0221
0221

Kicillof cargó contra las empresas eléctricas y suspendió el aumento de Edelap

El gobernador dedicó un tramo importante de su discurso a la situación de las tarifas y la calidad del servicio que prestan compañías como Edelap pese a que han tenido una rentabilidad de 20.000 millones de pesos en los dos años anteriores.

El gobernador de la provincia de Buenos Aires cargó duro contra las empresas prestadoras del servicio eléctrico en la provincia de Buenos Aires y entre ella está Edelap, la concesionaria de la región. Criticó que la población no pueda pagar las facturas, que las empresas hayan tenido una rentabilidad de más de 20.000 millones de pesos en lo últimos dos años y que eso no se haya visto reflejado en una inversión que mejore la calidad del servicio. “Si los jubilados no pueden pagar la energía eso se llama saqueo” afirmó. Y anunció que suspenderá el aumento tarifario que la ex gobernadora María Eugenia Vidal autorizó a partir del 1º de enero para todas las compañias prestadoras.

También le pidió al presidente Alberto Fernández que de marcha atrás con la decisión de crear un ente compartido con el gobierno nacional y de la Ciudad de Buenos Aires para regular la actividad de las compañía, porque consideró que se trata de un esquema que generan una condición de "entrega en bandeja" para el sector privado.

Kicillof arrancó reconociendo que las ganancias empresariales deben ser adecuadas pero aclaró que también debe serlo que la población “pueda pagarlo”: “Es saqueo si las tarifas no pueden ser pagadas por un jubilados”, afirmó.

Enseguida se metió con los niveles de rentabilildad. “Hemos visto los balances de las compañías tomando los dos años anteriores y es de alrededor de 20.000 millones de pesos. No tiene lógica y lo vemos mejor con las inversiones, que debieran ser notorias y no lo son” analizó.

Puso sobre el tapete entonces la creación del ente compartido con el distrito gobernado por Horacio Rodríguez Larreta. “Fue un plan condicionado por los resultados electorales. Hay un vacío regulatorio y cuando hay un servicio público y ese servicio está en manos de una empresa privada, cuando hay un monopolio, tiene que haber una regulación del Estado”, enunció como declaración de principio citando a Adam Smith. Y sentenció: “Acá la regulación se la entregaron en bandeja a las propias empresas”.

Fue entonces que llegaron los tres anuncios relacionados con las empresas eléctricas. Denostó el aumento del 50% autorizado por Vidal en la distribución de energía a partir del 1º de enero de 2020 que impactaría en los usuarios residenciales de toda la Provincia en alrededor del 25%. “Lo vamos a dejar sin efecto” fue el anuncio concreto ante el aplauso del recinto.

Se lo había pedido infructuosamente a la ex gobernadora cuando se reunieron en la semana posterior a las elecciones del 27 de octubre.

El tercer anuncio fue la convocatoria a las compañías eléctricas a sentarse a trabajar “en un esquema justo y razonable para que la gente, los productores y las empresas puedan pagar las tarifas”.

Y finalmente fue el pedido al gobierno nacional para que “vuelva a foja cero” con el Ente de control compartido con la Ciudad de Buenos Aires, para que se cree una regulación “a favor del pueblo y no de una familia o una empresa”. “No vamos a validar ninguna maniobra” fue la sentencia después de describir que en ese Ente ya nombraron presidente de la Ciudad de Buenos Aires siendo que el 70 por ciento de los usuarios son de la provincia.

 

El gobernador dedicó un tramo importante de su discurso a la situación de las tarifas y la calidad del servicio que prestan compañías como Edelap pese a que han tenido una rentabilidad de 20.000 millones de pesos en los dos años anteriores.

11 de diciembre de 2019

El gobernador de la provincia de Buenos Aires cargó duro contra las empresas prestadoras del servicio eléctrico en la provincia de Buenos Aires y entre ella está Edelap, la concesionaria de la región. Criticó que la población no pueda pagar las facturas, que las empresas hayan tenido una rentabilidad de más de 20.000 millones de pesos en lo últimos dos años y que eso no se haya visto reflejado en una inversión que mejore la calidad del servicio. “Si los jubilados no pueden pagar la energía eso se llama saqueo” afirmó. Y anunció que suspenderá el aumento tarifario que la ex gobernadora María Eugenia Vidal autorizó a partir del 1º de enero para todas las compañias prestadoras.

También le pidió al presidente Alberto Fernández que de marcha atrás con la decisión de crear un ente compartido con el gobierno nacional y de la Ciudad de Buenos Aires para regular la actividad de las compañía, porque consideró que se trata de un esquema que generan una condición de "entrega en bandeja" para el sector privado.

Kicillof arrancó reconociendo que las ganancias empresariales deben ser adecuadas pero aclaró que también debe serlo que la población “pueda pagarlo”: “Es saqueo si las tarifas no pueden ser pagadas por un jubilados”, afirmó.

Enseguida se metió con los niveles de rentabilildad. “Hemos visto los balances de las compañías tomando los dos años anteriores y es de alrededor de 20.000 millones de pesos. No tiene lógica y lo vemos mejor con las inversiones, que debieran ser notorias y no lo son” analizó.

Puso sobre el tapete entonces la creación del ente compartido con el distrito gobernado por Horacio Rodríguez Larreta. “Fue un plan condicionado por los resultados electorales. Hay un vacío regulatorio y cuando hay un servicio público y ese servicio está en manos de una empresa privada, cuando hay un monopolio, tiene que haber una regulación del Estado”, enunció como declaración de principio citando a Adam Smith. Y sentenció: “Acá la regulación se la entregaron en bandeja a las propias empresas”.

Fue entonces que llegaron los tres anuncios relacionados con las empresas eléctricas. Denostó el aumento del 50% autorizado por Vidal en la distribución de energía a partir del 1º de enero de 2020 que impactaría en los usuarios residenciales de toda la Provincia en alrededor del 25%. “Lo vamos a dejar sin efecto” fue el anuncio concreto ante el aplauso del recinto.

Se lo había pedido infructuosamente a la ex gobernadora cuando se reunieron en la semana posterior a las elecciones del 27 de octubre.

El tercer anuncio fue la convocatoria a las compañías eléctricas a sentarse a trabajar “en un esquema justo y razonable para que la gente, los productores y las empresas puedan pagar las tarifas”.

Y finalmente fue el pedido al gobierno nacional para que “vuelva a foja cero” con el Ente de control compartido con la Ciudad de Buenos Aires, para que se cree una regulación “a favor del pueblo y no de una familia o una empresa”. “No vamos a validar ninguna maniobra” fue la sentencia después de describir que en ese Ente ya nombraron presidente de la Ciudad de Buenos Aires siendo que el 70 por ciento de los usuarios son de la provincia.

 

COMENTARIOS

El gobernador dedicó un tramo importante de su discurso a la situación de las tarifas y la calidad del servicio que prestan compañías como Edelap pese a que han tenido una rentabilidad de 20.000 millones de pesos en los dos años anteriores.