0221
0221

"Huellas", la ONG de origen platense donde los beneficiados también ayudan a otros

La organización nació hace 12 años en La Plata y ya tiene voluntarios en Capital Federal, San Isidro, Quilmes y Pilar. Lejos de la política y la religión, su particularidad es que quienes deseen colaborar pueden hacerlo de forma esporádica, cualquier sábado y no deben ocuparse de la organización.

El 23 de junio de 2007 surgió en La Plata la ONG "Huellas", una organización solidaria que colabora en hogares geriátricos y de niños todos los sábados e incentiva, a su vez, a los más grandes y los más chicos a colaborar entre ellos. ¿Cómo funciona? "No tiene nada que ver con lo político o lo religioso, la persona viene cuando quiere o puede y no se encarga de la organización, de eso nos encargamos nosotros", explica Ezequiel Rodríguez Padilla, el platense detrás de este proyecto que en 2018 sumó 637 voluntarios.

"Desde los 14 años hago voluntariados y algo que pasaba es que nosotros íbamos y le dábamos algo a esas personas, pero nunca le pedíamos a ellos que hagan algo por otro. El día del Niño íbamos y regalábamos cosas, con los abuelos lo mismo; pero nunca dábamos la oportunidad de que ellos hicieran algo por otra persona", explica el joven ingeniero y programador, que para facilitar las inscripciones a la ONG diseñó una página web innovadora que distribuye a los voluntarios en las instituciones que los necesitan.

"Todo el mundo tiene la necesidad de dar y puede experimentar esta felicidad... por decirlo de alguna manera está la oferta y la demanda y uno lo que hace es juntarlas. Huellas facilitó eso, el sábado que vos quieras podés venir y nosotros organizamos todo", explica su creador. 

La ONG "posibilita que cualquier joven pueda asistir a un voluntariado y así donar dos horas en un comedor, un hogar de niños o asilo", cuenta y agrega: "Cada voluntario elige cuándo ir y nuestro sistema lo asigna a un equipo. De este modo, el sábado que elija pueda experimentar la alegría de servir".


Huellas trabaja con "pequeños proyectos"; el primero nació en un hogar de niños que funcionaba en City Bell: "Estuvimos 3 sábados practicando canciones con ellos y después fuimos al Marín a cantar canciones. Los chicos hicieron algo por otros, y lo experimentaron en carne propia".

Luego los abuelos de distintas instituciones comenzaron a diseñar y fabricar juguetes o manualidades para los más chicos,lo que motivó la ampliación del proyecto y su alcance. "Empezamos a crecer siempre con la idea de que las personas pueden venir cuando quieran. Así es que llegamos a funcionar en 5 ciudades", explica Padilla. La Plata, Capital Federal, San Isidro, Quilmes y Pilar son los municipios donde la ONG deja su granito de arena, en 41 instituciones, prácticamente sin ningún método de financiamiento.

"Nuestras publicidades en las redes sociales las paga Reina Cerveza artesanal, una fábrica local de cervezas. Con respecto a los materiales solemos usar muy poquito, y la idea es que también los voluntarios aporten una pequeña parte para que se vayan involucrando en el proceso". Todos los sábados por la tarde durante dos horas se construyen donaciones y luego pasan un rato en compañía.

"Ahora estamos haciendo instrumentos musicales que se donarán al (hospital Neuropsiquiátrico) Borda, ellos tienen taller de musicoterapia y nosotros proveeremos las herramientas, que hacemos tanto en asilos como en comedores", precisó Padilla. Entre los 67 proyectos realizados se destacan los libros sensoriales -con abecedarios, números y texturas para personas ciegas o con disminución visual- y los celulares de juguete para niños con problemas de adicción a la tecnología.

Quienes deseen contactarse con la organización, pueden hacerlo a través de su página web, su cuenta de Facebook o de Instagram.

La organización nació hace 12 años en La Plata y ya tiene voluntarios en Capital Federal, San Isidro, Quilmes y Pilar. Lejos de la política y la religión, su particularidad es que quienes deseen colaborar pueden hacerlo de forma esporádica, cualquier sábado y no deben ocuparse de la organización.

29 de junio de 2019

El 23 de junio de 2007 surgió en La Plata la ONG "Huellas", una organización solidaria que colabora en hogares geriátricos y de niños todos los sábados e incentiva, a su vez, a los más grandes y los más chicos a colaborar entre ellos. ¿Cómo funciona? "No tiene nada que ver con lo político o lo religioso, la persona viene cuando quiere o puede y no se encarga de la organización, de eso nos encargamos nosotros", explica Ezequiel Rodríguez Padilla, el platense detrás de este proyecto que en 2018 sumó 637 voluntarios.

"Desde los 14 años hago voluntariados y algo que pasaba es que nosotros íbamos y le dábamos algo a esas personas, pero nunca le pedíamos a ellos que hagan algo por otro. El día del Niño íbamos y regalábamos cosas, con los abuelos lo mismo; pero nunca dábamos la oportunidad de que ellos hicieran algo por otra persona", explica el joven ingeniero y programador, que para facilitar las inscripciones a la ONG diseñó una página web innovadora que distribuye a los voluntarios en las instituciones que los necesitan.

"Todo el mundo tiene la necesidad de dar y puede experimentar esta felicidad... por decirlo de alguna manera está la oferta y la demanda y uno lo que hace es juntarlas. Huellas facilitó eso, el sábado que vos quieras podés venir y nosotros organizamos todo", explica su creador. 

La ONG "posibilita que cualquier joven pueda asistir a un voluntariado y así donar dos horas en un comedor, un hogar de niños o asilo", cuenta y agrega: "Cada voluntario elige cuándo ir y nuestro sistema lo asigna a un equipo. De este modo, el sábado que elija pueda experimentar la alegría de servir".


Huellas trabaja con "pequeños proyectos"; el primero nació en un hogar de niños que funcionaba en City Bell: "Estuvimos 3 sábados practicando canciones con ellos y después fuimos al Marín a cantar canciones. Los chicos hicieron algo por otros, y lo experimentaron en carne propia".

Luego los abuelos de distintas instituciones comenzaron a diseñar y fabricar juguetes o manualidades para los más chicos,lo que motivó la ampliación del proyecto y su alcance. "Empezamos a crecer siempre con la idea de que las personas pueden venir cuando quieran. Así es que llegamos a funcionar en 5 ciudades", explica Padilla. La Plata, Capital Federal, San Isidro, Quilmes y Pilar son los municipios donde la ONG deja su granito de arena, en 41 instituciones, prácticamente sin ningún método de financiamiento.

"Nuestras publicidades en las redes sociales las paga Reina Cerveza artesanal, una fábrica local de cervezas. Con respecto a los materiales solemos usar muy poquito, y la idea es que también los voluntarios aporten una pequeña parte para que se vayan involucrando en el proceso". Todos los sábados por la tarde durante dos horas se construyen donaciones y luego pasan un rato en compañía.

"Ahora estamos haciendo instrumentos musicales que se donarán al (hospital Neuropsiquiátrico) Borda, ellos tienen taller de musicoterapia y nosotros proveeremos las herramientas, que hacemos tanto en asilos como en comedores", precisó Padilla. Entre los 67 proyectos realizados se destacan los libros sensoriales -con abecedarios, números y texturas para personas ciegas o con disminución visual- y los celulares de juguete para niños con problemas de adicción a la tecnología.

Quienes deseen contactarse con la organización, pueden hacerlo a través de su página web, su cuenta de Facebook o de Instagram.

COMENTARIOS

La organización nació hace 12 años en La Plata y ya tiene voluntarios en Capital Federal, San Isidro, Quilmes y Pilar. Lejos de la política y la religión, su particularidad es que quienes deseen colaborar pueden hacerlo de forma esporádica, cualquier sábado y no deben ocuparse de la organización.