Bambitas, las galletas 100% platenses que recorren el país
0221
0221

Bambitas, las galletas que se producen en La Plata y recorren el país

Si bien nacieron en Necochea hace 33 años, su producción ya es 100% platense. Hoy se cocinan 600 kilos de galletas por día y en breve inaugurarán una segunda planta para abastecer nuevas líneas de comercialización on line. "Si en casa no hay Bambitas, está todo mal", grafica su dueño, Daniel Guidi.

Crocantes, con un sabor salado, adictivas pero sanas. Las Bambitas pueblan los estantes de los supermercados, autoservicios y almacenes de barrio en la ciudad. Si bien se han convertido en un clásico, pocos saben acerca de su origen, allá por 1985, en una histórica panadería de Necochea.

Daniel Guidi (53), hijo del creador de las míticas galletitas, dialogó con 0221.com.ar y reveló la historia del snack nacido en el siglo pasado pero que se encuentra más vigente que nunca. "Mis viejos compraron La Antigua Marinera en 1978, justo para la época del Mundial. Había sido construida en 1895, siendo la panadería más antigua y conocida de Necochea", cuenta.

Ricardo, su padre, deseaba tener una panadería desde hacía muchos años y cuando tuvo la posibilidad de comprar la más importante de su ciudad, no lo dudó. La semilla de las Bambitas había sido plantada. Bastaron algunos años -exactamente siete- para que la idea madurara y se transformara en una realidad.

"Comenzaron a hacerse a mano en 1985, una por una, y se vendían en el mostrador como cualquier otro producto del negocio", asegura Daniel. En un día común, se podían producir unos 50 kilos de galletitas que, debido a la constante demanda, poco duraban en las bateas. Fue un cliente el que le recomendó a Ricardo que fabricara un envase y comenzara a venderlas empaquetadas como una forma de expandir el negocio y aprovechar el éxito logrado hasta ese entonces.

Durante esa época, Daniel se radicó en La Plata para empezar a estudiar en la Facultad de Bellas Artes. Sus conocimientos sobre diseño lo llevaron a desarrollar el clásico paquete que permanece inalterable hasta el día de hoy: "La propuesta del envase no fue pensada, fue algo espontáneo. Y creo que eso va de la mano con la espontaneidad del producto”, explica.

Si la carta de presentación de las Bambitas ha permanecido inalterable a lo largo de los años, es pura y exclusivamente por la esencia de la galletita. “Siempre se vendió mucho, no es que hubo que llevar a cabo un proceso empresario. Yo lo pienso como el producto que no vas a vender sino que te vienen a comprar. Se prueba y se consume”, asegura Daniel.

En 2005, tras el fallecimiento de su padre, Daniel tomó la determinación de seguir adelante con el negocio familiar, instalando una pequeña fábrica en La Plata y aumentando la productividad. A pesar de este proceso de industrialización, el clásico sabor de las Bambitas se mantuvo inmutable gracias a la materia prima utilizada. 

“Es una galletita rica, buena, con bajo nivel de grasa que puede reemplazar al pan. La masa se hace con harina 000 -enriquecida con hierro, ácido fólico, vitamina B1, B2 y niacina-, óleo, semolín, azúcar, harina de malta y sal parrillera entrefina. No se utilizan aditivos; la idea es jugar con los fermentos para obtener sabores y que estos no provengan de la grasa en sí", enumera la fórmula de la galletita.

Tal fue el crecimiento de la empresa familiar que la producción pasó de 50 kilos diarios de galletitas a 600 en la actualidad, con distribución a distintos puntos de la Argentina: Costa Atlántica, Lago Puelo (en el Sur), Córdoba, Entre Ríos y Santa Fe. "Hay proveedores que quieren que la marca esté en todas partes del país", afirma.

En un futuro, la idea es poder utilizar la plataforma Mercado Libre para satisfacer la demanda de los consumidores aunque aún resta por resolver la cuestión logística. "Actualmente, estamos con las gestiones para abrir una nueva fábrica en la ciudad y así solventar la cantidad de pedidos provenientes de Capital Federal", dice con entusiasmo. 

Guidi resume lo que para él significan esas galletitas que lo han acompañado desde mediados de los 80 hasta hoy: “Si no hay Bambitas en casa, está todo mal".

Si bien nacieron en Necochea hace 33 años, su producción ya es 100% platense. Hoy se cocinan 600 kilos de galletas por día y en breve inaugurarán una segunda planta para abastecer nuevas líneas de comercialización on line. "Si en casa no hay Bambitas, está todo mal", grafica su dueño, Daniel Guidi.

15 de septiembre de 2018

Crocantes, con un sabor salado, adictivas pero sanas. Las Bambitas pueblan los estantes de los supermercados, autoservicios y almacenes de barrio en la ciudad. Si bien se han convertido en un clásico, pocos saben acerca de su origen, allá por 1985, en una histórica panadería de Necochea.

Daniel Guidi (53), hijo del creador de las míticas galletitas, dialogó con 0221.com.ar y reveló la historia del snack nacido en el siglo pasado pero que se encuentra más vigente que nunca. "Mis viejos compraron La Antigua Marinera en 1978, justo para la época del Mundial. Había sido construida en 1895, siendo la panadería más antigua y conocida de Necochea", cuenta.

Ricardo, su padre, deseaba tener una panadería desde hacía muchos años y cuando tuvo la posibilidad de comprar la más importante de su ciudad, no lo dudó. La semilla de las Bambitas había sido plantada. Bastaron algunos años -exactamente siete- para que la idea madurara y se transformara en una realidad.

"Comenzaron a hacerse a mano en 1985, una por una, y se vendían en el mostrador como cualquier otro producto del negocio", asegura Daniel. En un día común, se podían producir unos 50 kilos de galletitas que, debido a la constante demanda, poco duraban en las bateas. Fue un cliente el que le recomendó a Ricardo que fabricara un envase y comenzara a venderlas empaquetadas como una forma de expandir el negocio y aprovechar el éxito logrado hasta ese entonces.

Durante esa época, Daniel se radicó en La Plata para empezar a estudiar en la Facultad de Bellas Artes. Sus conocimientos sobre diseño lo llevaron a desarrollar el clásico paquete que permanece inalterable hasta el día de hoy: "La propuesta del envase no fue pensada, fue algo espontáneo. Y creo que eso va de la mano con la espontaneidad del producto”, explica.

Si la carta de presentación de las Bambitas ha permanecido inalterable a lo largo de los años, es pura y exclusivamente por la esencia de la galletita. “Siempre se vendió mucho, no es que hubo que llevar a cabo un proceso empresario. Yo lo pienso como el producto que no vas a vender sino que te vienen a comprar. Se prueba y se consume”, asegura Daniel.

En 2005, tras el fallecimiento de su padre, Daniel tomó la determinación de seguir adelante con el negocio familiar, instalando una pequeña fábrica en La Plata y aumentando la productividad. A pesar de este proceso de industrialización, el clásico sabor de las Bambitas se mantuvo inmutable gracias a la materia prima utilizada. 

“Es una galletita rica, buena, con bajo nivel de grasa que puede reemplazar al pan. La masa se hace con harina 000 -enriquecida con hierro, ácido fólico, vitamina B1, B2 y niacina-, óleo, semolín, azúcar, harina de malta y sal parrillera entrefina. No se utilizan aditivos; la idea es jugar con los fermentos para obtener sabores y que estos no provengan de la grasa en sí", enumera la fórmula de la galletita.

Tal fue el crecimiento de la empresa familiar que la producción pasó de 50 kilos diarios de galletitas a 600 en la actualidad, con distribución a distintos puntos de la Argentina: Costa Atlántica, Lago Puelo (en el Sur), Córdoba, Entre Ríos y Santa Fe. "Hay proveedores que quieren que la marca esté en todas partes del país", afirma.

En un futuro, la idea es poder utilizar la plataforma Mercado Libre para satisfacer la demanda de los consumidores aunque aún resta por resolver la cuestión logística. "Actualmente, estamos con las gestiones para abrir una nueva fábrica en la ciudad y así solventar la cantidad de pedidos provenientes de Capital Federal", dice con entusiasmo. 

Guidi resume lo que para él significan esas galletitas que lo han acompañado desde mediados de los 80 hasta hoy: “Si no hay Bambitas en casa, está todo mal".

COMENTARIOS