer piso, entre los pabellones 9 y 10, donde se alojan los presos evangelistas, de escasa conflictividad: la zona es un espacio especialmente preparado para detenidos que aún no tienen la prisión preventiva.

Los voceros indicaron que tras el arribo al penal se labraron las actuaciones administrativas correspondientes y los rugbiers fueron sometidos a una revisión médica y una requisa, "como cualquier otro preso". 

"No tendrán contacto con la población carcelaria y permanecerán ahí bajo estricta vigilancia y control", señaló una fuente del SPB, que aclaró que, en caso que se les dicte la prisión preventiva, los imputados "serán asignados a otra unidad".

El acceso al sector donde fueron ubicados se encuentra al lado del control del personal, con una pequeña ventana que les permitirá la observación directa, y serán designados a cubrir esa zona oficiales jefes penitenciarios durante las 24 horas. Al igual que los demás internos, los rugbiers recibirán visita los jueves y se incrementará la seguridad para el caso de que tengan que desplazarse dentro del establecimiento.


La cárcel dispone de 12 pabellones, 10 intramuros, 2 extramuros y el sector de alcaidía. En total hay 875 presos y trabajan alrededor de 480 agentes penitenciarios.

Los trasladaron durante la madrugada de este miércoles. Permanecerán en la alcaidía del complejo en donde, por el momento, no estarán en contacto con el resto de los internos.

29 de enero de 2020

Los diez rugbiers imputados por el homicidio de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell fueron trasladados durante esta madrugada de miércoles a la unidad carcelaria 6 de Dolores. Ya están alojados en la alcaidía del complejo, donde permanecerán sin contacto con los demás presos hasta que se resuelva la situación procesal.

Los acusados arribaron a la unidad penal a las 5.30 en un móvil de la Policía provincial que los trasladó desde la comisaría Primera de Pinamar, donde los diez permanecían alojados. Cerca de las 3.30 los diez imputados fueron subidos a una unidad de traslado y comenzaron el trayecto a la cárcel, escoltados por móviles y efectivos del Grupo de Apoyo Departamental (GAD) durante el trayecto de 160 kilómetros que separa ambas localidades bonaerenses.

Tras su arribo a Dolores fueron alojados en un sector separado del resto de la población carcelaria, para resguardar su seguridad.
 Fuentes del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) aseguraron a Télam que la alcaidía cuenta con una celda colectiva preparada para albergar a los detenidos, con cinco camas cuchetas y un baño con inodoro individual. La celda se encuentra situada en un primer piso, entre los pabellones 9 y 10, donde se alojan los presos evangelistas, de escasa conflictividad: la zona es un espacio especialmente preparado para detenidos que aún no tienen la prisión preventiva.

Los voceros indicaron que tras el arribo al penal se labraron las actuaciones administrativas correspondientes y los rugbiers fueron sometidos a una revisión médica y una requisa, "como cualquier otro preso". 

"No tendrán contacto con la población carcelaria y permanecerán ahí bajo estricta vigilancia y control", señaló una fuente del SPB, que aclaró que, en caso que se les dicte la prisión preventiva, los imputados "serán asignados a otra unidad".

El acceso al sector donde fueron ubicados se encuentra al lado del control del personal, con una pequeña ventana que les permitirá la observación directa, y serán designados a cubrir esa zona oficiales jefes penitenciarios durante las 24 horas. Al igual que los demás internos, los rugbiers recibirán visita los jueves y se incrementará la seguridad para el caso de que tengan que desplazarse dentro del establecimiento.


La cárcel dispone de 12 pabellones, 10 intramuros, 2 extramuros y el sector de alcaidía. En total hay 875 presos y trabajan alrededor de 480 agentes penitenciarios.

COMENTARIOS

Los trasladaron durante la madrugada de este miércoles. Permanecerán en la alcaidía del complejo en donde, por el momento, no estarán en contacto con el resto de los internos.