0221
0221

¿Quién es el falso odontólogo que atendió en La Plata durante 14 años?

El falso profesional compartía un consultorio en City Bell con su esposa, quien sí cuenta con un título y, gracias a ello, logró conseguir la habilitación correspondiente. La mentira se descubrió por una denuncia anónima de mala praxis y una inspección del Colegio de Odontólogos de La Plata, que al comprobar lo sucedido presentó una denuncia penal por ejercicio ilegal de la práctica médica.

Fernando Cuacci, de 49 años, nació en La Plata y tras terminar sus estudios secundarios decidió probar suerte en la UNLP, entonces ingresó a la Facultad de Odontología y allí cursó durante algunos años, según él mismo indicó, antes de abandonar la carrera por "problemas personales". Aunque nadie nunca lo supo, ejerció durante 14 años una profesión para la que no estaba preparado, sin título ni matrícula para hacerlo, engañando a pacientes, colegas y hasta a su propia familia.

El caso todavía conmociona a la ciudad. A pocas horas de haber salido a la luz esta dramática historia, la presidenta del Colegio de Odontólogos de La Plata, Natalia Weiler, reveló que la investigación se inició en a causa de una denuncia anónima de mala praxis a partir de la cual la entidad realizó una inspección y descubrió todo.

La denuncia quedó radicada ante la fiscal penal Virginia Bravo, quien en la presentación judicial consignó que "el acusado reconoció que el consultorio estaba habilitado a nombre de su esposa y que ella ignoraba la situación".

Este jueves la propia Facultad reconoció es alumno de la institución, aunque hace tiempo que perdió su regularidad. "Se encuentra en situación de alumno activo, condición no regular (pasivo)", publicaron las autoridades de la Secretaría Académica de la facultad en una carta que trascendió durante las últimas horas.

Sin embargo, Cuacci atendió a cientos de pacientes a lo largo de 14 años, en los cuales no solo engaño a sus clientes sino también a sus familiares y hasta colegas, entre quienes se había ganado estima y reputación, tal y como lo advirtió la propia Weiler.

Según consta en los registros de inscripción de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), el falso profesional se encuentra, incluso, inscrito como monotributista en las categorías "Servicios odontológicos" y "Servicios generales de la Administración Pública".

 

Lo llamativo, en este caso, es cómo fue Cuacci logró burlar a las autoridades tributarias para ser habilitado a facturar bajo la primera de esas dos categorías, siendo que no cuenta ni con título ni matrícula habilitante para poder hacerlo.

Luego de la gran repercusión que tuvo el hecho, Weiler reveló que otra paciente también se acercó a la entidad para denunciarlo. "Dijo ser damnificada por haberse atendido tantos años. Esa denuncia fue a ratificarla a la fiscalía que ahora sigue el caso", añadió la presidenta de la entidad y se mostró preocupada por lo ocurrido.

El falso profesional compartía un consultorio en City Bell con su esposa, quien sí cuenta con un título y, gracias a ello, logró conseguir la habilitación correspondiente. La mentira se descubrió por una denuncia anónima de mala praxis y una inspección del Colegio de Odontólogos de La Plata, que al comprobar lo sucedido presentó una denuncia penal por ejercicio ilegal de la práctica médica.

23 de agosto de 2019

Fernando Cuacci, de 49 años, nació en La Plata y tras terminar sus estudios secundarios decidió probar suerte en la UNLP, entonces ingresó a la Facultad de Odontología y allí cursó durante algunos años, según él mismo indicó, antes de abandonar la carrera por "problemas personales". Aunque nadie nunca lo supo, ejerció durante 14 años una profesión para la que no estaba preparado, sin título ni matrícula para hacerlo, engañando a pacientes, colegas y hasta a su propia familia.

El caso todavía conmociona a la ciudad. A pocas horas de haber salido a la luz esta dramática historia, la presidenta del Colegio de Odontólogos de La Plata, Natalia Weiler, reveló que la investigación se inició en a causa de una denuncia anónima de mala praxis a partir de la cual la entidad realizó una inspección y descubrió todo.

La denuncia quedó radicada ante la fiscal penal Virginia Bravo, quien en la presentación judicial consignó que "el acusado reconoció que el consultorio estaba habilitado a nombre de su esposa y que ella ignoraba la situación".

Este jueves la propia Facultad reconoció es alumno de la institución, aunque hace tiempo que perdió su regularidad. "Se encuentra en situación de alumno activo, condición no regular (pasivo)", publicaron las autoridades de la Secretaría Académica de la facultad en una carta que trascendió durante las últimas horas.

Sin embargo, Cuacci atendió a cientos de pacientes a lo largo de 14 años, en los cuales no solo engaño a sus clientes sino también a sus familiares y hasta colegas, entre quienes se había ganado estima y reputación, tal y como lo advirtió la propia Weiler.

Según consta en los registros de inscripción de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), el falso profesional se encuentra, incluso, inscrito como monotributista en las categorías "Servicios odontológicos" y "Servicios generales de la Administración Pública".

 

Lo llamativo, en este caso, es cómo fue Cuacci logró burlar a las autoridades tributarias para ser habilitado a facturar bajo la primera de esas dos categorías, siendo que no cuenta ni con título ni matrícula habilitante para poder hacerlo.

Luego de la gran repercusión que tuvo el hecho, Weiler reveló que otra paciente también se acercó a la entidad para denunciarlo. "Dijo ser damnificada por haberse atendido tantos años. Esa denuncia fue a ratificarla a la fiscalía que ahora sigue el caso", añadió la presidenta de la entidad y se mostró preocupada por lo ocurrido.

COMENTARIOS

El falso profesional compartía un consultorio en City Bell con su esposa, quien sí cuenta con un título y, gracias a ello, logró conseguir la habilitación correspondiente. La mentira se descubrió por una denuncia anónima de mala praxis y una inspección del Colegio de Odontólogos de La Plata, que al comprobar lo sucedido presentó una denuncia penal por ejercicio ilegal de la práctica médica.