0221
0221

Zamarreos, golpes y asfixia: los detalles del brutal maltrato en el jardín de La Plata

En diálogo con 0221.com.ar, la mamá y el papá de Pilar brindaron información sobre las secuelas que trajo en su hija el maltrato recibido en el jardín maternal "Aventuras en pañales". Aunque la maestra fue apartada de su cargo, la institución continúa trabajando con niños y bebés. Con el apoyo de una abogada, la familia exige que la carátula sea cambiada de "lesiones leves" a "homicidio en grado de tentativa". 

El caso del maltrato a Pilar, la beba de por entonces 4 meses, en el jardín "Aventuras en pañales" (40 entre 8 y 9) tiene conmocionada a toda la ciudad. Los hechos ocurrieron en octubre del año pasado y fueron denunciados ante la DDI y la Fiscalía el 17 de ese mes, pero recién ahora se filtró un estremecedor video donde puede verse cómo la maestra en cuestión agita el huevito donde descansaba la bebé, le tapa la cara con una manta y hasta ejerce presión contra su rostro para sofocar el llanto

Carolina Penzi, madre de la bebé, contó en detalle cómo fue que se enteró de los maltratos y decidió radicar la denuncia en sede policial. "Cuando la fui a buscar le encontré marcas en el pómulo, ella estaba sin mirarme, sin sonreír, agotada de llorar. Cuando le saqué el abrigo le encontré una marca de apriete en el brazo y ahí directamente lo llamé a mi marido para hacer la denuncia", contó al borde de las lágrimas, en diálogo con este medio.


El papá, Juan Manuel Poggio, se hallaba junto a ella este miércoles en la Fiscalía de calle 7, en una improvisada conferencia de prensa brindada a los medios junto a la abogada de la familia, Martina Raffetto. Según explicaron, después de acercarse a la DDI local fueron al Hospital de Niños y la Comisaría de la Mujer, para que médicos pediatras y legales constataran las lesiones.

"Al jardín fuimos una semana después por una recomendación que nos había hecho la Policía científica", dijo Poggio. "Lo llamativo fue que después de ese encuentro, nunca nadie se acercó a nosotros en estos 7 meses. En ese momento la maestra seguía trabajando, todavía no había sido apartada", apuntó.

En esa reunión exigieron saber quiénes eran las docentes que habían cuidado a Pilar, y la directora paró frente a ellos a las tres maestras que habían estado ese día -entre ellas la agresora. "Les pedí una explicación, les pregunté qué había pasado ya que a la nena la habíamos dejado perfecta y nos la devolvieron así. Pero la respuesta fue la nada misma, ninguna. Dijeron que no sabían qué había pasado en el medio", relató la mujer.

Sin embargo, en el video secuestrado por la Policía luego de la denuncia, pueden verse los múltiples maltratos: la docente agita fuertemente el huevito donde descansaba Pilar, al igual que otros más, para luego taparle la cara con una manta y así intentar sofocar los llantos. De la maestra, que fue apartada por el jardín tiempo después de la denuncia, todavía no se constató titulación docente por parte del Ministerio de Educación, que debe presentar esa información a la Justicia bonaerense.

Según Penzi, la nena tenía también "lesiones de apriete en la boca y la mejilla y pellizcones" en otras partes del cuerpo. "Por una declaración que hice en Facebook se comunicaron muchos otros padres (del jardín) diciendo que no tenían pruebas pero que habían tenido que retirar a sus hijos por distintas cuestiones como cambios de comportamiento y otras alteraciones", indicó. Además, aseguró que a su beba, que ahora tiene 11 meses, "se le cambió el percentil durante un mes y medio: estaba en 50 y cayó a 25 haciendo una meseta durante ese tiempo"

El percentil es una medida que valora el crecimiento, según la altura y el peso del bebé, comparándolo con otros niños de su edad. Este dato, entre otros, es el que citará Raffetto para pedir al fiscal Romero y el juez Guillermo Atencio que cambien la carátula de la causa de "lesiones leves" a "homicidio en grado de tentativa". 

Penzi explicó que la bebé era lactante y se alimentaba "exclusivamente con leche materna. Yo se la ponía en la mamadera para que se la dieran, y estoy segura que a la tarde no la alimentaban. En una oportunidad le dieron leche de fórmula sin mi autorización y tuvo vómitos. El jardín es responsable, porque no puedo creer que ante cuatro horas de llanto continuo nadie haga nada para intervenir", sentenció y aseguró algo que puede constatarse mirando el video: "Mi hija no es la única agredida".

Otro dato de importancia es que las cámaras que disponía el jardín existían presuntamente para monitorear, pero durante cuatro horas no hubo nadie viendo o peor: hubo quienes vieron pero nadie intervino. "Ahora Pili está bien, es una beba feliz, le damos muchísimo amor. Pero yo me voy a quedar tranquila si el juez cambia la carátula, quiero que quede como tentativa de homicidio porque podría haberla asfixiado. Hay otros bebés a los que también agarran con violencia, los zamarrean, golpean los huevitos en el piso... no fue solo con Pili. El abogado del jardín habla de un caso aislado y no fue así", ratificó la mujer. 

Y con la voz quebrada advirtió que su hija "tenía cuatro meses y no podía sacarse la manta de la cara; podría haber tenido vómitos o cualquier otra cosa; estuvo en riesgo de vida continuamente. Para mí las pruebas son categóricas y por eso pido que el fiscal tome total dimensión de lo que fue: no fueron lesiones leves".

Romero, en diálogo con el canal TN, aclaró que tienen "prueba testimonial y documental contundente, y se suma también el reconocimiento médico legal. Aunque en la investigación no se tiene en cuenta solamente la lesión sino también las secuelas físicas y psicológicas"; para lo cual todavía faltan pericias, señaló. 

En ese punto, explicó que no existe un punto intermedio entre las figuras de "homicidio en grado de tentativa" y "lesiones leves". "La lesión fue establecida como leve por los médicos, pero eso no determina la calificación legal que además no es definitiva: en el juicio oral, el fiscal de juicio puede ampliar la figura con toda la prueba en mano", explicó.

Y añadió que otros padres de nenes del jardín se acercaron y tomaron vista del expediente. "Muchos seguramente se van a presentar de manera particular con abogados, no es necesario que lo hagan pero pueden hacerlo", manifestó. Consultado sobre la situación puntual de la guardería, que continúa abierta después de una clausura temporal, indicó que eso "escapa a la Fiscalía" y que "sería injusto que esta imputación a una maestra puntual alcance a otros docentes".

Sin embargo, aclaró que las responsabilidades de la institución son el "segundo paso" de la investigación. "Hay cámaras de seguridad y queremos saber quiénes efectuaban el control", precisó Romero. 

Si viste o presenciaste una vulneración a los derechos de un niño, niña o adolescente, podés comunicarte con la línea gratuita 102. Se trata de un servicio de telecomunicaciones gratuito, al que pueden acudir los niños, niñas y adolescentes ante una amenaza de vulneración de sus derechos, ante situaciones de crisis, necesidad de asesoramiento, o simplemente para hablar con una persona adulta y capacitada que pueda escucharlos. También pueden contactarse adultos para comunicar sobre situaciones de emergencia e informarse sobre cómo actuar. 

En diálogo con 0221.com.ar, la mamá y el papá de Pilar brindaron información sobre las secuelas que trajo en su hija el maltrato recibido en el jardín maternal "Aventuras en pañales". Aunque la maestra fue apartada de su cargo, la institución continúa trabajando con niños y bebés. Con el apoyo de una abogada, la familia exige que la carátula sea cambiada de "lesiones leves" a "homicidio en grado de tentativa". 

05 de junio de 2019

El caso del maltrato a Pilar, la beba de por entonces 4 meses, en el jardín "Aventuras en pañales" (40 entre 8 y 9) tiene conmocionada a toda la ciudad. Los hechos ocurrieron en octubre del año pasado y fueron denunciados ante la DDI y la Fiscalía el 17 de ese mes, pero recién ahora se filtró un estremecedor video donde puede verse cómo la maestra en cuestión agita el huevito donde descansaba la bebé, le tapa la cara con una manta y hasta ejerce presión contra su rostro para sofocar el llanto

Carolina Penzi, madre de la bebé, contó en detalle cómo fue que se enteró de los maltratos y decidió radicar la denuncia en sede policial. "Cuando la fui a buscar le encontré marcas en el pómulo, ella estaba sin mirarme, sin sonreír, agotada de llorar. Cuando le saqué el abrigo le encontré una marca de apriete en el brazo y ahí directamente lo llamé a mi marido para hacer la denuncia", contó al borde de las lágrimas, en diálogo con este medio.


El papá, Juan Manuel Poggio, se hallaba junto a ella este miércoles en la Fiscalía de calle 7, en una improvisada conferencia de prensa brindada a los medios junto a la abogada de la familia, Martina Raffetto. Según explicaron, después de acercarse a la DDI local fueron al Hospital de Niños y la Comisaría de la Mujer, para que médicos pediatras y legales constataran las lesiones.

"Al jardín fuimos una semana después por una recomendación que nos había hecho la Policía científica", dijo Poggio. "Lo llamativo fue que después de ese encuentro, nunca nadie se acercó a nosotros en estos 7 meses. En ese momento la maestra seguía trabajando, todavía no había sido apartada", apuntó.

En esa reunión exigieron saber quiénes eran las docentes que habían cuidado a Pilar, y la directora paró frente a ellos a las tres maestras que habían estado ese día -entre ellas la agresora. "Les pedí una explicación, les pregunté qué había pasado ya que a la nena la habíamos dejado perfecta y nos la devolvieron así. Pero la respuesta fue la nada misma, ninguna. Dijeron que no sabían qué había pasado en el medio", relató la mujer.

Sin embargo, en el video secuestrado por la Policía luego de la denuncia, pueden verse los múltiples maltratos: la docente agita fuertemente el huevito donde descansaba Pilar, al igual que otros más, para luego taparle la cara con una manta y así intentar sofocar los llantos. De la maestra, que fue apartada por el jardín tiempo después de la denuncia, todavía no se constató titulación docente por parte del Ministerio de Educación, que debe presentar esa información a la Justicia bonaerense.

Según Penzi, la nena tenía también "lesiones de apriete en la boca y la mejilla y pellizcones" en otras partes del cuerpo. "Por una declaración que hice en Facebook se comunicaron muchos otros padres (del jardín) diciendo que no tenían pruebas pero que habían tenido que retirar a sus hijos por distintas cuestiones como cambios de comportamiento y otras alteraciones", indicó. Además, aseguró que a su beba, que ahora tiene 11 meses, "se le cambió el percentil durante un mes y medio: estaba en 50 y cayó a 25 haciendo una meseta durante ese tiempo"

El percentil es una medida que valora el crecimiento, según la altura y el peso del bebé, comparándolo con otros niños de su edad. Este dato, entre otros, es el que citará Raffetto para pedir al fiscal Romero y el juez Guillermo Atencio que cambien la carátula de la causa de "lesiones leves" a "homicidio en grado de tentativa". 

Penzi explicó que la bebé era lactante y se alimentaba "exclusivamente con leche materna. Yo se la ponía en la mamadera para que se la dieran, y estoy segura que a la tarde no la alimentaban. En una oportunidad le dieron leche de fórmula sin mi autorización y tuvo vómitos. El jardín es responsable, porque no puedo creer que ante cuatro horas de llanto continuo nadie haga nada para intervenir", sentenció y aseguró algo que puede constatarse mirando el video: "Mi hija no es la única agredida".

Otro dato de importancia es que las cámaras que disponía el jardín existían presuntamente para monitorear, pero durante cuatro horas no hubo nadie viendo o peor: hubo quienes vieron pero nadie intervino. "Ahora Pili está bien, es una beba feliz, le damos muchísimo amor. Pero yo me voy a quedar tranquila si el juez cambia la carátula, quiero que quede como tentativa de homicidio porque podría haberla asfixiado. Hay otros bebés a los que también agarran con violencia, los zamarrean, golpean los huevitos en el piso... no fue solo con Pili. El abogado del jardín habla de un caso aislado y no fue así", ratificó la mujer. 

Y con la voz quebrada advirtió que su hija "tenía cuatro meses y no podía sacarse la manta de la cara; podría haber tenido vómitos o cualquier otra cosa; estuvo en riesgo de vida continuamente. Para mí las pruebas son categóricas y por eso pido que el fiscal tome total dimensión de lo que fue: no fueron lesiones leves".

Romero, en diálogo con el canal TN, aclaró que tienen "prueba testimonial y documental contundente, y se suma también el reconocimiento médico legal. Aunque en la investigación no se tiene en cuenta solamente la lesión sino también las secuelas físicas y psicológicas"; para lo cual todavía faltan pericias, señaló. 

En ese punto, explicó que no existe un punto intermedio entre las figuras de "homicidio en grado de tentativa" y "lesiones leves". "La lesión fue establecida como leve por los médicos, pero eso no determina la calificación legal que además no es definitiva: en el juicio oral, el fiscal de juicio puede ampliar la figura con toda la prueba en mano", explicó.

Y añadió que otros padres de nenes del jardín se acercaron y tomaron vista del expediente. "Muchos seguramente se van a presentar de manera particular con abogados, no es necesario que lo hagan pero pueden hacerlo", manifestó. Consultado sobre la situación puntual de la guardería, que continúa abierta después de una clausura temporal, indicó que eso "escapa a la Fiscalía" y que "sería injusto que esta imputación a una maestra puntual alcance a otros docentes".

Sin embargo, aclaró que las responsabilidades de la institución son el "segundo paso" de la investigación. "Hay cámaras de seguridad y queremos saber quiénes efectuaban el control", precisó Romero. 

Si viste o presenciaste una vulneración a los derechos de un niño, niña o adolescente, podés comunicarte con la línea gratuita 102. Se trata de un servicio de telecomunicaciones gratuito, al que pueden acudir los niños, niñas y adolescentes ante una amenaza de vulneración de sus derechos, ante situaciones de crisis, necesidad de asesoramiento, o simplemente para hablar con una persona adulta y capacitada que pueda escucharlos. También pueden contactarse adultos para comunicar sobre situaciones de emergencia e informarse sobre cómo actuar. 

COMENTARIOS

En diálogo con 0221.com.ar, la mamá y el papá de Pilar brindaron información sobre las secuelas que trajo en su hija el maltrato recibido en el jardín maternal "Aventuras en pañales". Aunque la maestra fue apartada de su cargo, la institución continúa trabajando con niños y bebés. Con el apoyo de una abogada, la familia exige que la carátula sea cambiada de "lesiones leves" a "homicidio en grado de tentativa".