Trajeron microorganismos de la Antártida y quieren usarlos para limpiar arroyos
0221
0221

Científicos de la UNLP trajeron microorganismos de la Antártida y ahora pretenden usarlos para limpiar arroyos

La expedición se realizó en el 2016 y, tras un largo proceso de selección de las levaduras que aislaron, utilizan las propiedades para eliminar los colorantes que vierten las empresas textiles en los arroyos de la región.

Un equipo de investigadores de la UNLP desarrolla un tratamiento para descontaminar los efluentes industriales que las empresas textiles vierten en ríos y arroyos de la región, los cuales contienen colorantes. Para ello, utilizan las propiedades de microorganismos que fueron traídos desde la Antártida que podrían tener distintas aplicaciones biotecnológicas. Esta colección de levaduras fuero aislada durante la expedición en el continente blanco, durante el 2016.

La iniciativa es impulsada por el Centro de Investigación y Desarrollo en Fermentaciones Industriales (CINDEFI-UNLP-CONICET-CIC), y tiene como objetivo principal hallar microorganismos capaces de degradar a los colorantes utilizados para el teñido de telas que, una vez completado el proceso industrial, son arrojados en los cursos hídricos. Los científicos intentan desarrollar una tecnología remoción biológica de esos colorantes, que pueda ser transferido al sector productivo.

En una primera instancia se trabajó con una colección de levaduras antárticas que podrían ser utilizadas para el tratamiento del agua, degradando este tipo de químicos generados por las industrias textiles”, explicó el director del proyecto, Sebastián Cavallito. En esa línea, el investigador señaló: “Tras una intensa búsqueda se eligió una de las levaduras y se realizaron pruebas con varios colorantes de distinta naturaleza química, como modelos de los efluentes industriales”.

El aporte de la UNLP en este sentido resulta de suma importancia para la región, si se tiene en cuenta que la industria textil posee una notable incidencia en el sector productivo de la zona.

Respecto a los daños al medioambiente aclararon que, si bien no todos los colorantes son tóxicos para los seres vivos que habitan en los cursos de agua en los que se vierten, la presencia del color impide el ingreso de luz, por lo que se ve alterado el crecimiento de las algas y, por consiguiente, todo el ecosistema acuático.

Por su parte, Florencia Ruscasso, integrante del equipo, explicó que “es importante esta línea de investigación si tenemos en cuenta que los colorantes son, químicamente hablando, moléculas orgánicas muy resistentes que no se degradan en los procesos normales de tratamiento biológico de efluentes”.

Cabe señalar que los microorganismos fueron aislados durante una expedición a la Antártida que se realizó con la colaboración de la cátedra de microbiología de la facultad de química de la Universidad de La Republica de Montevideo (ROU) y fue financiado por el Instituto Antártico Uruguayo en el 2016. En tanto la investigación se realiza con colaboración de un grupo del Instituto de investigación e Ingeniería Ambiental de la Universidad Nacional de San Martín. En este laboratorio se determina la naturaleza química de los compuestos generados durante la degradación de los colorantes.

La expedición se realizó en el 2016 y, tras un largo proceso de selección de las levaduras que aislaron, utilizan las propiedades para eliminar los colorantes que vierten las empresas textiles en los arroyos de la región.

13 de marzo de 2019

Un equipo de investigadores de la UNLP desarrolla un tratamiento para descontaminar los efluentes industriales que las empresas textiles vierten en ríos y arroyos de la región, los cuales contienen colorantes. Para ello, utilizan las propiedades de microorganismos que fueron traídos desde la Antártida que podrían tener distintas aplicaciones biotecnológicas. Esta colección de levaduras fuero aislada durante la expedición en el continente blanco, durante el 2016.

La iniciativa es impulsada por el Centro de Investigación y Desarrollo en Fermentaciones Industriales (CINDEFI-UNLP-CONICET-CIC), y tiene como objetivo principal hallar microorganismos capaces de degradar a los colorantes utilizados para el teñido de telas que, una vez completado el proceso industrial, son arrojados en los cursos hídricos. Los científicos intentan desarrollar una tecnología remoción biológica de esos colorantes, que pueda ser transferido al sector productivo.

En una primera instancia se trabajó con una colección de levaduras antárticas que podrían ser utilizadas para el tratamiento del agua, degradando este tipo de químicos generados por las industrias textiles”, explicó el director del proyecto, Sebastián Cavallito. En esa línea, el investigador señaló: “Tras una intensa búsqueda se eligió una de las levaduras y se realizaron pruebas con varios colorantes de distinta naturaleza química, como modelos de los efluentes industriales”.

El aporte de la UNLP en este sentido resulta de suma importancia para la región, si se tiene en cuenta que la industria textil posee una notable incidencia en el sector productivo de la zona.

Respecto a los daños al medioambiente aclararon que, si bien no todos los colorantes son tóxicos para los seres vivos que habitan en los cursos de agua en los que se vierten, la presencia del color impide el ingreso de luz, por lo que se ve alterado el crecimiento de las algas y, por consiguiente, todo el ecosistema acuático.

Por su parte, Florencia Ruscasso, integrante del equipo, explicó que “es importante esta línea de investigación si tenemos en cuenta que los colorantes son, químicamente hablando, moléculas orgánicas muy resistentes que no se degradan en los procesos normales de tratamiento biológico de efluentes”.

Cabe señalar que los microorganismos fueron aislados durante una expedición a la Antártida que se realizó con la colaboración de la cátedra de microbiología de la facultad de química de la Universidad de La Republica de Montevideo (ROU) y fue financiado por el Instituto Antártico Uruguayo en el 2016. En tanto la investigación se realiza con colaboración de un grupo del Instituto de investigación e Ingeniería Ambiental de la Universidad Nacional de San Martín. En este laboratorio se determina la naturaleza química de los compuestos generados durante la degradación de los colorantes.

COMENTARIOS