Quiso violar a una menor en una pensión de La Plata y lo condenaron sin libertad previa
0221
0221

Quiso violar a una menor en una pensión de La Plata y lo condenaron sin libertad previa

El hecho ocurrió en octubre de 2015. Antes había purgado una pena por abusar de una anciana en otra pensión platense. Lo declararon reincidente y deberá cumplir la totalidad de la pena en prisión sin salidas anticipadas.

Una condena de tres años y 11 meses de cumplimiento efectivo recayó sobre Daniel Alberto Peterson (50) al ser encontrado culpable en primera instancia de haber abusado sexualmente de una menor de edad en una pensión ubicada en calle 43 entre 2 y 3, según se desprende de la sentencia dictada por el juez Juan Carlos Bruni del Tribunal Oral Criminal IV de La Plata.

El magistrado dio por acreditado que en las primeras horas de la tarde del 9 de octubre de 2015 el ahora condenado tomó por la fuerza a la víctima, que entonces tenía 12 años, y la manoseó. Por razones ajenas a su voluntad detuvo el ataque sexual, que duró entre 20 y 30 minutos, según el testimonio de la pequeña, y se escapó del lugar.

Al momento de la agresión la víctima estaba sola. Ese día no tuvo clases y se quedó estudiando en la habitación que compartía con su mamá, quien estaba trabajando en un comercio de la zona, donde fue compañera de labores del agresor. La nena pidió ayuda a un vecino que estaba en un cuarto lindero, quien llamó de inmediato a la mujer y ella encontró a su hija llorando y en estado de shock. Cuando logró calmarla llamó a la línea de emergencias 911 y luego de la entrevista de rigor con personal policial, radicó la denuncia en la Comisaría de la Mujer.

El acusado fue detenido de inmediato y quedó a disposición judicial. En el juicio oral la defensa pública planteó que Peterson no fue consciente de su conducta ya que estaba bajo los efectos de una fuerte ingesta de alcohol, pero esa postura no prosperó.

Como agravante de la pena el juez valoró: "El lugar de comisión de los hechos, es decir, la habitación donde la niña víctima habitaba con su madre, la cual se asimila al hogar familiar. Porque se presume como un lugar de protección y cobijo". También tuvo en cuenta los antecedentes condenatorios porque "demuestra la menor o mayor peligrosidad del imputado" quien cometió, al menos, "un delito anterior por el cual ha sufrido una pena, también contra la integridad sexual cometido en una pensión, cuya víctima resultó ser una persona de la tercera edad; por lo que conoce las consecuencias derivadas de haber delinquido, demostrando mayor indiferencia en ese conocimiento", según se asentó en el veredicto condenatorio.

El hecho fue encuadrado dentro del artículo 119 del Código Penal que establece: "Será reprimido con reclusión o prisión de seis (6) meses a cuatro (4) años el que abusare sexualmente de una persona cuando ésta fuera menor de trece (13) años o cuando mediare violencia, amenaza, abuso coactivo o intimidatorio de una relación de dependencia, de autoridad, o de poder, o aprovechándose de que la víctima por cualquier causa no haya podido consentir libremente la acción".

Al poco tiempo del hecho la víctima y su madre abandonaron la ciudad y tras dos años de procesar el ataque, la chica pudo volver a la escuela e interactuar con otras personas. "Estuvo dos años sin ir al colegio, no quería salir, ver a nadie", retrató su madre en el juicio oral. Iniciaron lejos una nueva vida, "empezó a ir a la escuela de nuevo, se hizo de amigos de su edad, empezó a salir, está rodeada de familiares, yo no podía verla así, actualmente está bien, gracias a Dios", sostuvo la mujer en la sala de audiencias a preguntas de la fiscal Rosalía Sánchez.

Petersen ya había sido condenado por el Tribunal Oral Criminal V de La Plata por un hecho similar, en otra pensión de La Plata, cuya víctima resultó ser una jubilada. El juez lo declaró reincidente y deberá cumplir la totalidad de la condena sin libertades anticipadas.

El hecho ocurrió en octubre de 2015. Antes había purgado una pena por abusar de una anciana en otra pensión platense. Lo declararon reincidente y deberá cumplir la totalidad de la pena en prisión sin salidas anticipadas.

16 de mayo de 2019

Una condena de tres años y 11 meses de cumplimiento efectivo recayó sobre Daniel Alberto Peterson (50) al ser encontrado culpable en primera instancia de haber abusado sexualmente de una menor de edad en una pensión ubicada en calle 43 entre 2 y 3, según se desprende de la sentencia dictada por el juez Juan Carlos Bruni del Tribunal Oral Criminal IV de La Plata.

El magistrado dio por acreditado que en las primeras horas de la tarde del 9 de octubre de 2015 el ahora condenado tomó por la fuerza a la víctima, que entonces tenía 12 años, y la manoseó. Por razones ajenas a su voluntad detuvo el ataque sexual, que duró entre 20 y 30 minutos, según el testimonio de la pequeña, y se escapó del lugar.

Al momento de la agresión la víctima estaba sola. Ese día no tuvo clases y se quedó estudiando en la habitación que compartía con su mamá, quien estaba trabajando en un comercio de la zona, donde fue compañera de labores del agresor. La nena pidió ayuda a un vecino que estaba en un cuarto lindero, quien llamó de inmediato a la mujer y ella encontró a su hija llorando y en estado de shock. Cuando logró calmarla llamó a la línea de emergencias 911 y luego de la entrevista de rigor con personal policial, radicó la denuncia en la Comisaría de la Mujer.

El acusado fue detenido de inmediato y quedó a disposición judicial. En el juicio oral la defensa pública planteó que Peterson no fue consciente de su conducta ya que estaba bajo los efectos de una fuerte ingesta de alcohol, pero esa postura no prosperó.

Como agravante de la pena el juez valoró: "El lugar de comisión de los hechos, es decir, la habitación donde la niña víctima habitaba con su madre, la cual se asimila al hogar familiar. Porque se presume como un lugar de protección y cobijo". También tuvo en cuenta los antecedentes condenatorios porque "demuestra la menor o mayor peligrosidad del imputado" quien cometió, al menos, "un delito anterior por el cual ha sufrido una pena, también contra la integridad sexual cometido en una pensión, cuya víctima resultó ser una persona de la tercera edad; por lo que conoce las consecuencias derivadas de haber delinquido, demostrando mayor indiferencia en ese conocimiento", según se asentó en el veredicto condenatorio.

El hecho fue encuadrado dentro del artículo 119 del Código Penal que establece: "Será reprimido con reclusión o prisión de seis (6) meses a cuatro (4) años el que abusare sexualmente de una persona cuando ésta fuera menor de trece (13) años o cuando mediare violencia, amenaza, abuso coactivo o intimidatorio de una relación de dependencia, de autoridad, o de poder, o aprovechándose de que la víctima por cualquier causa no haya podido consentir libremente la acción".

Al poco tiempo del hecho la víctima y su madre abandonaron la ciudad y tras dos años de procesar el ataque, la chica pudo volver a la escuela e interactuar con otras personas. "Estuvo dos años sin ir al colegio, no quería salir, ver a nadie", retrató su madre en el juicio oral. Iniciaron lejos una nueva vida, "empezó a ir a la escuela de nuevo, se hizo de amigos de su edad, empezó a salir, está rodeada de familiares, yo no podía verla así, actualmente está bien, gracias a Dios", sostuvo la mujer en la sala de audiencias a preguntas de la fiscal Rosalía Sánchez.

Petersen ya había sido condenado por el Tribunal Oral Criminal V de La Plata por un hecho similar, en otra pensión de La Plata, cuya víctima resultó ser una jubilada. El juez lo declaró reincidente y deberá cumplir la totalidad de la condena sin libertades anticipadas.

COMENTARIOS