¿Qué es y cómo funciona la micro-infidelidad, la nueva tendencia en Argentina?
0221
0221

¿Qué es y cómo funciona la micro-infidelidad, la nueva tendencia en Argentina?

¿Cuándo se es realmente infiel? Con esa pregunta en mente, la primera red social para infieles lanzó una peculiar encuesta anónima y los resultados los sorprendieron. Acuerdos y discrepancias sobre una práctica que va en aumento en el país y ya llegó a La Plata.

Todo comenzó con una pregunta: ¿siempre se es infiel? Miles de usuarios de Second Love en Argentina respondieron de forma anónima a los dilemas plateados por el sitio: ¿darle un beso a una persona que no es tu pareja, es infidelidad? ¿tener un chat subido de tono con alguien es una forma de engaño?

El 79% de las mujeres fue contundente y afirmó darle un beso a otra persona que no es su pareja es una infidelidad. Algunas, incluso fueron más allá y hasta agregaron comentarios tales como: “Ya con solo tener ganas de cometer una infidelidad, sos infiel”. El resto, afirmó que coquetear o chatear con otra persona en un tono halagador o subido de tono, sexualemente hablando, es un engaño. En el otro extremo, solo un 4% respondió que considera que tener sexo con otra persona, siempre que no se involucren sentimentalmente, puede no ser considerado como una infidelidad.

Para muchas personas que creen en la monogamia, besar o tener sexo con una persona ajena a la pareja es, definitivamente, un acto de traición. Ahora bien, ¿qué sucede con otras situaciones en las que uno de los dos puede mentir y sentirse involucrado emocionalmente con otra persona si llegar al contacto físico? ¿se puede ser infiel sin querer serlo?

La respuesta se encuentra en el novedoso concepto de la micro-infidelidad, una idea desarrollada por la psicóloga australiana Melanie Schilling y revolucionó Internet. En un artículo publicado en el  Daily Mail de Inglaterra, la especialista explicó que el “micro-cheating” consiste en una serie de pequeñas acciones que indican que una persona está involucrada únicamente de manera emocional con alguien que no es su pareja actual.

Según la especialista, los micro-infieles son aquellos que por ejemplo, se contactan en secreto con otra persona a través de las redes sociales, comparten chistes o tienen una especie de complicidad mutua y aquellos que agendan en sus contactos a esa persona bajo otro nombre. Todos estos son signos de un coqueteo encubierto: si tiene algo que esconder puede ser considerado “fuera de los códigos de la pareja”. Se trata de una traición que puede ser considerada menor pero a la vez es significativa.

Quizás están halagando a otra persona sin que su pareja lo sepa o por ejemplo organizan “reuniones de trabajo” cuando en realidad no es el motivo real del encuentro. Todos estos encuentros se dan en lugares públicos ya que no hay encuentro íntimos o sexuales, porque solo se trata de coquetear.

En ese sentido, Matias Lamouret, vocero de Second Love para Latinoamérica, explica: “Se abre un nuevo paradigma que observamos sucede en nuestra plataforma hace tiempo ya que el 80% de los usuarios la utilizan también para buscar una persona con quien entablar una relación de este tipo, más allá de las fantasías y el encuentro en el ámbito de lo sexual, muchos buscan a alguien con los que puedan tener un affair exclusivamente emocional”.

El fenómeno va en auge en el país y el mundo y, conscientes o no, muchos platenses ya son parte de él.

¿Cuándo se es realmente infiel? Con esa pregunta en mente, la primera red social para infieles lanzó una peculiar encuesta anónima y los resultados los sorprendieron. Acuerdos y discrepancias sobre una práctica que va en aumento en el país y ya llegó a La Plata.

15 de septiembre de 2018

Todo comenzó con una pregunta: ¿siempre se es infiel? Miles de usuarios de Second Love en Argentina respondieron de forma anónima a los dilemas plateados por el sitio: ¿darle un beso a una persona que no es tu pareja, es infidelidad? ¿tener un chat subido de tono con alguien es una forma de engaño?

El 79% de las mujeres fue contundente y afirmó darle un beso a otra persona que no es su pareja es una infidelidad. Algunas, incluso fueron más allá y hasta agregaron comentarios tales como: “Ya con solo tener ganas de cometer una infidelidad, sos infiel”. El resto, afirmó que coquetear o chatear con otra persona en un tono halagador o subido de tono, sexualemente hablando, es un engaño. En el otro extremo, solo un 4% respondió que considera que tener sexo con otra persona, siempre que no se involucren sentimentalmente, puede no ser considerado como una infidelidad.

Para muchas personas que creen en la monogamia, besar o tener sexo con una persona ajena a la pareja es, definitivamente, un acto de traición. Ahora bien, ¿qué sucede con otras situaciones en las que uno de los dos puede mentir y sentirse involucrado emocionalmente con otra persona si llegar al contacto físico? ¿se puede ser infiel sin querer serlo?

La respuesta se encuentra en el novedoso concepto de la micro-infidelidad, una idea desarrollada por la psicóloga australiana Melanie Schilling y revolucionó Internet. En un artículo publicado en el  Daily Mail de Inglaterra, la especialista explicó que el “micro-cheating” consiste en una serie de pequeñas acciones que indican que una persona está involucrada únicamente de manera emocional con alguien que no es su pareja actual.

Según la especialista, los micro-infieles son aquellos que por ejemplo, se contactan en secreto con otra persona a través de las redes sociales, comparten chistes o tienen una especie de complicidad mutua y aquellos que agendan en sus contactos a esa persona bajo otro nombre. Todos estos son signos de un coqueteo encubierto: si tiene algo que esconder puede ser considerado “fuera de los códigos de la pareja”. Se trata de una traición que puede ser considerada menor pero a la vez es significativa.

Quizás están halagando a otra persona sin que su pareja lo sepa o por ejemplo organizan “reuniones de trabajo” cuando en realidad no es el motivo real del encuentro. Todos estos encuentros se dan en lugares públicos ya que no hay encuentro íntimos o sexuales, porque solo se trata de coquetear.

En ese sentido, Matias Lamouret, vocero de Second Love para Latinoamérica, explica: “Se abre un nuevo paradigma que observamos sucede en nuestra plataforma hace tiempo ya que el 80% de los usuarios la utilizan también para buscar una persona con quien entablar una relación de este tipo, más allá de las fantasías y el encuentro en el ámbito de lo sexual, muchos buscan a alguien con los que puedan tener un affair exclusivamente emocional”.

El fenómeno va en auge en el país y el mundo y, conscientes o no, muchos platenses ya son parte de él.

COMENTARIOS