Internaron a Bilardo y hay una fuerte preocupación
0221
0221

Internaron a Carlos Bilardo y hay una fuerte preocupación por su estado de salud

El ex DT del Pincha y la Selección argentina está hace más de quince días bajo el estricto cuidado de los especialistas en el Instituto Argentino del Diagnóstico y Tratamiento. Ingresó con un cuadro delicado y aunque ahora se encuentra estable, el panorama es complicado para el Narigón.

El pasado 2 de mayo, Carlos Salvador Bilardo volvió a ser internado de urgencia debido a que se agravó su estado de salud, sufriendo un severo deterioro motriz y sensorial. Aunque el técnico campeón del Mundo en 1986 había ingresado con un cuadro delicado, por el momento se encuentra despierto y en una sala común.

Desde junio de 2018, cuando fue operado, Bilardo lucha contra el síndrome de Hakim-Adams. Esta enfermedad, también conocida como hidrocefalia de presión normal (HPN) o hidrocefalia normotensiva, es de tipo neurológica y que se manifiesta habitualmente en adultos desde los 50 años en adelante. Suele ser diagnosticada erróneamente como Alzheimer, Parkinson, arterioesclerosis o síntomas propios de la vejez.

A los 81 años, el ídolo de Estudiantes había mostrado un leve avance y cierta estabilidad en en su recuperación. Sin embargo todo parece haber retrocedido y por eso tuvo que ser internado en el Instituto Argentino del Diagnóstico y Tratamiento, donde se encuentra bajo el estricto cuidado de los médicos.

La última vez que se había visto públicamente al ex entrenador de la Selección argentina fue a comienzos de abril, cuando compartió un almuerzo con algunos de sus ex dirigidos como Oscar Ruggeri, Oscar Garré, Ricardo Giusti, Héctor Enrique, Nery Pumpido, Julio Olarticoechea y Carlos Tapia.

Con algunos cuadros febriles pero alojado en una sala común de la clínica, el Narigón sigue peleando por salir adelante y los especialistas destacan su evolución desde el pasado 2 de mayo. Sin embargo la preocupación aumenta, ya que por el tipo de enfermedad se hace difícil pensar en que se evidencie una mejoría sustancial y el objetivo es que logre una estabilidad en su estado de salud. 

El ex DT del Pincha y la Selección argentina está hace más de quince días bajo el estricto cuidado de los especialistas en el Instituto Argentino del Diagnóstico y Tratamiento. Ingresó con un cuadro delicado y aunque ahora se encuentra estable, el panorama es complicado para el Narigón.

20 de mayo de 2019

El pasado 2 de mayo, Carlos Salvador Bilardo volvió a ser internado de urgencia debido a que se agravó su estado de salud, sufriendo un severo deterioro motriz y sensorial. Aunque el técnico campeón del Mundo en 1986 había ingresado con un cuadro delicado, por el momento se encuentra despierto y en una sala común.

Desde junio de 2018, cuando fue operado, Bilardo lucha contra el síndrome de Hakim-Adams. Esta enfermedad, también conocida como hidrocefalia de presión normal (HPN) o hidrocefalia normotensiva, es de tipo neurológica y que se manifiesta habitualmente en adultos desde los 50 años en adelante. Suele ser diagnosticada erróneamente como Alzheimer, Parkinson, arterioesclerosis o síntomas propios de la vejez.

A los 81 años, el ídolo de Estudiantes había mostrado un leve avance y cierta estabilidad en en su recuperación. Sin embargo todo parece haber retrocedido y por eso tuvo que ser internado en el Instituto Argentino del Diagnóstico y Tratamiento, donde se encuentra bajo el estricto cuidado de los médicos.

La última vez que se había visto públicamente al ex entrenador de la Selección argentina fue a comienzos de abril, cuando compartió un almuerzo con algunos de sus ex dirigidos como Oscar Ruggeri, Oscar Garré, Ricardo Giusti, Héctor Enrique, Nery Pumpido, Julio Olarticoechea y Carlos Tapia.

Con algunos cuadros febriles pero alojado en una sala común de la clínica, el Narigón sigue peleando por salir adelante y los especialistas destacan su evolución desde el pasado 2 de mayo. Sin embargo la preocupación aumenta, ya que por el tipo de enfermedad se hace difícil pensar en que se evidencie una mejoría sustancial y el objetivo es que logre una estabilidad en su estado de salud. 

COMENTARIOS