0221
0221

Con un final plagado de trompadas y expulsiones, el Pincha le ganó a Patronato

El conjunto de Gabriel Milito se quedó con una victoria crucial para alejarse de la parte baja de la zona roja en la tabla de promedios. Iván Gómez marcó el único gol del encuentro, que terminó de manera accidentada con enfrentamientos entre los jugadores y expulsados en ambos equipos.

Estudiantes afrontaba el compromiso de la séptima fecha de la Superliga, con un solo objetivo: ganar. Poco importaba la manera, el esquema, los nombres, la forma. El Pincha necesitaba sumar de a tres y lo hizo. En un partido parejo, de ida y vuelta, con mucho vértigo y un final caliente, los de Milito lograron su cometido y derrotaron 1 a 0, con gol de Iván Gómez, a Patronato y así se alejó un poco de lo más profundo de la tabla de promedios.

En los primeros minutos del partido, Estudiantes intentó hacerse dueño de la pelota para tratar de complicar a un rival que se abroqueló en la mitad de la cancha, para tratar de complicar al León con una contra. Sin embargo, las primeras situaciones de gol fueron para el equipo de Mario Sciacqua.

A los 10, un pelotazo largo de la defensa de El Patrón para Gabriel Ávalos provocó serias complicaciones en el fondo pincharrata y Sebastián Briñone casi marca el primero con una volea que pasó cerca del arco. Dos minutos más tarde, Mauro Tarragona estuvo muy cerca de marcar el primero, tras un centro que llegó desde el costado izquierdo del ataque visitante.

A pesar de las indicaciones de Milito para presionar 20 metros más arriba, el Pincha no la pasaba bien cada vez que Patronato ponía a correr a sus hombres de ataque. A los 20, un peligroso centro de Lautaro Comas atravesó toda el área local y ningún delantero llegó a meter el pie para empujarla.

Para esa altura del partido, el Pincha era previsible y los defensores del conjunto entrerriano no tenían complicaciones para cortar el sistema de juego que proponían los de Milito. La visita tenía bien claro cuál era su plan: envíos largos para que sus delanteros peleen para hacerse dueños de la segunda pelota. Fue así que Julián Chicco encontró a Comas, quien disparó de primera y el útil se fue besando el poste izquierdo de Andújar.

Cuando Estudiantes ya era superado ampliamente por su rival, Iván Gómez encontró un rebote en el área visitante y anotó el 1 a 0 para delirio de toda la gente albirroja. Era el peor momento del elenco de Milito pero esto es fútbol y los golpes que se erran en un arco se sufren en el propio.

Con la tranquilidad de estar arriba en el marcador, el local siguió atacando sobre el sector de Manuel Castro que, a los 40 minutos, envió un centro a ras del césped que casi termina en el segundo gol del León. La Gata Fernández dominó la pelota, trató de ubicarla en un palo pero Matías Ibáñez se estiró de forma increíble para mandar el disparo al córner.

La segunda parte empezó muy similar a la primera. El visitante replegado y saliendo rápido de contra ataque y encontrando espacios en la defensa albirroja e inquietando en distintas situaciones a Mariano Andújar. A su vez, los dirigidos por Gabriel Milito continuaban desequilibrando en los últimos metros con Diego García, alguna lucidez de la Gastón Fernández y el despliegue por los costados de los laterales.

A los 8 minutos del complemento el Pincha tuvo una chance inmejorable de aumentar la ventaja. Una buena jugada elaborada por la derecha terminó en centro para Federico González, quien ingresando a la carrera y dentro del área chica, cabeceó débil ante un atento Ibáñez que sacó la pelota con un manotazo oportuno. Falla del delantero y otro gol errado para el 9 del León, quien minutos después debió ser reemplazado tras recibir un fuerte golpe en su rostro.

Los minutos pasaron y el trámite del encuentro siguió en los mismos carriles, aún cuando el conjunto de Mario Sciaqua se quedó con 10 hombres tras la correcta expulsión de Chimino a los 36 minutos del segundo tiempo.

El Pincha nunca estuvo cómodo, ya que Patronato no resignó en ningún momento armas en el ataque y la búsqueda constante del empate. Esto le dio la oportunidad a los de Milito de tener un par de opciones en la contra y de pelota parada en los pies de la Gata Fernández, quien fue uno de los mejores jugadores de Estudiantes junto a Facundo Mura e Iván Gómez.

Cuando todos esperaban el pitazo final de Delfino, un choque entre Juan Fuentes y Julián Chicco, fue el detonante de una verdadera escena de “Titanes en el Ring”. Piñas para un lado, para el otro, agarrones, patadas y todos enmarañados en la mitad de la cancha. Esa fue la postal que daba el partido, cuando el reloj ya marcaba los 45 reglamentarios. El árbitro, errado en su decisión y apoyándose en sus asistentes, decidió expulsar a Gonzalo Jara y a Matías Escudero. Uno de cada lado y así el árbitro se lavó “las manos”.

Se jugaron casi diez minutos más por todos los tumultos generados, sin embargo nada cambió en el marcador y el Pincha se quedó con tres puntos cruciales y necesarios para escapar de la zona roja en la tabla de los promedios. Ahora deberá a enfrentar a Arsenal, otro rival que también lucha por engrosar su promedio y ha tenido un buen arranque de torneo.

Más allá de esto, Milito y compañía podrán encarar esta semana de trabajo con mayor tranquilidad, esa que solamente otorga el haber conseguido la victoria y sobre todo haber cortado una racha de tres derrotas consecutivas. 

El conjunto de Gabriel Milito se quedó con una victoria crucial para alejarse de la parte baja de la zona roja en la tabla de promedios. Iván Gómez marcó el único gol del encuentro, que terminó de manera accidentada con enfrentamientos entre los jugadores y expulsados en ambos equipos.

21 de septiembre de 2019

Estudiantes afrontaba el compromiso de la séptima fecha de la Superliga, con un solo objetivo: ganar. Poco importaba la manera, el esquema, los nombres, la forma. El Pincha necesitaba sumar de a tres y lo hizo. En un partido parejo, de ida y vuelta, con mucho vértigo y un final caliente, los de Milito lograron su cometido y derrotaron 1 a 0, con gol de Iván Gómez, a Patronato y así se alejó un poco de lo más profundo de la tabla de promedios.

En los primeros minutos del partido, Estudiantes intentó hacerse dueño de la pelota para tratar de complicar a un rival que se abroqueló en la mitad de la cancha, para tratar de complicar al León con una contra. Sin embargo, las primeras situaciones de gol fueron para el equipo de Mario Sciacqua.

A los 10, un pelotazo largo de la defensa de El Patrón para Gabriel Ávalos provocó serias complicaciones en el fondo pincharrata y Sebastián Briñone casi marca el primero con una volea que pasó cerca del arco. Dos minutos más tarde, Mauro Tarragona estuvo muy cerca de marcar el primero, tras un centro que llegó desde el costado izquierdo del ataque visitante.

A pesar de las indicaciones de Milito para presionar 20 metros más arriba, el Pincha no la pasaba bien cada vez que Patronato ponía a correr a sus hombres de ataque. A los 20, un peligroso centro de Lautaro Comas atravesó toda el área local y ningún delantero llegó a meter el pie para empujarla.

Para esa altura del partido, el Pincha era previsible y los defensores del conjunto entrerriano no tenían complicaciones para cortar el sistema de juego que proponían los de Milito. La visita tenía bien claro cuál era su plan: envíos largos para que sus delanteros peleen para hacerse dueños de la segunda pelota. Fue así que Julián Chicco encontró a Comas, quien disparó de primera y el útil se fue besando el poste izquierdo de Andújar.

Cuando Estudiantes ya era superado ampliamente por su rival, Iván Gómez encontró un rebote en el área visitante y anotó el 1 a 0 para delirio de toda la gente albirroja. Era el peor momento del elenco de Milito pero esto es fútbol y los golpes que se erran en un arco se sufren en el propio.

Con la tranquilidad de estar arriba en el marcador, el local siguió atacando sobre el sector de Manuel Castro que, a los 40 minutos, envió un centro a ras del césped que casi termina en el segundo gol del León. La Gata Fernández dominó la pelota, trató de ubicarla en un palo pero Matías Ibáñez se estiró de forma increíble para mandar el disparo al córner.

La segunda parte empezó muy similar a la primera. El visitante replegado y saliendo rápido de contra ataque y encontrando espacios en la defensa albirroja e inquietando en distintas situaciones a Mariano Andújar. A su vez, los dirigidos por Gabriel Milito continuaban desequilibrando en los últimos metros con Diego García, alguna lucidez de la Gastón Fernández y el despliegue por los costados de los laterales.

A los 8 minutos del complemento el Pincha tuvo una chance inmejorable de aumentar la ventaja. Una buena jugada elaborada por la derecha terminó en centro para Federico González, quien ingresando a la carrera y dentro del área chica, cabeceó débil ante un atento Ibáñez que sacó la pelota con un manotazo oportuno. Falla del delantero y otro gol errado para el 9 del León, quien minutos después debió ser reemplazado tras recibir un fuerte golpe en su rostro.

Los minutos pasaron y el trámite del encuentro siguió en los mismos carriles, aún cuando el conjunto de Mario Sciaqua se quedó con 10 hombres tras la correcta expulsión de Chimino a los 36 minutos del segundo tiempo.

El Pincha nunca estuvo cómodo, ya que Patronato no resignó en ningún momento armas en el ataque y la búsqueda constante del empate. Esto le dio la oportunidad a los de Milito de tener un par de opciones en la contra y de pelota parada en los pies de la Gata Fernández, quien fue uno de los mejores jugadores de Estudiantes junto a Facundo Mura e Iván Gómez.

Cuando todos esperaban el pitazo final de Delfino, un choque entre Juan Fuentes y Julián Chicco, fue el detonante de una verdadera escena de “Titanes en el Ring”. Piñas para un lado, para el otro, agarrones, patadas y todos enmarañados en la mitad de la cancha. Esa fue la postal que daba el partido, cuando el reloj ya marcaba los 45 reglamentarios. El árbitro, errado en su decisión y apoyándose en sus asistentes, decidió expulsar a Gonzalo Jara y a Matías Escudero. Uno de cada lado y así el árbitro se lavó “las manos”.

Se jugaron casi diez minutos más por todos los tumultos generados, sin embargo nada cambió en el marcador y el Pincha se quedó con tres puntos cruciales y necesarios para escapar de la zona roja en la tabla de los promedios. Ahora deberá a enfrentar a Arsenal, otro rival que también lucha por engrosar su promedio y ha tenido un buen arranque de torneo.

Más allá de esto, Milito y compañía podrán encarar esta semana de trabajo con mayor tranquilidad, esa que solamente otorga el haber conseguido la victoria y sobre todo haber cortado una racha de tres derrotas consecutivas. 

COMENTARIOS

El conjunto de Gabriel Milito se quedó con una victoria crucial para alejarse de la parte baja de la zona roja en la tabla de promedios. Iván Gómez marcó el único gol del encuentro, que terminó de manera accidentada con enfrentamientos entre los jugadores y expulsados en ambos equipos.