0221
0221

El Indio Ortiz no pide "huevo, huevo, huevo" y prefiere "cabeza, cabeza, cabeza"

Darío Ortiz sigue dándole forma al equipo para la temporada 2019/20. Conseguir una identidad es el principal objetivo del entrenador, y tiene bien claro cuál es el camino para lograrlo. En su primer mercado de pases como DT del Lobo, apela a la paciencia para no "traer por traer".

“Algunos al hablar de fútbol dicen ‘huevo, huevo, huevo’, yo en cambio prefiero decir ‘cabeza, cabeza, cabeza’”, afirma convencido de sus palabras el Indio Ortiz, en diálogo con 0221.com.ar. Con esta frase, que hace alusión a otra célebre de nuestro fútbol, el actual técnico de Gimnasia pone de manifiesto cuál es su matriz y su idea, al momento de hacer jugar a sus equipos. 

Tras la salida turbulenta de Pedro Troglio, Hernán Darío tomó la conducción de un plantel que estaba peleando la permanencia en la categoría y que no tenía demasiado margen de error. Fiel a su estilo, el nuevo técnico acudió a la simpleza para tratar de resolver los problemas que tenía un equipo que hacía un par de meses había sido finalista de la Copa Argentina. El resto de la historia es más que conocida por los triperos, quienes festejaron haberse quedado en Primera División y vieron un cambio rotundo en la actitud de jugadores albiazules. 

“Nosotros vamos a jugar un torneo con cabeza. Huevos y actitud ponen casi todos, por eso nosotros tenemos que utilizar la cabeza”, explica el Indio sobre lo que les transmite a sus dirigidos en cada práctica y que espera poder verlo reflejado dentro de la cancha. “El fútbol es equilibrio, como la vida misma”, agregó el mendocino.

Este es el primer mercado de pases que le toca afrontar como DT mens sana, pero no hubo nada que le pareciera nuevo: “Siento que es lo mismo que me tocó vivir en otros clubes, pero nada más que con mayor exposición. En este momento pregono la paciencia, el sentido común, buscar lo que necesitamos y no traer por traer”

A menos de una semana para el arranque de la Superliga, principal meta del Lobo en la temporada, aún se espera la llegada de más refuerzos en Estancia Chica, sin embargo eso no inmuta a Ortiz y sostiene: “Hace dos días atrás estaban todos hablando muy mal y diciendo que ‘era una vergüenza’ que no hayamos traído más nombres. Ahora el panorama cambió y por eso hay que saber esperar”. Los arribos de Claudio Spinelli y Marco Trosiglieri, sumado al inminente regreso Brahian Alemán, trajeron tranquilidad al mundo albiazul. “Hasta mi propio cuerpo técnico se había puesto ansioso”, dijo riendo Darío.

El Indio fue jugador tripero en una época gloriosa para el club y también supo vivir momentos muy duros como entrenador albiazul, algo que le otorga el crédito suficiente a la hora de hablar de lo que representa el Lobo. “El esfuerzo, compromiso y respeto es la esencia que tiene el club. Ahora en base a eso estamos buscando una identidad como la que teníamos al final del torneo pasado, en donde todos hablaban maravillas del equipo, y que a todos lados iba a jugar de la misma forma”, explicó a este medio, el defensor que supiera consagrarse campeón de la Copa Centenario. 

Mantener el orden por sobre cualquiera otra cosa, buscar transiciones rápidas, resignando a veces la posesión de la pelota en pos de lograr ser profundos en el ataque, son algunas de las características que ya se le vieron a este Gimnasia de Ortiz. “Yo les digo a los chicos que si mantenemos el cero en nuestro arco, con las variantes que tenemos hoy en algún momento vamos a poder hacer un gol”, explica esperanzado el DT mens sana, de cara al futuro. 

Tratando de cerrar de buena manera lo que hasta el momento ha sido el mejor mercado de pases en mucho tiempo para el Lobo, el Indio prefiere plantearse objetivos a corto plazo, ir generando confianza en sus jugadores y sumar una cantidad de puntos que le permita tranquilizarse, y ahí sí ilusionarse con algo más. “Me imagino a mitad del 2020 con Gimnasia en Primera y es lo que le pido a Dios”, terminó diciendo el técnico tripero.

Darío Ortiz sigue dándole forma al equipo para la temporada 2019/20. Conseguir una identidad es el principal objetivo del entrenador, y tiene bien claro cuál es el camino para lograrlo. En su primer mercado de pases como DT del Lobo, apela a la paciencia para no "traer por traer".

20 de julio de 2019

“Algunos al hablar de fútbol dicen ‘huevo, huevo, huevo’, yo en cambio prefiero decir ‘cabeza, cabeza, cabeza’”, afirma convencido de sus palabras el Indio Ortiz, en diálogo con 0221.com.ar. Con esta frase, que hace alusión a otra célebre de nuestro fútbol, el actual técnico de Gimnasia pone de manifiesto cuál es su matriz y su idea, al momento de hacer jugar a sus equipos. 

Tras la salida turbulenta de Pedro Troglio, Hernán Darío tomó la conducción de un plantel que estaba peleando la permanencia en la categoría y que no tenía demasiado margen de error. Fiel a su estilo, el nuevo técnico acudió a la simpleza para tratar de resolver los problemas que tenía un equipo que hacía un par de meses había sido finalista de la Copa Argentina. El resto de la historia es más que conocida por los triperos, quienes festejaron haberse quedado en Primera División y vieron un cambio rotundo en la actitud de jugadores albiazules. 

“Nosotros vamos a jugar un torneo con cabeza. Huevos y actitud ponen casi todos, por eso nosotros tenemos que utilizar la cabeza”, explica el Indio sobre lo que les transmite a sus dirigidos en cada práctica y que espera poder verlo reflejado dentro de la cancha. “El fútbol es equilibrio, como la vida misma”, agregó el mendocino.

Este es el primer mercado de pases que le toca afrontar como DT mens sana, pero no hubo nada que le pareciera nuevo: “Siento que es lo mismo que me tocó vivir en otros clubes, pero nada más que con mayor exposición. En este momento pregono la paciencia, el sentido común, buscar lo que necesitamos y no traer por traer”

A menos de una semana para el arranque de la Superliga, principal meta del Lobo en la temporada, aún se espera la llegada de más refuerzos en Estancia Chica, sin embargo eso no inmuta a Ortiz y sostiene: “Hace dos días atrás estaban todos hablando muy mal y diciendo que ‘era una vergüenza’ que no hayamos traído más nombres. Ahora el panorama cambió y por eso hay que saber esperar”. Los arribos de Claudio Spinelli y Marco Trosiglieri, sumado al inminente regreso Brahian Alemán, trajeron tranquilidad al mundo albiazul. “Hasta mi propio cuerpo técnico se había puesto ansioso”, dijo riendo Darío.

El Indio fue jugador tripero en una época gloriosa para el club y también supo vivir momentos muy duros como entrenador albiazul, algo que le otorga el crédito suficiente a la hora de hablar de lo que representa el Lobo. “El esfuerzo, compromiso y respeto es la esencia que tiene el club. Ahora en base a eso estamos buscando una identidad como la que teníamos al final del torneo pasado, en donde todos hablaban maravillas del equipo, y que a todos lados iba a jugar de la misma forma”, explicó a este medio, el defensor que supiera consagrarse campeón de la Copa Centenario. 

Mantener el orden por sobre cualquiera otra cosa, buscar transiciones rápidas, resignando a veces la posesión de la pelota en pos de lograr ser profundos en el ataque, son algunas de las características que ya se le vieron a este Gimnasia de Ortiz. “Yo les digo a los chicos que si mantenemos el cero en nuestro arco, con las variantes que tenemos hoy en algún momento vamos a poder hacer un gol”, explica esperanzado el DT mens sana, de cara al futuro. 

Tratando de cerrar de buena manera lo que hasta el momento ha sido el mejor mercado de pases en mucho tiempo para el Lobo, el Indio prefiere plantearse objetivos a corto plazo, ir generando confianza en sus jugadores y sumar una cantidad de puntos que le permita tranquilizarse, y ahí sí ilusionarse con algo más. “Me imagino a mitad del 2020 con Gimnasia en Primera y es lo que le pido a Dios”, terminó diciendo el técnico tripero.

COMENTARIOS

Darío Ortiz sigue dándole forma al equipo para la temporada 2019/20. Conseguir una identidad es el principal objetivo del entrenador, y tiene bien claro cuál es el camino para lograrlo. En su primer mercado de pases como DT del Lobo, apela a la paciencia para no "traer por traer".