Bidón y laboratorio Pincha: el alcanzapelotas develó el misterio detrás del histórico gol
0221
0221

Bidón y laboratorio Pincha: el alcanzapelotas develó el misterio detrás del histórico gol

Los hinchas de Estudiantes se revolucionan en las redes sociales por la aparición, 18 años después, del chico que fue protagonista de un gol que marcó el equipo en el 2001, pero que estuvo en el centro de la escena en los últimos días, ya que lo comparaban con lo sucedido en el partido entre Liverpool y Barcelona. La pelota parada es un hito en el León y la historia lo avala.

Un hallazgo periodístico de Manuel Eliçabe, sacó a relucir el orgullo de los fanáticos del Pincha y su adhesión incondicional a la corriente futbolística que encabezan como grandes exponentes Osvaldo Zubeldía y Carlos Salvador Bilardo. El gol del Liverpool en la semifinal del Champions, trajo mucha repercusión en el mundo del fútbol, aunque en Estudiantes aseguran que jugadas de ese tipo ya las hacían hace mucho tiempo y fueron los precursores.

El tanto marcado por Pablo Quatrocchi, en la victoria ante Huracán por la fecha 9 del Apertura 2001, es un fiel reflejo de tener todo calculado y como dicen en la jerga pincharrata: “puro bidón y laboratorio”. En dicho gol, uno de los protagonistas es el pasapelotas, quien 18 años después explicó cuál era su función. “Nos juntó Craviotto media hora antes del partido y nos dijo que teníamos que hacer”, empieza diciendo a Emiliano Iparraguirre, en un video realizado por Eliçabe, recordando lo que vivió esa tarde en el estadio de 1 y 57.

“Si venía Pompei la pelota iba de un lado, y si venía Osorio el balón iba del otro”, continúa diciendo el pasapelotas que a pesar de no ser parte del plantel profesional, recibía indicaciones de Néstor Craviotto, DT albirrojo de aquellos tiempos. “Había que estar siempre concentrado sino te retaban”, agregó Iparraguirre.

La historia que viene después es conocida. La rapidez de Emiliano en acomodar la pelota, la viveza del Tito Pompei para apurar la ejecución y ser certero al mismo tiempo, terminaron teniendo la coronación con un cabezazo estupendo de Pablo Quatrocchi. Laboratorio Pincha, para una defensa de Huracán que, como tantas otras, terminó siendo víctima de ese tipo de maniobras craneadas originalmente por Osvaldo Zubeldía.

Las declaraciones de Emiliano Iparraguirre confirman que la escuela Pincharrata es pionera en maniobras de distracción al momento de ejecutar balones detenidos y que no deja librado nada al azar, trabajando hasta el más mínimo detalle que pueda influir en el desarrollo de un encuentro de fútbol. Nadie sabe si en verdad el gol de Divock Origi, para el Liverpool, fue algo premeditado. Sin embargo lo que sí está claro es que, 18 años antes, el tanto de Quatrocchi sin dudas fue algo pensado y trabajado.

Los hinchas de Estudiantes se revolucionan en las redes sociales por la aparición, 18 años después, del chico que fue protagonista de un gol que marcó el equipo en el 2001, pero que estuvo en el centro de la escena en los últimos días, ya que lo comparaban con lo sucedido en el partido entre Liverpool y Barcelona. La pelota parada es un hito en el León y la historia lo avala.

21 de mayo de 2019

Un hallazgo periodístico de Manuel Eliçabe, sacó a relucir el orgullo de los fanáticos del Pincha y su adhesión incondicional a la corriente futbolística que encabezan como grandes exponentes Osvaldo Zubeldía y Carlos Salvador Bilardo. El gol del Liverpool en la semifinal del Champions, trajo mucha repercusión en el mundo del fútbol, aunque en Estudiantes aseguran que jugadas de ese tipo ya las hacían hace mucho tiempo y fueron los precursores.

El tanto marcado por Pablo Quatrocchi, en la victoria ante Huracán por la fecha 9 del Apertura 2001, es un fiel reflejo de tener todo calculado y como dicen en la jerga pincharrata: “puro bidón y laboratorio”. En dicho gol, uno de los protagonistas es el pasapelotas, quien 18 años después explicó cuál era su función. “Nos juntó Craviotto media hora antes del partido y nos dijo que teníamos que hacer”, empieza diciendo a Emiliano Iparraguirre, en un video realizado por Eliçabe, recordando lo que vivió esa tarde en el estadio de 1 y 57.

“Si venía Pompei la pelota iba de un lado, y si venía Osorio el balón iba del otro”, continúa diciendo el pasapelotas que a pesar de no ser parte del plantel profesional, recibía indicaciones de Néstor Craviotto, DT albirrojo de aquellos tiempos. “Había que estar siempre concentrado sino te retaban”, agregó Iparraguirre.

La historia que viene después es conocida. La rapidez de Emiliano en acomodar la pelota, la viveza del Tito Pompei para apurar la ejecución y ser certero al mismo tiempo, terminaron teniendo la coronación con un cabezazo estupendo de Pablo Quatrocchi. Laboratorio Pincha, para una defensa de Huracán que, como tantas otras, terminó siendo víctima de ese tipo de maniobras craneadas originalmente por Osvaldo Zubeldía.

Las declaraciones de Emiliano Iparraguirre confirman que la escuela Pincharrata es pionera en maniobras de distracción al momento de ejecutar balones detenidos y que no deja librado nada al azar, trabajando hasta el más mínimo detalle que pueda influir en el desarrollo de un encuentro de fútbol. Nadie sabe si en verdad el gol de Divock Origi, para el Liverpool, fue algo premeditado. Sin embargo lo que sí está claro es que, 18 años antes, el tanto de Quatrocchi sin dudas fue algo pensado y trabajado.

COMENTARIOS