0221
0221

Desgarrador relato: "A la nena que murió le dije 'hablame, hablame', pero se durmió"

Los primeros hombres en llegar a la escena del accidente contaron los detalles de la dramática escena con la que se encontró. Se trata de los choferes del micro que viajaba detrás del que volcó y no dudaron en asistir a las víctimas. "Había charcos de sangre", dijeron entre lágrimas.

Andrés y Luis viajaban en un micro detrás del que volcó este jueves en plena Ruta 2, llevando un contingente de abuelos. Fueron los primeros en llegar a la escena y, sin dudarlo, frenaron y comenzaron a rescatar a los heridos y horas después del hecho hicieron un estremecedor relato de lo ocurrido. "Había charcos de sangre, gritos de desesperación y mucha tristeza", señalaron al aire de TN.


"Venía descansando cuando sentí la frenada y me levanté. Fuimos a ayudar a la gente a salir del micro. Sacamos los parabrisas y nos metimos a retirar a los chicos", relató Luis sobre esos primeros segundos posteriores al vuelco. Delante suyo, el vehículo que circulaba a la altura del kilómetro 141 de la autovía hizo una mala maniobra y cayó de lado, contra el asfalto. En él viajaban 43 chicos, diez adultos y los dos choferes.

Los conductores fueron los primeros en llegar y explicaron que, cuando se acercaron había "una nena que quedó atrapada con el cinturón de seguridad y pedía a gritos por los padres, no podía salir". "No sé de dónde saqué fuerza y logré destrabar el cinturón. Al lado estaba una de las nenas muertas", señaló Luis.

"Fue un desastre", dijeron y agregaron que nunca pensaron que pudiera pasar algo así. "Hicimos lo que pudimos. Me duele por las dos criaturas que murieron", aseguraron y detallaron lo que vieron al entrar al micro: "En la cola del micro había dos chicos, uno arriba del otro, atrapados por el chasis del micro. Salí corriendo y le pedí a Andrés -su compañero- que me alcance un cricket para intentar sacarlos, pero era imposible. Hasta que llegaron los bomberos, pusieron el expansor y los sacaron"

Ambos vivieron la tragedia en primera persona. Juntos entraron al colectivo para rescatar a los pequeños y allí se encontraron con una de las nenas que más sufrió el impacto y la que intentaron reanimar. "A la nenita que murió la sacamos, la pusimos en el piso y llorando le pedíamos que no se duerma. 'Hablame, hablame, hablame', le decía. Pero se durmió", contaron entre lágrimas.

El colectivo se dirigía a San Clemente del Tuyú, pues el contingente viajaba a Mundo en el marco de un viaje de egresados que, de la ilusión, se transformó en tragedia. La mayoría de los pequeños sufrió heridas de distintos tipos y tres de ellos debieron ser trasladados en grave estado a La Plata. Habían partido de la localidad de Benavídez y nunca llegaron a su destino.

"Lo que menos hicimos fue preguntar qué había pasado. Fue una desgracia, no sé qué ocurrió. Vamos a orar para que se recuperen los chicos heridos", resaltó Luis y se lamentó: "Ya me queda poco para retirarme y lo voy a hacer con este mal recuerdo".

Andrés, que estaba manejando cuando se produjo el impacto, le agradeció "a Dios" que llegó a frenar. "En una situación así, salir de una curva y encontrarte con una bestia dada vuelta, no es sencillo. Lo primero que hicimos fue correr hacia el micro. Sacamos a casi la totalidad de los chicos, salvo tres o cuatro que quedaron atrapados y no estaba a nuestro alcance", resaltó.

"Fue un momento difícil. Fue duro ver a las criaturas gritar, ensangrentadas. Sentamos a los chicos en la ruta e intentamos calmarlos", describió de ese momento crítico.

Los primeros hombres en llegar a la escena del accidente contaron los detalles de la dramática escena con la que se encontró. Se trata de los choferes del micro que viajaba detrás del que volcó y no dudaron en asistir a las víctimas. "Había charcos de sangre", dijeron entre lágrimas.

28 de noviembre de 2019

Andrés y Luis viajaban en un micro detrás del que volcó este jueves en plena Ruta 2, llevando un contingente de abuelos. Fueron los primeros en llegar a la escena y, sin dudarlo, frenaron y comenzaron a rescatar a los heridos y horas después del hecho hicieron un estremecedor relato de lo ocurrido. "Había charcos de sangre, gritos de desesperación y mucha tristeza", señalaron al aire de TN.


"Venía descansando cuando sentí la frenada y me levanté. Fuimos a ayudar a la gente a salir del micro. Sacamos los parabrisas y nos metimos a retirar a los chicos", relató Luis sobre esos primeros segundos posteriores al vuelco. Delante suyo, el vehículo que circulaba a la altura del kilómetro 141 de la autovía hizo una mala maniobra y cayó de lado, contra el asfalto. En él viajaban 43 chicos, diez adultos y los dos choferes.

Los conductores fueron los primeros en llegar y explicaron que, cuando se acercaron había "una nena que quedó atrapada con el cinturón de seguridad y pedía a gritos por los padres, no podía salir". "No sé de dónde saqué fuerza y logré destrabar el cinturón. Al lado estaba una de las nenas muertas", señaló Luis.

"Fue un desastre", dijeron y agregaron que nunca pensaron que pudiera pasar algo así. "Hicimos lo que pudimos. Me duele por las dos criaturas que murieron", aseguraron y detallaron lo que vieron al entrar al micro: "En la cola del micro había dos chicos, uno arriba del otro, atrapados por el chasis del micro. Salí corriendo y le pedí a Andrés -su compañero- que me alcance un cricket para intentar sacarlos, pero era imposible. Hasta que llegaron los bomberos, pusieron el expansor y los sacaron"

Ambos vivieron la tragedia en primera persona. Juntos entraron al colectivo para rescatar a los pequeños y allí se encontraron con una de las nenas que más sufrió el impacto y la que intentaron reanimar. "A la nenita que murió la sacamos, la pusimos en el piso y llorando le pedíamos que no se duerma. 'Hablame, hablame, hablame', le decía. Pero se durmió", contaron entre lágrimas.

El colectivo se dirigía a San Clemente del Tuyú, pues el contingente viajaba a Mundo en el marco de un viaje de egresados que, de la ilusión, se transformó en tragedia. La mayoría de los pequeños sufrió heridas de distintos tipos y tres de ellos debieron ser trasladados en grave estado a La Plata. Habían partido de la localidad de Benavídez y nunca llegaron a su destino.

"Lo que menos hicimos fue preguntar qué había pasado. Fue una desgracia, no sé qué ocurrió. Vamos a orar para que se recuperen los chicos heridos", resaltó Luis y se lamentó: "Ya me queda poco para retirarme y lo voy a hacer con este mal recuerdo".

Andrés, que estaba manejando cuando se produjo el impacto, le agradeció "a Dios" que llegó a frenar. "En una situación así, salir de una curva y encontrarte con una bestia dada vuelta, no es sencillo. Lo primero que hicimos fue correr hacia el micro. Sacamos a casi la totalidad de los chicos, salvo tres o cuatro que quedaron atrapados y no estaba a nuestro alcance", resaltó.

"Fue un momento difícil. Fue duro ver a las criaturas gritar, ensangrentadas. Sentamos a los chicos en la ruta e intentamos calmarlos", describió de ese momento crítico.

COMENTARIOS

Los primeros hombres en llegar a la escena del accidente contaron los detalles de la dramática escena con la que se encontró. Se trata de los choferes del micro que viajaba detrás del que volcó y no dudaron en asistir a las víctimas. "Había charcos de sangre", dijeron entre lágrimas.