0221
0221

Arranca la danza de nombres en Cambiemos y Garro prepara la lapicera

El verano no impide que la rosca para el armado de listas en el oficialismo avance. Las especulaciones por el posible desdoblamiento que obligaría a apurar todas las definiciones. La principal preocupación del intendente: quien encabezará la lista de concejales.

La política platense y especialmente el oficialismo parecen cerrar la primera quincena en medio de una calma que no impide que por lo bajo se empiecen a barajar algunos nombres de cara a las elecciones. Las listas de concejales y senadores son los territorios en los que el intendente Julio Garro buscará complacer a sus aliados pero también reforzar su posición pensando en otro período de gobierno con mayoría propia en el Concejo Deliberante.

El equilibrio entre las fuerzas que integran la alianza gobernante en ese armado es uno de los condicionantes. Lo es el peronismo ligado con el presidente de la Cámara de Diputados nacionales, Emilio Monzó, cuyo futuro dentro de Cambiemos sigue siendo incierto, pero también la UCR, el socio mayor que reclamará una mayor presencia.

Pero el intendente primero deberá resolver las cuentas hacia el interior de su propio grupo. Y en ese terreno se supone que en primer término deberá definirse el futuro del presidente del cuerpo, Fernando Ponce, quien vence su mandato. La posibilidad de que pase a ocupar un lugar en el Ejecutivo volvió a aparecer en escena. La denuncia de una ex empleada del Concejo y su contradenuncia por falsedad pueden ser otro condicionante a la hora de definir los próximos pasos.

Que Ponce no encabece la lista puede ser un problema porque obligará a buscar a alguien que reúna dos condiciones: que sea de plena confianza y que a la vez tenga espaldas para ponerse al frente de la campaña y enfrentar de igual a igual los cruces que se puedan dar con las cabezas de listas opositoras. El primer requisito lo cumplen varios, pero para el segundo hay algunas dudas.

Como uno de los grupos fuertes dentro del PRO de La Plata, la juventud -que tiene al presidente del Concejo como uno de sus principales emergentes- seguramente reclamará el espacio, y uno de los nombres con proyección que podrían aparecer es el de Agustin Scotti, el actual subsecretario de Coordinación Municipal. Darle horas de vuelo en una campaña exigente a un dirigente joven es una posibilidad que atrae al jefe comunal. Sin embargo aún lo piensa y terminará de definirlo cuando el ritmo vacacional cese.

La alternativa que maneja es ciento por ciento opuesta: sería asegurar que alguien con mayor recorrido en esas ligas cumpla la doble función de ponerle el cuerpo a la campaña y tal vez conducir el Concejo en el futuro. Una persona que además sea de confianza. El nombre del actual secretario de Coordinación Municipal, Oscar Negrelli, empieza a resonar en algunos círculos y reúne esas condiciones. Hay un obstáculo y lo interpone el involucrado, que viene explicitando desde hace tiempo sus intenciones de abandonar la actividad política cuando concluya el primer mandato de Garro.

En el grupo del intendente creen que esa decisión se puede revertir. Reaparecer con mayor exposición, en una fuerza oficialista y con la posibilidad de ocupar el asiento mayor del Concejo Deliberante, puede ser una buena razón para que el ex Coalición Cívica revea su postura y siga una temporada más. Lo considera incluso una reivindicación después del "destrato" que el ex concejal y ex diputado bonaerense sufriera de parte de las máximas autoridades de la fuerza que lidera Elisa Carrió.

La renovación de los mandatos de los concejales limita los lugares posible a ocupar. Se da por seguro que hay cuatro de los cinco restantes que tienen un lugar asegurado: el macrista Julio Irurueta -aunque su aspiración es ocupar un lugar determinado en el Ejecutivo, tal vez en la recuperación del ex Banco Municipal-, la de la Coalición Cívica Raquel Krakover y los radicales Claudio Frangul -quien no obstante intentará pegar el salto al Senado- y Guillermo Ronga.

La que no encuadra en ese esquema es la radical Florencia Rollié quien si pretende reelegir tendrá que buscar otros caminos. Su plaza será reclamada por el radicalismo para conservar los tres espacios que tuvo en la lista que acompañó a Garro en su primera elección como intendente.

Hay otra situacion que obligaría a un enroque, y es la paridad de género. Incluso la sustitución de Rollié por una mujer radical dejaría el armado con cuatro hombres y dos mujeres en los primeros lugares en caso de que quien encabece sea un varón, como se baraja hasta ahora.

Sea quien fuera el nombre que se baje de la lista para cumplir el requisito, los nombres que hasta el momento asoman para ocupar un lugar son los de María Laura Barisone, una funcionaria en la delegación local del PAMI que ya fue candidata en octavo lugar en 2017 y la delegada de Villa Elisa Virginia Pérez Cattaneo, mujer que estuvo ligada al sector del senador Juan Pablo Allan y ahora reporta directamente al intendente con un perfil más alto que sus pares.

Sobre el resto de la lista, no se descarta que aparezca en algún lugar con expectativas el secretario de Proyectos Especiales, Mauro Palummo, especialmente si a nivel nacional juega su referente política, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich.

Para los tres lugares que tiene reservado La Plata en el senado bonaerense se estima que quien renovará es el actual legislador Allan. Hay quienes ya lo ven lanzado en campaña. Quién es la mujer si es que se confirma que Pilar Ayllon no renueva y qué pasará con Gabriel Monzó son dos incógnitas que condicionan el armado.

En el radicalismo consideran que sería “lógico y equilibrado” contar con una de esas bancas además de la de los tres concejales. Pero Garro tiene sus propias alternativas. Imagina que si la pata peronista cae del armado, el reemplazo podría ser el actual secretario de Gobierno comunal, Nelson Marino. Y en cuanto a la mujer aspira a proyectar a Ileana Cid, hoy convertida en una de las funcionarias más activas y de mayor confianza, como secretaria Desarrollo Urbano y Económico.

Por lo bajo y casi en silencio Garro analiza el escenario en sus horas de descanso estival. Sabe que un posible desdoblamiento en las elecciones aceleraría todas las decisiones y por eso quiere estar preparado. Sobre la estrategia electoral de Cambiemos a nivel provincial prefiere no expedirse, tal como hacen otros intendentes cercanos a la gobernadora María Eugenia Vidal, como Jorge Macri, Néstor Grindetti, y Ramiro Tagliaferro.

El verano no impide que la rosca para el armado de listas en el oficialismo avance. Las especulaciones por el posible desdoblamiento que obligaría a apurar todas las definiciones. La principal preocupación del intendente: quien encabezará la lista de concejales.

13 de enero de 2019

La política platense y especialmente el oficialismo parecen cerrar la primera quincena en medio de una calma que no impide que por lo bajo se empiecen a barajar algunos nombres de cara a las elecciones. Las listas de concejales y senadores son los territorios en los que el intendente Julio Garro buscará complacer a sus aliados pero también reforzar su posición pensando en otro período de gobierno con mayoría propia en el Concejo Deliberante.

El equilibrio entre las fuerzas que integran la alianza gobernante en ese armado es uno de los condicionantes. Lo es el peronismo ligado con el presidente de la Cámara de Diputados nacionales, Emilio Monzó, cuyo futuro dentro de Cambiemos sigue siendo incierto, pero también la UCR, el socio mayor que reclamará una mayor presencia.

Pero el intendente primero deberá resolver las cuentas hacia el interior de su propio grupo. Y en ese terreno se supone que en primer término deberá definirse el futuro del presidente del cuerpo, Fernando Ponce, quien vence su mandato. La posibilidad de que pase a ocupar un lugar en el Ejecutivo volvió a aparecer en escena. La denuncia de una ex empleada del Concejo y su contradenuncia por falsedad pueden ser otro condicionante a la hora de definir los próximos pasos.

Que Ponce no encabece la lista puede ser un problema porque obligará a buscar a alguien que reúna dos condiciones: que sea de plena confianza y que a la vez tenga espaldas para ponerse al frente de la campaña y enfrentar de igual a igual los cruces que se puedan dar con las cabezas de listas opositoras. El primer requisito lo cumplen varios, pero para el segundo hay algunas dudas.

Como uno de los grupos fuertes dentro del PRO de La Plata, la juventud -que tiene al presidente del Concejo como uno de sus principales emergentes- seguramente reclamará el espacio, y uno de los nombres con proyección que podrían aparecer es el de Agustin Scotti, el actual subsecretario de Coordinación Municipal. Darle horas de vuelo en una campaña exigente a un dirigente joven es una posibilidad que atrae al jefe comunal. Sin embargo aún lo piensa y terminará de definirlo cuando el ritmo vacacional cese.

La alternativa que maneja es ciento por ciento opuesta: sería asegurar que alguien con mayor recorrido en esas ligas cumpla la doble función de ponerle el cuerpo a la campaña y tal vez conducir el Concejo en el futuro. Una persona que además sea de confianza. El nombre del actual secretario de Coordinación Municipal, Oscar Negrelli, empieza a resonar en algunos círculos y reúne esas condiciones. Hay un obstáculo y lo interpone el involucrado, que viene explicitando desde hace tiempo sus intenciones de abandonar la actividad política cuando concluya el primer mandato de Garro.

En el grupo del intendente creen que esa decisión se puede revertir. Reaparecer con mayor exposición, en una fuerza oficialista y con la posibilidad de ocupar el asiento mayor del Concejo Deliberante, puede ser una buena razón para que el ex Coalición Cívica revea su postura y siga una temporada más. Lo considera incluso una reivindicación después del "destrato" que el ex concejal y ex diputado bonaerense sufriera de parte de las máximas autoridades de la fuerza que lidera Elisa Carrió.

La renovación de los mandatos de los concejales limita los lugares posible a ocupar. Se da por seguro que hay cuatro de los cinco restantes que tienen un lugar asegurado: el macrista Julio Irurueta -aunque su aspiración es ocupar un lugar determinado en el Ejecutivo, tal vez en la recuperación del ex Banco Municipal-, la de la Coalición Cívica Raquel Krakover y los radicales Claudio Frangul -quien no obstante intentará pegar el salto al Senado- y Guillermo Ronga.

La que no encuadra en ese esquema es la radical Florencia Rollié quien si pretende reelegir tendrá que buscar otros caminos. Su plaza será reclamada por el radicalismo para conservar los tres espacios que tuvo en la lista que acompañó a Garro en su primera elección como intendente.

Hay otra situacion que obligaría a un enroque, y es la paridad de género. Incluso la sustitución de Rollié por una mujer radical dejaría el armado con cuatro hombres y dos mujeres en los primeros lugares en caso de que quien encabece sea un varón, como se baraja hasta ahora.

Sea quien fuera el nombre que se baje de la lista para cumplir el requisito, los nombres que hasta el momento asoman para ocupar un lugar son los de María Laura Barisone, una funcionaria en la delegación local del PAMI que ya fue candidata en octavo lugar en 2017 y la delegada de Villa Elisa Virginia Pérez Cattaneo, mujer que estuvo ligada al sector del senador Juan Pablo Allan y ahora reporta directamente al intendente con un perfil más alto que sus pares.

Sobre el resto de la lista, no se descarta que aparezca en algún lugar con expectativas el secretario de Proyectos Especiales, Mauro Palummo, especialmente si a nivel nacional juega su referente política, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich.

Para los tres lugares que tiene reservado La Plata en el senado bonaerense se estima que quien renovará es el actual legislador Allan. Hay quienes ya lo ven lanzado en campaña. Quién es la mujer si es que se confirma que Pilar Ayllon no renueva y qué pasará con Gabriel Monzó son dos incógnitas que condicionan el armado.

En el radicalismo consideran que sería “lógico y equilibrado” contar con una de esas bancas además de la de los tres concejales. Pero Garro tiene sus propias alternativas. Imagina que si la pata peronista cae del armado, el reemplazo podría ser el actual secretario de Gobierno comunal, Nelson Marino. Y en cuanto a la mujer aspira a proyectar a Ileana Cid, hoy convertida en una de las funcionarias más activas y de mayor confianza, como secretaria Desarrollo Urbano y Económico.

Por lo bajo y casi en silencio Garro analiza el escenario en sus horas de descanso estival. Sabe que un posible desdoblamiento en las elecciones aceleraría todas las decisiones y por eso quiere estar preparado. Sobre la estrategia electoral de Cambiemos a nivel provincial prefiere no expedirse, tal como hacen otros intendentes cercanos a la gobernadora María Eugenia Vidal, como Jorge Macri, Néstor Grindetti, y Ramiro Tagliaferro.

COMENTARIOS

El verano no impide que la rosca para el armado de listas en el oficialismo avance. Las especulaciones por el posible desdoblamiento que obligaría a apurar todas las definiciones. La principal preocupación del intendente: quien encabezará la lista de concejales.