No lo salvaron ni las vacaciones: identificaron a otro chico por las amenazas de bomba
0221
0221

No lo salvaron ni las vacaciones: identificaron a otro chico por las amenazas de bomba

No quedó detenido por ser menor, pero continuará imputado por las intimidaciones públicas realizadas a una escuela de la vecina localidad. El Estado provincial podrá accionar contra los padres del adolescente por los gatos que provocó cada llamado.

El operativo se llevó a cabo el viernes por la noche en una casa ubicada en 11 entre 141 y 142, comandado por el fiscal Juan Cruz Condomí Alcorta, que tiene a su cargo las causas por intimidaciones a escuelas. 

Lo cierto es que el chico de 17 años está acusado por hacer falsas amenazas a mediados de agosto un colegio de Berisso. Tras el entrecruzamiento de datos, se terminó que el sospechoso tenía dos celulares, cuyos números coincidían con los detectados. 

Cabe mencionar que Berisso fue la localidad que más padeció la problemática: en los últimos cuatro meses de clases hubo casi medio millar de llamadas a distintas escuelas.  

El adolescente no quedó detenido por ser menor de edad, pero seguirá imputado en la causa. No obstante, la Provincia podrá accionar civilmente contra sus padres por los gastos que provocó cada falsa amenaza. En ese sentido, cualquier despliegue por este tipo de casos le implica un gasto al Estado bonaerense de entre 25 mil y 30 mil pesos

 

En tanto, las autoridades judiciales anticiparon que continuarán con las investigaciones y procedimientos para evitar inconvenientes en el inicio del nuevo ciclo lectivo, que comenzará el próximo 6 de marzo. 

 

No quedó detenido por ser menor, pero continuará imputado por las intimidaciones públicas realizadas a una escuela de la vecina localidad. El Estado provincial podrá accionar contra los padres del adolescente por los gatos que provocó cada llamado.

13 de enero de 2019

El operativo se llevó a cabo el viernes por la noche en una casa ubicada en 11 entre 141 y 142, comandado por el fiscal Juan Cruz Condomí Alcorta, que tiene a su cargo las causas por intimidaciones a escuelas. 

Lo cierto es que el chico de 17 años está acusado por hacer falsas amenazas a mediados de agosto un colegio de Berisso. Tras el entrecruzamiento de datos, se terminó que el sospechoso tenía dos celulares, cuyos números coincidían con los detectados. 

Cabe mencionar que Berisso fue la localidad que más padeció la problemática: en los últimos cuatro meses de clases hubo casi medio millar de llamadas a distintas escuelas.  

El adolescente no quedó detenido por ser menor de edad, pero seguirá imputado en la causa. No obstante, la Provincia podrá accionar civilmente contra sus padres por los gastos que provocó cada falsa amenaza. En ese sentido, cualquier despliegue por este tipo de casos le implica un gasto al Estado bonaerense de entre 25 mil y 30 mil pesos

 

En tanto, las autoridades judiciales anticiparon que continuarán con las investigaciones y procedimientos para evitar inconvenientes en el inicio del nuevo ciclo lectivo, que comenzará el próximo 6 de marzo. 

 

COMENTARIOS