Los atacaron a piedrazos y ahora sus padres no quieren que vayan a educación física
0221
0221

Hartos de los ataques, padres de alumnos del Colegio del Centenario no quieren que hagan educación física

Lo ocurrido con el grupo de estudiantes de quinto año agredido a piedrazos por parte de una patota no se trató de un caso aislado: alumnos de segundo y tercer año sufrieron situaciones similares. Además de exigir medidas preventivas, algunos padres propusieron que sus hijos dejen de concurrir a las prácticas deportivas. “Si quedan libres, pediremos el programa y que rindan a fin de año”, consideraron, en una decisión que ya da que hablar.

El ataque a piedrazos que recibió un grupo de estudiantes del Colegio del Centenario no solo generó gran repercusión en la comunidad educativa, sino que también aumentó la preocupación de los padres. Es que aseguran que la agresión a los alumnos de quinto año a la salida de educación física no se trata de un caso aislado.

El miedo ante los reiterados episodios de esta índole llevó a que algunos papás de los chicos que concurren al establecimiento ubicado en 14 entre 46 y 47 llegaran a la drástica decisión de no querer enviar a sus hijos a las prácticas deportivas. 

Según pudo saber 0221.com.ar, los estudiantes de segundo y tercer año también fueron blanco de agresiones luego de estas clases, que son dictadas en las instalaciones de Predio Norte en 7 y 41. En más de una ocasión los menores han sido abordados en la zona por vándalos o corridos por delincuentes hasta el McDonalds de 7 entre 42 y 43.   

Si bien hoy la currícula oficial establece 120 minutos semanales de educación física para el nivel secundario, hay padres que evalúan no mandar a los menores a cumplir con esta materia por la inseguridad a la que se encuentran expuestos. “Si quedan libres, pediremos el programa y que rindan a fin de año”, llegó a plantear una madre.

El evitar cruzar las plazas de noche suele ser una recomendación en la ciudad, pero los familiares de los estudiantes del Centenario lo extendieron a todo horario. Los cuatro adolescentes del quinto año recibieron los piedrazos a plena luz del día en 13 y 43, una de las zonas más transitadas de La Plata. 

Mientras aguardan una reunión con los directivos de la institución, que ya fueron notificados sobre la problemática, los padres ya comenzaron a barajar algunas alternativas en búsqueda de soluciones.

Más allá del planteo de no enviar más a los alumnos a las prácticas deportivas, también hablaron de la posibilidad de cambiar el espacio para esas clases o que se les garantice a los chicos poder esperar su turno o a los padres dentro de las instalaciones.

Lo ocurrido con el grupo de estudiantes de quinto año agredido a piedrazos por parte de una patota no se trató de un caso aislado: alumnos de segundo y tercer año sufrieron situaciones similares. Además de exigir medidas preventivas, algunos padres propusieron que sus hijos dejen de concurrir a las prácticas deportivas. “Si quedan libres, pediremos el programa y que rindan a fin de año”, consideraron, en una decisión que ya da que hablar.

13 de junio de 2018

El ataque a piedrazos que recibió un grupo de estudiantes del Colegio del Centenario no solo generó gran repercusión en la comunidad educativa, sino que también aumentó la preocupación de los padres. Es que aseguran que la agresión a los alumnos de quinto año a la salida de educación física no se trata de un caso aislado.

El miedo ante los reiterados episodios de esta índole llevó a que algunos papás de los chicos que concurren al establecimiento ubicado en 14 entre 46 y 47 llegaran a la drástica decisión de no querer enviar a sus hijos a las prácticas deportivas. 

Según pudo saber 0221.com.ar, los estudiantes de segundo y tercer año también fueron blanco de agresiones luego de estas clases, que son dictadas en las instalaciones de Predio Norte en 7 y 41. En más de una ocasión los menores han sido abordados en la zona por vándalos o corridos por delincuentes hasta el McDonalds de 7 entre 42 y 43.   

Si bien hoy la currícula oficial establece 120 minutos semanales de educación física para el nivel secundario, hay padres que evalúan no mandar a los menores a cumplir con esta materia por la inseguridad a la que se encuentran expuestos. “Si quedan libres, pediremos el programa y que rindan a fin de año”, llegó a plantear una madre.

El evitar cruzar las plazas de noche suele ser una recomendación en la ciudad, pero los familiares de los estudiantes del Centenario lo extendieron a todo horario. Los cuatro adolescentes del quinto año recibieron los piedrazos a plena luz del día en 13 y 43, una de las zonas más transitadas de La Plata. 

Mientras aguardan una reunión con los directivos de la institución, que ya fueron notificados sobre la problemática, los padres ya comenzaron a barajar algunas alternativas en búsqueda de soluciones.

Más allá del planteo de no enviar más a los alumnos a las prácticas deportivas, también hablaron de la posibilidad de cambiar el espacio para esas clases o que se les garantice a los chicos poder esperar su turno o a los padres dentro de las instalaciones.

COMENTARIOS