Plurinacional y disidente: el Encuentro Feminista que abraza todas las luchas | 0221
0221
0221

Plurinacional y disidente: el Encuentro Feminista que abraza todas las luchas

La 34° edición del megaevento que se hará el próximo fin de semana largo en La Plata viene planteando un debate profundo que invita a repensar una transformación como pueblo y Estado argentino. A días de la cumbre, se recuperan las construcciones sociales que hacen del Encuentro un espacio de reivindicación de la diversidad de voces históricamente acalladas.

Por Florencia Tróccoli y Mariana Sidoti. 

Faltan días para el pogo feminista más grande del mundo: La Plata será sede del 34° Encuentro Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Trans, Travestis, Bisexuales y No binaries el próximo fin de semana del 12 al 14 de octubre y se espera que sea el más masivo de la historia. La cuestión identitaria del evento es cuestionada desde hace tiempo y plantea un fuerte debate que -al parecer- será saldado “en vivo” en la capital bonaerense.

¿Por qué Plurinacional? Por la necesidad de integrar a las mujeres de los Pueblos Originarios y a las identidades sexuales disidentes. El Encuentro -"autoconvocado, horizontal, federal, autofinanciado, plural y profundamente democrático"- es de todas y de todes.

“De la mano de los feminismos estamos atravesando un proceso de deconstrucción respecto de nuestras identidades y de la identidad de los espacios políticos feministas como es el Encuentro de Mujeres, que durante 33 años se ha llamado Encuentro Nacional. Hace años se viene dando la discusión en los talleres, en los distintos ámbitos del Encuentro, de repensar esto. Creo que en este sentido en La Plata ha hecho raíz desde el día 1 de la Plenaria y hasta hoy”, contó a 0221.com.ar Zulema Enriquez, integrante de la campaña #SomosPlurinacional.

Periodista, docente, indígena, quechua, hija de bolivianos migrantes, remarcó que esta discusión política se va a efectivizar porque vienen trabajando para eso. “Hay que entender que hay una necesidad de que el Encuentro deje de llamarse nacional, y que debe llamarse y ya se llama Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Trans, Travestis, Bisexuales y no binaries. Es decir, que incluya a la diversidad de pueblos y la diversidad de disidencias sexuales”, explicó.

Según destacó la integrante de la campaña, “la Plurinacionalidad significa que en el territorio argentino no existe solo una identidad nacional, que ha sido construida en el marco del Estado Nación, que la construyó bajo el exterminio de un otro, que eran los pueblos originarios”. En ese marco, hizo un repaso sobre cómo se construyó la identidad nacional en base a la “homogeneización” de la sociedad y en base a un “crisol de razas”, pero específicamente las que bajaban de los barcos de inmigrantes europeos.  

“Justamente hay una construcción simbólica e identitaria del lenguaje -que por supuesto es política- respecto al ser nacional argentino, donde se invisibiliza lo originario, al afro argentino, a todo aquel que sea distinto a esa construcción cultural. Y que tiene consecuencia discriminación y el racismo”, siguió Enriquez en su argumentación. Y subrayó: “Los feminismos estamos atravesando, dando cuenta, gritando y reivindicando que los feminismos son muchos, son indígenas, comunitarios, negros, villeros. Todo el tiempo nos instan a debatir y profundizar estas construcciones que tan naturalizadas tenemos”.

Como ya había planteado Julia Varela, otra de las integrantes de #SomosPlurinacional, el debate no solo pasa por cambiar solamente el nombre del Encuentro, sino la identidad general, lo que implica dejar de “invisibilizar a las disidencias sexuales, a lesbianas, travestis y trans, a las bisexuales y no binaries entre otras identidades”, como así también incluir a los pueblos originarios.

“Cuando nos preguntan por qué Plurinacional es porque no solamente hay un pueblo en este territorio, sino que hay 36 pueblos originarios, pero además somos pueblos migrantes, que estamos constituidos en comunidades villeras, rurales, urbanas, atravesados por una diversidad de construcciones sociales que hacen a nuestra riqueza y fortaleza como pueblo”, apuntó Enriquez.

En Trelew, en la previa el Encuentro N° 33, el debate por la inclusión de los pueblos originarios -y por ende la necesidad de llamarse "plurinacional"- ya se había dado en la Comisión Organizadora, un espacio históricamente ocupado por mujeres del Partido Comunista Revolucionario (PCR). De hecho, durante la apertura, un grupo de mujeres indígenas había intentado tomar el micrófono para hablar, pero fueron corridas del escenario en lo que constituyó una escena bastante lamentable.

En el camino hacia un Encuentro plurinacional y de mujeres, lesbianas, travestis, trans, bisexuales, no binaries e intersex, reconocidas activistas nacionales como Marlene Wayar, Susy Shock, Florencia Guimaraes, Daniela Ruiz, Alba Rueda entre otras, ya dieron su apoyo a la iniciativa #SomosPlurinacional. También lo hicieron teóricas y feministas reconocidas internacionalmente, como Judith Butler y Ángela Davis, y cientos de artistas locales con flyers y convocatorias a un Encuentro inclusivo, diverso y heterogéneo.

Para Enriquez, cuando se materialice el cambio de nombre del Encuentro será un hecho histórico: “Pero más que nada un proceso de reparación. El Estado ha lastimado, invisibilizado, exterminado. Las construcciones sociales, populares, comunitarias y feministas estamos dando la lucha para dar vuelta esa historia. No casualidad que sea en el corazón de esta Buenos Aires bien europea, que fue el origen para dar adelante esas políticas de exterminio, que se consideró la Europa de Latinoamérica”.

La demanda y el reconocimiento de los derechos de los pueblos originarios como de los de otras identidades de género disidentes se cristalizará en pocos días más en La Plata, territorio donde se desarrolló la comunidad indígena Querandí. Desbordada de trabajo, pero también de emoción, alegría y militancia, la docente quechua cerró: “La discusión da a los orígenes de la construcción del Estado, construcción política de la sociedad, como pueblo. No es fácil, sabemos que es largo, pero hay mucho camino recorrido por hermanos y hermanas nuestras. Después del Encuentro viene también van a seguir estos debates, se empiezan a diseminar por muchos otros espacios, para que Argentina en un futuro se reconozca como un Estado Plurinacional”.

Plurinacional y disidente: el Encuentro Feminista que abraza todas las luchas
12, 13 y 14 de octubre

Plurinacional y disidente: el Encuentro Feminista que abraza todas las luchas

La 34° edición del megaevento que se hará el próximo fin de semana largo en La Plata viene planteando un debate profundo que invita a repensar una transformación como pueblo y Estado argentino. A días de la cumbre, se recuperan las construcciones sociales que hacen del Encuentro un espacio de reivindicación de la diversidad de voces históricamente acalladas.

06 de octubre de 2019

Por Florencia Tróccoli y Mariana Sidoti. 

Faltan días para el pogo feminista más grande del mundo: La Plata será sede del 34° Encuentro Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Trans, Travestis, Bisexuales y No binaries el próximo fin de semana del 12 al 14 de octubre y se espera que sea el más masivo de la historia. La cuestión identitaria del evento es cuestionada desde hace tiempo y plantea un fuerte debate que -al parecer- será saldado “en vivo” en la capital bonaerense.

¿Por qué Plurinacional? Por la necesidad de integrar a las mujeres de los Pueblos Originarios y a las identidades sexuales disidentes. El Encuentro -"autoconvocado, horizontal, federal, autofinanciado, plural y profundamente democrático"- es de todas y de todes.

“De la mano de los feminismos estamos atravesando un proceso de deconstrucción respecto de nuestras identidades y de la identidad de los espacios políticos feministas como es el Encuentro de Mujeres, que durante 33 años se ha llamado Encuentro Nacional. Hace años se viene dando la discusión en los talleres, en los distintos ámbitos del Encuentro, de repensar esto. Creo que en este sentido en La Plata ha hecho raíz desde el día 1 de la Plenaria y hasta hoy”, contó a 0221.com.ar Zulema Enriquez, integrante de la campaña #SomosPlurinacional.

Periodista, docente, indígena, quechua, hija de bolivianos migrantes, remarcó que esta discusión política se va a efectivizar porque vienen trabajando para eso. “Hay que entender que hay una necesidad de que el Encuentro deje de llamarse nacional, y que debe llamarse y ya se llama Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Trans, Travestis, Bisexuales y no binaries. Es decir, que incluya a la diversidad de pueblos y la diversidad de disidencias sexuales”, explicó.

Según destacó la integrante de la campaña, “la Plurinacionalidad significa que en el territorio argentino no existe solo una identidad nacional, que ha sido construida en el marco del Estado Nación, que la construyó bajo el exterminio de un otro, que eran los pueblos originarios”. En ese marco, hizo un repaso sobre cómo se construyó la identidad nacional en base a la “homogeneización” de la sociedad y en base a un “crisol de razas”, pero específicamente las que bajaban de los barcos de inmigrantes europeos.  

“Justamente hay una construcción simbólica e identitaria del lenguaje -que por supuesto es política- respecto al ser nacional argentino, donde se invisibiliza lo originario, al afro argentino, a todo aquel que sea distinto a esa construcción cultural. Y que tiene consecuencia discriminación y el racismo”, siguió Enriquez en su argumentación. Y subrayó: “Los feminismos estamos atravesando, dando cuenta, gritando y reivindicando que los feminismos son muchos, son indígenas, comunitarios, negros, villeros. Todo el tiempo nos instan a debatir y profundizar estas construcciones que tan naturalizadas tenemos”.

Como ya había planteado Julia Varela, otra de las integrantes de #SomosPlurinacional, el debate no solo pasa por cambiar solamente el nombre del Encuentro, sino la identidad general, lo que implica dejar de “invisibilizar a las disidencias sexuales, a lesbianas, travestis y trans, a las bisexuales y no binaries entre otras identidades”, como así también incluir a los pueblos originarios.

“Cuando nos preguntan por qué Plurinacional es porque no solamente hay un pueblo en este territorio, sino que hay 36 pueblos originarios, pero además somos pueblos migrantes, que estamos constituidos en comunidades villeras, rurales, urbanas, atravesados por una diversidad de construcciones sociales que hacen a nuestra riqueza y fortaleza como pueblo”, apuntó Enriquez.

En Trelew, en la previa el Encuentro N° 33, el debate por la inclusión de los pueblos originarios -y por ende la necesidad de llamarse "plurinacional"- ya se había dado en la Comisión Organizadora, un espacio históricamente ocupado por mujeres del Partido Comunista Revolucionario (PCR). De hecho, durante la apertura, un grupo de mujeres indígenas había intentado tomar el micrófono para hablar, pero fueron corridas del escenario en lo que constituyó una escena bastante lamentable.

En el camino hacia un Encuentro plurinacional y de mujeres, lesbianas, travestis, trans, bisexuales, no binaries e intersex, reconocidas activistas nacionales como Marlene Wayar, Susy Shock, Florencia Guimaraes, Daniela Ruiz, Alba Rueda entre otras, ya dieron su apoyo a la iniciativa #SomosPlurinacional. También lo hicieron teóricas y feministas reconocidas internacionalmente, como Judith Butler y Ángela Davis, y cientos de artistas locales con flyers y convocatorias a un Encuentro inclusivo, diverso y heterogéneo.

Para Enriquez, cuando se materialice el cambio de nombre del Encuentro será un hecho histórico: “Pero más que nada un proceso de reparación. El Estado ha lastimado, invisibilizado, exterminado. Las construcciones sociales, populares, comunitarias y feministas estamos dando la lucha para dar vuelta esa historia. No casualidad que sea en el corazón de esta Buenos Aires bien europea, que fue el origen para dar adelante esas políticas de exterminio, que se consideró la Europa de Latinoamérica”.

La demanda y el reconocimiento de los derechos de los pueblos originarios como de los de otras identidades de género disidentes se cristalizará en pocos días más en La Plata, territorio donde se desarrolló la comunidad indígena Querandí. Desbordada de trabajo, pero también de emoción, alegría y militancia, la docente quechua cerró: “La discusión da a los orígenes de la construcción del Estado, construcción política de la sociedad, como pueblo. No es fácil, sabemos que es largo, pero hay mucho camino recorrido por hermanos y hermanas nuestras. Después del Encuentro viene también van a seguir estos debates, se empiezan a diseminar por muchos otros espacios, para que Argentina en un futuro se reconozca como un Estado Plurinacional”.

COMENTARIOS

La 34° edición del megaevento que se hará el próximo fin de semana largo en La Plata viene planteando un debate profundo que invita a repensar una transformación como pueblo y Estado argentino. A días de la cumbre, se recuperan las construcciones sociales que hacen del Encuentro un espacio de reivindicación de la diversidad de voces históricamente acalladas.