0221
0221

Se hizo pasar por odontólogo y atendió durante 14 años en un consultorio de City Bell

El falso profesional compartía el consultorio con su esposa, que sí es odontóloga. El Colegio de Odontólogos platense presentó una denuncia penal por ejercicio ilegal de la práctica odontológica, en cumplimiento de las obligaciones de sus funcionarios y en resguardo inmediato de la salud pública. Hubo allanamientos, clausura y sorpresa entre los colegas y los vecinos.

A raíz de una denuncia anónima por presunta mala praxis, la subcomisión de Habilitaciones, Rehabilitaciones, Verificaciones, Publicidad e Intrusismo del Colegio de Odontólogos de La Plata ordenó a la Mesa Directiva del Colegio la formulación inmediata de una denuncia penal contra Fernando Cuacci por ejercicio ilegal de la práctica odontológica. La presentación judicial se radicó el sábado 10 de agosto, luego de haber tomado conocimiento del hecho por medio de los verificadores del Colegio.

El denunciado, que no cuenta ni con matrícula profesional ni con habilitación alguna para atender pacientes  hacía más de 14 años que trabajaba como odontólogo en el consultorio ubicado en la calle 473 bis N°1481 de City Bell, que está habilitado a nombre de su esposa. Al momento de la inspección, Cuacci confesó que había estudiado la carrera de Odontología durante algunos años pero que la había abandonado por problemas personales.

La investigación del caso está a cargo de la Unidad de Investigación y Juicio N° 7 de La Plata, cuya titular es la fiscal Virginia Bravo. Según la denuncia presentada por el abogado del Colegio, Marcelo A. David, el falso profesional -que al tiempo de la fiscalización estaba atendiendo a una paciente- reconoció que el consultorio estaba habilitado a nombre de su esposa y que ella ignoraba la situación.

Todo comenzó cuando la institución recibió una denuncia anónima por mala praxis contra Fernando Cuacci. Luego de las investigaciones pertinentes, uno de los inspectores del Colegio visitó el consultorio y constató que Cuacci estaba atendiendo a una paciente, pese a no tener título ni matrícula. "Al momento de abrir la puerta, (Cuacci) poseía barbijo puesto, e incluso accediendo al sector de atención de pacientes se observa a una mujer sentada en el sillón de odontólogo en posición de ser atendida", reza la denuncia presentada por el Colegio ante la Fiscalía.

Según el testimonio del inspector del Colegio, que consta en la causa penal, Cuacci confesó que su esposa ignoraba que él no estaba recibido. Sin embargo, en el escrito presentado ante la fiscalía se le solicita a la justicia que investigue la participación de la pareja del falso profesional, ya que es la responsable del consultorio. Entre las pruebas presentadas ante la Justicia hay material audiovisual, audios y fotografías.

El falso profesional compartía el consultorio con su esposa, que sí es odontóloga. El Colegio de Odontólogos platense presentó una denuncia penal por ejercicio ilegal de la práctica odontológica, en cumplimiento de las obligaciones de sus funcionarios y en resguardo inmediato de la salud pública. Hubo allanamientos, clausura y sorpresa entre los colegas y los vecinos.

21 de agosto de 2019

A raíz de una denuncia anónima por presunta mala praxis, la subcomisión de Habilitaciones, Rehabilitaciones, Verificaciones, Publicidad e Intrusismo del Colegio de Odontólogos de La Plata ordenó a la Mesa Directiva del Colegio la formulación inmediata de una denuncia penal contra Fernando Cuacci por ejercicio ilegal de la práctica odontológica. La presentación judicial se radicó el sábado 10 de agosto, luego de haber tomado conocimiento del hecho por medio de los verificadores del Colegio.

El denunciado, que no cuenta ni con matrícula profesional ni con habilitación alguna para atender pacientes  hacía más de 14 años que trabajaba como odontólogo en el consultorio ubicado en la calle 473 bis N°1481 de City Bell, que está habilitado a nombre de su esposa. Al momento de la inspección, Cuacci confesó que había estudiado la carrera de Odontología durante algunos años pero que la había abandonado por problemas personales.

La investigación del caso está a cargo de la Unidad de Investigación y Juicio N° 7 de La Plata, cuya titular es la fiscal Virginia Bravo. Según la denuncia presentada por el abogado del Colegio, Marcelo A. David, el falso profesional -que al tiempo de la fiscalización estaba atendiendo a una paciente- reconoció que el consultorio estaba habilitado a nombre de su esposa y que ella ignoraba la situación.

Todo comenzó cuando la institución recibió una denuncia anónima por mala praxis contra Fernando Cuacci. Luego de las investigaciones pertinentes, uno de los inspectores del Colegio visitó el consultorio y constató que Cuacci estaba atendiendo a una paciente, pese a no tener título ni matrícula. "Al momento de abrir la puerta, (Cuacci) poseía barbijo puesto, e incluso accediendo al sector de atención de pacientes se observa a una mujer sentada en el sillón de odontólogo en posición de ser atendida", reza la denuncia presentada por el Colegio ante la Fiscalía.

Según el testimonio del inspector del Colegio, que consta en la causa penal, Cuacci confesó que su esposa ignoraba que él no estaba recibido. Sin embargo, en el escrito presentado ante la fiscalía se le solicita a la justicia que investigue la participación de la pareja del falso profesional, ya que es la responsable del consultorio. Entre las pruebas presentadas ante la Justicia hay material audiovisual, audios y fotografías.

COMENTARIOS

El falso profesional compartía el consultorio con su esposa, que sí es odontóloga. El Colegio de Odontólogos platense presentó una denuncia penal por ejercicio ilegal de la práctica odontológica, en cumplimiento de las obligaciones de sus funcionarios y en resguardo inmediato de la salud pública. Hubo allanamientos, clausura y sorpresa entre los colegas y los vecinos.