De goleador de la Liga a profe de la Selección: ¿qué fue de la vida de Luis Martín?
0221
0221

De goleador de la Liga a profe de la Selección: ¿qué fue de la vida de Luis Martín?

“Estar en el lugar justo en el momento indicado”. Esta frase hecha parece ajustarse a la realidad que le tocó vivir a Luis Oscar Martín, profesor de educación física recibido en el 2000. Sus sueños en el fútbol comenzaron de muy pibe en la liga amateur platense. Hoy es el profe de la Selección Argentina. Una historia que merece ser contada. 
 

"Tengo en claro lo que hice. Hay muchos que tienen condiciones para ocupar este lugar. Estuve en el momento justo, pero después la oportunidad la tenés que aprovechar", asegura el Profe mientras comienza a hablar. Su acontecer le da la razón, mientras mueve el celular en el que desfila una larga lista de contactos con un sinfín de estrellas que brillan en el fútbol mundial.

Martín habla con tranquilidad y ríe cuando en la charla surgen nombres como el de un tal Lionel Messi, quien dentro de poco podría sumarse al selecto grupo de sus dirigidos. "Tengo un reproche para hacerle", dice y enseguida agrega sonriendo: "Aquel gol que le hizo a Estudiantes en el Mundial de Clubes".

"Será algo hermoso tenerlo con nosotros, un orgullo y sería una locura de prescindir de él", cuenta poniéndose más serio. Es que tendrá un rol fundamental en el equipo nacional y buscará poner todo su conocimiento para ayudar a Lionel Scaloni y su cuerpo técnico para obtener los mejores resultados.

Este platense, que dice estar viviendo "algo soñado"; tiene 51 años, es hijo de Oscar Martín y María Rosa y se inició en la Escuelita de Estudiantes. Vive a tres cuadras del Country albirrojo, junto a su esposa Anahí Moreno y sus hijos Tomás y Delfina. Todavía asegura que extraña el día a día en su club, pero sigue cerca ayudando a los chicos del colegio y reflexiona: "Es parte de mi vida, dónde estoy se lo agradezco a la institución, que me abrió sus puertas; y a todo lo que aprendí los diez años que pasé ahí".

Sus primeros pasos en el fútbol fueron tiempo atrás, en la Liga. Fue un 9 goleador que se inició en El Cruce, luego caminó el fútbol del interior hasta que volvió a la ciudad para jugar en Fuerte Barragán y terminar en Everton, siendo un referente decano. "Me mantengo en contacto con la gente de la Liga, en especial con la de Everton, que es como mi casa. Me dicen de jugar en el senior y me encantaría, pero hoy no tengo tiempo y los ratos libres los disfruto con la familia", añade Martín.

Aquellos años dentro de las canchas quedaron atrás y hoy disfruta del fútbol desde afuera. A mediados del 2017 dejó las juveniles del Pincha y de la mano de Hermes Desio recaló en la nueva estructura de selecciones de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA). Allí comenzó con otro hombre de Estudiantes, Alejandro Saggese, en la Sub 13 y comenzó a progresar gracias a toda una serie de realidades que le fueron siendo favorables.

El propio Profe cuenta su historia: "A Scaloni me vinculé en la Sub 20. Me lo presentó Hermes una semana antes del Torneo de L'Alculdia y nació una relación estupenda, que al igual que con los jugadores va creciendo día a día".

Fue en ese torneo en España el que lo hizo "famoso". Una particular arenga, segundos antes que aquellos chicos entraran al campo de juego a disputar la final, se volvió viral y ganó todas las redes sociales, dándole gran notoriedad.


"Luego empezó esa serie de partidos con la selección mayor y acá estamos. Todo es aprendizaje. Empezamos en Estados Unidos y se nos vino un tsunami. Todo es muy grande, hay que resolver, estar expectante de todo, crecer. Tuvimos tres giras y sirvió para que nos vayamos conociendo y se vaya confiando en lo que hacemos", relata Martín sobre lo mucho que le tocó vivir desde entonces. El Profe llegó a lo más alto de su carrera y hoy forma parte del cuerpo técnico del técnico de la Selección Argentina de Fútbol.

Este fanático pincharrata es consciente de lo que se juega y a quiénes tendrá bajo sus órdenes. "Logramos un gran respeto (de los jugadores), nos respetaron desde el primer día, tienen una gran humildad y respondieron desde el primer día. Son súper profesionales no tuvimos ni una sola queja. Si hubiera ido con preconceptos me hubiera equivocado", explica hoy, tras haber pasado ya varios meses junto a algunos de los mejores futbolistas del planeta.

"Ahora no somos más interinos y tal vez las miradas serán más punzantes", reflexiona mientras se despide. Pero así como no le tiembla la voz cuando habla, tampoco duda en decir que no se pueden detener: "Hay que mirar todo y seguir para adelante. Críticas vendrán y es parte del juego, ojalá se pueda revertir la historia y consigamos más cosas", cierra.

El Profe Martín, de la Liga a la Selección, en ejemplo de lucha, otra historia que demuestra que la suerte podrá llegar o no, pero que siempre hay que estar preparado para aprovechar las oportunidades.

“Estar en el lugar justo en el momento indicado”. Esta frase hecha parece ajustarse a la realidad que le tocó vivir a Luis Oscar Martín, profesor de educación física recibido en el 2000. Sus sueños en el fútbol comenzaron de muy pibe en la liga amateur platense. Hoy es el profe de la Selección Argentina. Una historia que merece ser contada.  

12 de enero de 2019

"Tengo en claro lo que hice. Hay muchos que tienen condiciones para ocupar este lugar. Estuve en el momento justo, pero después la oportunidad la tenés que aprovechar", asegura el Profe mientras comienza a hablar. Su acontecer le da la razón, mientras mueve el celular en el que desfila una larga lista de contactos con un sinfín de estrellas que brillan en el fútbol mundial.

Martín habla con tranquilidad y ríe cuando en la charla surgen nombres como el de un tal Lionel Messi, quien dentro de poco podría sumarse al selecto grupo de sus dirigidos. "Tengo un reproche para hacerle", dice y enseguida agrega sonriendo: "Aquel gol que le hizo a Estudiantes en el Mundial de Clubes".

"Será algo hermoso tenerlo con nosotros, un orgullo y sería una locura de prescindir de él", cuenta poniéndose más serio. Es que tendrá un rol fundamental en el equipo nacional y buscará poner todo su conocimiento para ayudar a Lionel Scaloni y su cuerpo técnico para obtener los mejores resultados.

Este platense, que dice estar viviendo "algo soñado"; tiene 51 años, es hijo de Oscar Martín y María Rosa y se inició en la Escuelita de Estudiantes. Vive a tres cuadras del Country albirrojo, junto a su esposa Anahí Moreno y sus hijos Tomás y Delfina. Todavía asegura que extraña el día a día en su club, pero sigue cerca ayudando a los chicos del colegio y reflexiona: "Es parte de mi vida, dónde estoy se lo agradezco a la institución, que me abrió sus puertas; y a todo lo que aprendí los diez años que pasé ahí".

Sus primeros pasos en el fútbol fueron tiempo atrás, en la Liga. Fue un 9 goleador que se inició en El Cruce, luego caminó el fútbol del interior hasta que volvió a la ciudad para jugar en Fuerte Barragán y terminar en Everton, siendo un referente decano. "Me mantengo en contacto con la gente de la Liga, en especial con la de Everton, que es como mi casa. Me dicen de jugar en el senior y me encantaría, pero hoy no tengo tiempo y los ratos libres los disfruto con la familia", añade Martín.

Aquellos años dentro de las canchas quedaron atrás y hoy disfruta del fútbol desde afuera. A mediados del 2017 dejó las juveniles del Pincha y de la mano de Hermes Desio recaló en la nueva estructura de selecciones de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA). Allí comenzó con otro hombre de Estudiantes, Alejandro Saggese, en la Sub 13 y comenzó a progresar gracias a toda una serie de realidades que le fueron siendo favorables.

El propio Profe cuenta su historia: "A Scaloni me vinculé en la Sub 20. Me lo presentó Hermes una semana antes del Torneo de L'Alculdia y nació una relación estupenda, que al igual que con los jugadores va creciendo día a día".

Fue en ese torneo en España el que lo hizo "famoso". Una particular arenga, segundos antes que aquellos chicos entraran al campo de juego a disputar la final, se volvió viral y ganó todas las redes sociales, dándole gran notoriedad.


"Luego empezó esa serie de partidos con la selección mayor y acá estamos. Todo es aprendizaje. Empezamos en Estados Unidos y se nos vino un tsunami. Todo es muy grande, hay que resolver, estar expectante de todo, crecer. Tuvimos tres giras y sirvió para que nos vayamos conociendo y se vaya confiando en lo que hacemos", relata Martín sobre lo mucho que le tocó vivir desde entonces. El Profe llegó a lo más alto de su carrera y hoy forma parte del cuerpo técnico del técnico de la Selección Argentina de Fútbol.

Este fanático pincharrata es consciente de lo que se juega y a quiénes tendrá bajo sus órdenes. "Logramos un gran respeto (de los jugadores), nos respetaron desde el primer día, tienen una gran humildad y respondieron desde el primer día. Son súper profesionales no tuvimos ni una sola queja. Si hubiera ido con preconceptos me hubiera equivocado", explica hoy, tras haber pasado ya varios meses junto a algunos de los mejores futbolistas del planeta.

"Ahora no somos más interinos y tal vez las miradas serán más punzantes", reflexiona mientras se despide. Pero así como no le tiembla la voz cuando habla, tampoco duda en decir que no se pueden detener: "Hay que mirar todo y seguir para adelante. Críticas vendrán y es parte del juego, ojalá se pueda revertir la historia y consigamos más cosas", cierra.

El Profe Martín, de la Liga a la Selección, en ejemplo de lucha, otra historia que demuestra que la suerte podrá llegar o no, pero que siempre hay que estar preparado para aprovechar las oportunidades.

COMENTARIOS