Una investigadora platense será la única argentina en el centenario de la OIT en París
0221
0221

Una investigadora de La Plata será la única argentina en el centenario de la Organización Internacional del Trabajo en París

Luciana Zozoli fue elegida entre miles de especialistas e investigadores de todo el mundo y presentará sus investigaciones en el marco de las celebraciones de la entidad, que nació en 1919 en el marco de la firma del Tratado de Versalles, documento que selló el final de la Primera Guerra Mundial. La joven es becaria del Conicet en el Instituto de Investigaciones en Humanidades y Ciencias Sociales (IdIHCS) que también depende de la UNLP.

En el marco del primer centenario de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la investigadora platense Luciana Zorzoli fue seleccionada por los organizadores de la conmemoración oficial para exponer en un coloquio titulado “Justicia social y trabajo decente: la OIT en acción en los últimos cien años”. El evento será en París los días 26, 27 y 28 de junio.

La becaria del CONICET en el Instituto de Investigaciones en Humanidades y Ciencias Sociales (IdIHCS, CONICET-UNLP) presentará su trabajo doctoral y posdoctoral basado en las actuaciones del Comité de Libertad Sindical de la OIT contra las dictaduras militares de Argentina y Chile en 1976 y 1973, respectivamente.

La entidad fue creada en 1919 como parte del Tratado de Versalles, el documento que selló el final de la Primera Guerra Mundial y que fue firmado por más de 50 países. Su creación sirvió para abordar los asuntos relativos a lo laboral.

Se trata de un órgano creado por la OIT en 1951 que se ocupa de seguir específicamente las denuncias de organizaciones gremiales, empresariales o estados miembros por violaciones a la libertad sindical, que pueden ser desde el ataque a bienes o personas, la restricción del derecho a huelga, manifestación u expresión, la detención o prisión injustificada, los exilios forzosos hasta por supuesto la desaparición y muerte; yo voy a presentar un estudio sobre casos específicos”, explicó Zorzoli, desde Inglaterra, donde está realizando una estancia de investigación en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales (SOAS) de la Universidad de Londres.

La ponencia de la investigadora platense hará hincapié en las distintas relaciones establecidas a partir de la actuación del comité, que llevaba adelante los informes confidenciales con datos muy precisos sobre la realidad sindicarlo, tanto bajo dictaduras como en democracia.

El grado de detalle con el que se trabajaba en la OIT muestra en parte su valor histórico. El comité, por ejemplo, elaboró listados de personas con paradero desconocido desde 1973 en Chile y 1976 en Argentina”, detalló Zorzoli. Y añadió:  “Al año siguiente, en un hecho inédito, el gobierno militar argentino tuvo que responder caso por caso detallando quiénes estaban presos y con qué causa; quiénes eran investigados por lo que ellos llamaban ‘relación con organizaciones subversivas’ o por ‘maniobras dolosas con fondos sindicales’; y quiénes estaban condenados por la justicia o por Consejos de Guerra Especiales”,

Sin embargo, aclaró: “Por supuesto que en nuestro país la dictadura negó tener en centros de detención a los denunciados como desaparecidos”.

La investigadora también señaló dos cuestiones en relación entre la OIT y América Latina. Por un lado, el hecho de que Argentina sea miembro fundador y haya firmado muchísimos de los convenios establecidos le imprime una serie de obligaciones y un ordenamiento jurídico local atado a tratados internacionales.

“El peso de esa pertenencia hace posible investigaciones sobre el cumplimiento de algunos principios y derechos, es decir casos como los que estudio yo”, remarcó.

La participación de Zorzoli en el coloquio por el centenario de la OIT se suma a sus experiencias académicas en el exterior. Además, en noviembre próximo será una de las coordinadoras de la mesa sobre la OIT y América Latina de la conferencia “Continuando la lucha: el centenario de la Organización Internacional del Trabajo y el futuro de los derechos globales de los trabajadores”, organizada por la Universidad de Georgetown, Washington, y la oficina de la OIT en la capital norteamericana.

Luciana Zozoli fue elegida entre miles de especialistas e investigadores de todo el mundo y presentará sus investigaciones en el marco de las celebraciones de la entidad, que nació en 1919 en el marco de la firma del Tratado de Versalles, documento que selló el final de la Primera Guerra Mundial. La joven es becaria del Conicet en el Instituto de Investigaciones en Humanidades y Ciencias Sociales (IdIHCS) que también depende de la UNLP.

25 de junio de 2019

En el marco del primer centenario de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la investigadora platense Luciana Zorzoli fue seleccionada por los organizadores de la conmemoración oficial para exponer en un coloquio titulado “Justicia social y trabajo decente: la OIT en acción en los últimos cien años”. El evento será en París los días 26, 27 y 28 de junio.

La becaria del CONICET en el Instituto de Investigaciones en Humanidades y Ciencias Sociales (IdIHCS, CONICET-UNLP) presentará su trabajo doctoral y posdoctoral basado en las actuaciones del Comité de Libertad Sindical de la OIT contra las dictaduras militares de Argentina y Chile en 1976 y 1973, respectivamente.

La entidad fue creada en 1919 como parte del Tratado de Versalles, el documento que selló el final de la Primera Guerra Mundial y que fue firmado por más de 50 países. Su creación sirvió para abordar los asuntos relativos a lo laboral.

Se trata de un órgano creado por la OIT en 1951 que se ocupa de seguir específicamente las denuncias de organizaciones gremiales, empresariales o estados miembros por violaciones a la libertad sindical, que pueden ser desde el ataque a bienes o personas, la restricción del derecho a huelga, manifestación u expresión, la detención o prisión injustificada, los exilios forzosos hasta por supuesto la desaparición y muerte; yo voy a presentar un estudio sobre casos específicos”, explicó Zorzoli, desde Inglaterra, donde está realizando una estancia de investigación en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales (SOAS) de la Universidad de Londres.

La ponencia de la investigadora platense hará hincapié en las distintas relaciones establecidas a partir de la actuación del comité, que llevaba adelante los informes confidenciales con datos muy precisos sobre la realidad sindicarlo, tanto bajo dictaduras como en democracia.

El grado de detalle con el que se trabajaba en la OIT muestra en parte su valor histórico. El comité, por ejemplo, elaboró listados de personas con paradero desconocido desde 1973 en Chile y 1976 en Argentina”, detalló Zorzoli. Y añadió:  “Al año siguiente, en un hecho inédito, el gobierno militar argentino tuvo que responder caso por caso detallando quiénes estaban presos y con qué causa; quiénes eran investigados por lo que ellos llamaban ‘relación con organizaciones subversivas’ o por ‘maniobras dolosas con fondos sindicales’; y quiénes estaban condenados por la justicia o por Consejos de Guerra Especiales”,

Sin embargo, aclaró: “Por supuesto que en nuestro país la dictadura negó tener en centros de detención a los denunciados como desaparecidos”.

La investigadora también señaló dos cuestiones en relación entre la OIT y América Latina. Por un lado, el hecho de que Argentina sea miembro fundador y haya firmado muchísimos de los convenios establecidos le imprime una serie de obligaciones y un ordenamiento jurídico local atado a tratados internacionales.

“El peso de esa pertenencia hace posible investigaciones sobre el cumplimiento de algunos principios y derechos, es decir casos como los que estudio yo”, remarcó.

La participación de Zorzoli en el coloquio por el centenario de la OIT se suma a sus experiencias académicas en el exterior. Además, en noviembre próximo será una de las coordinadoras de la mesa sobre la OIT y América Latina de la conferencia “Continuando la lucha: el centenario de la Organización Internacional del Trabajo y el futuro de los derechos globales de los trabajadores”, organizada por la Universidad de Georgetown, Washington, y la oficina de la OIT en la capital norteamericana.

COMENTARIOS