0221
0221

Bronca e indignación: el intendente de Villa Gesell dijo que el crimen de Fernando "fue un imprevisto"

La localidad balnearia se encuentra en el centro de la escena desde hace una semana, tras la salvaje golpiza que sufrió Fernando Báez Sosa y le causó la muerte. Este sábado, en tanto, el mandatario local habló del crimen y realizó desafortunadas declaraciones, que generaron indignación en las redes sociales.

"Los protocolos (de prevención) estaban, pero fue un imprevisto que sucedió y no se pudo evitar", lanzó este fin de semana el intendente de Villa Gesell, Gustavo Barrera, mientras dialogaba con la prensa. La triste frase no cayó nada bien entre y decenas de usuarios apuntaron contra la falta de sensibilidad del funcionario del Frente para la Victoria.

Tras la polémica frase, el jefe comunal amplió que eso no quiere decir que se haya actuado de forma irresponsable. "En este caso había policías, pero no había indicios de que fueran a pelearse. Fernando estaba tomando un helado y lo agredieron sin mediar palabra", sostuvo al aire de Radio 10.

Barrera dijo que su gestión se "está haciendo cargo de algunas cuestiones" como el hecho de que "la ambulancia tardó entre 10 o 12 minutos en llegar al lugar". "En algunos medios veo cierto ensañamiento con el Municipio. No salgo a hablar por respeto a la familia y porque los estoy acompañado desde el sábado. Además hay que dejar trabajar a la Justicia", sostuvo el funcionario que despertó una fuerte polémica en las redes sociales.

El mandatario aseguró que "todos los geselinos están conmovidos" y reflexionó: "Acá hay una cuestión que tiene que ver con la educación, con los valores. Hay un nivel de violencia social muy grande, pero como intendente no puedo hacerme cargo de la educación de los chicos que vienen acá".

Las críticas a la gestión municipal son muchas y variadas. Es que el crimen ocurrió durante la madrugada del pasado sábado 18 de enero y recién el martes se emitió un comunicado oficial, en el que se decretaban dos días de duelo por el "penoso acontecimiento". Hasta ese momento no había una sola palabra sobre el hecho en las redes sociales de la Intendencia.

Varios días después, la Municipalidad también dispuso prohibir el consumo de alcohol en espacios públicos y el pasado jueves la Provincia clausuró el boliche Le Brique, donde comenzó la pelea y en cuya puerta fue asesinado Fernando.

El Municipio, además, enfrenta otro dilema: Mauricio Andersen, el secretario de Seguridad local, fue cuestionado por la inacción policial la noche del crimen. Es comisario inspector de la Policía Bonaerense y había pedido licencia para asumir su cargo en mayo del año pasado, pero el ministro de Seguridad provincial, Sergio Berni, le revocó la licencia y deberá decidir si sigue en Villa Gesell o si vuelve a la Fuerza.

Andersen tiene pendiente un denuncia en La Plata por sus supuestos vínculos con una banda de ladrones en General Belgrano. La causa fue elevada a juicio a fines de noviembre pasado y se lo acusa de "supuesto incumplimiento de la obligación de promover la persecución y represión de los delitos".

Baez Sosa, de 19 años, fue asesinado a golpes el pasado sabádo, a la salida de la conocida disco local. Un grupo de rugbiers de Zárate con los que había discutido dentro de Le Brique lo golpeó hasta matarlo y por el caso fueron detenidos Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Enzo Comelli, Matías Benicelli, Ayrton Viollaz, Luciano Pertossi y Lucas Pertossi, quienes fueron identificados por testigos en ruedas de reconocimiento como participantes del ataque.

La localidad balnearia se encuentra en el centro de la escena desde hace una semana, tras la salvaje golpiza que sufrió Fernando Báez Sosa y le causó la muerte. Este sábado, en tanto, el mandatario local habló del crimen y realizó desafortunadas declaraciones, que generaron indignación en las redes sociales.

25 de enero de 2020

"Los protocolos (de prevención) estaban, pero fue un imprevisto que sucedió y no se pudo evitar", lanzó este fin de semana el intendente de Villa Gesell, Gustavo Barrera, mientras dialogaba con la prensa. La triste frase no cayó nada bien entre y decenas de usuarios apuntaron contra la falta de sensibilidad del funcionario del Frente para la Victoria.

Tras la polémica frase, el jefe comunal amplió que eso no quiere decir que se haya actuado de forma irresponsable. "En este caso había policías, pero no había indicios de que fueran a pelearse. Fernando estaba tomando un helado y lo agredieron sin mediar palabra", sostuvo al aire de Radio 10.

Barrera dijo que su gestión se "está haciendo cargo de algunas cuestiones" como el hecho de que "la ambulancia tardó entre 10 o 12 minutos en llegar al lugar". "En algunos medios veo cierto ensañamiento con el Municipio. No salgo a hablar por respeto a la familia y porque los estoy acompañado desde el sábado. Además hay que dejar trabajar a la Justicia", sostuvo el funcionario que despertó una fuerte polémica en las redes sociales.

El mandatario aseguró que "todos los geselinos están conmovidos" y reflexionó: "Acá hay una cuestión que tiene que ver con la educación, con los valores. Hay un nivel de violencia social muy grande, pero como intendente no puedo hacerme cargo de la educación de los chicos que vienen acá".

Las críticas a la gestión municipal son muchas y variadas. Es que el crimen ocurrió durante la madrugada del pasado sábado 18 de enero y recién el martes se emitió un comunicado oficial, en el que se decretaban dos días de duelo por el "penoso acontecimiento". Hasta ese momento no había una sola palabra sobre el hecho en las redes sociales de la Intendencia.

Varios días después, la Municipalidad también dispuso prohibir el consumo de alcohol en espacios públicos y el pasado jueves la Provincia clausuró el boliche Le Brique, donde comenzó la pelea y en cuya puerta fue asesinado Fernando.

El Municipio, además, enfrenta otro dilema: Mauricio Andersen, el secretario de Seguridad local, fue cuestionado por la inacción policial la noche del crimen. Es comisario inspector de la Policía Bonaerense y había pedido licencia para asumir su cargo en mayo del año pasado, pero el ministro de Seguridad provincial, Sergio Berni, le revocó la licencia y deberá decidir si sigue en Villa Gesell o si vuelve a la Fuerza.

Andersen tiene pendiente un denuncia en La Plata por sus supuestos vínculos con una banda de ladrones en General Belgrano. La causa fue elevada a juicio a fines de noviembre pasado y se lo acusa de "supuesto incumplimiento de la obligación de promover la persecución y represión de los delitos".

Baez Sosa, de 19 años, fue asesinado a golpes el pasado sabádo, a la salida de la conocida disco local. Un grupo de rugbiers de Zárate con los que había discutido dentro de Le Brique lo golpeó hasta matarlo y por el caso fueron detenidos Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Enzo Comelli, Matías Benicelli, Ayrton Viollaz, Luciano Pertossi y Lucas Pertossi, quienes fueron identificados por testigos en ruedas de reconocimiento como participantes del ataque.

COMENTARIOS

La localidad balnearia se encuentra en el centro de la escena desde hace una semana, tras la salvaje golpiza que sufrió Fernando Báez Sosa y le causó la muerte. Este sábado, en tanto, el mandatario local habló del crimen y realizó desafortunadas declaraciones, que generaron indignación en las redes sociales.