lunes 26 de febrero de 2024

Red de trata, droga y muerte: la grave denuncia que apunta a la Unidad Penal 45 de Romero

Margarita Meira, referente de una ONG de víctimas de trata, fue quien recibió el escalofriante relato de una joven que estuvo presa más de diez años en ese lugar, donde aseguró haber visto secuestrada a Johana Ramallo junto a otras diez chicas. “Las drogan y las sacan al prostíbulo”, detalló a 0221.com.ar.

--:--

Margarita Meira, fundadora de Madres Víctimas de Trata, recibió en la noche del jueves un dato que días después impactaría en la ciudad: en uno de los sótanos del hospital de la Unidad Penal 45 de Melchor Romero habría más de diez chicas secuestradas, entre ellas Johana Ramallo, la platense de 24 años buscada hace más de nueve meses.

Lee además

Luego del allanamiento con resultado negativo de este lunes, la referente de la ONG hizo su descargo en diálogo con 0221.com.ar: “Voy a convencer a la joven para que haga la denuncia”, señaló Margarita para hacer alusión a una mujer que presuntamente estuvo presa más de diez años en el complejo ubicado sobre la avenida 520 y 176 y que, al salir, la contactó para contarle los crímenes que allí sucederían. 

“Las drogan y las sacan al prostíbulo, luego las devuelven al sótano, que está en el edificio vecino al que se allanó. Cuando autorizan la inspección y dicen que van a llamar al penal, puse el grito en el cielo porque era como avisarle al enemigo”, disparó contra el personal del juzgado que tiene como titular a Ernesto Kreplak. 

La historia que le llegó a Meira –cuya hija Susana, desaparecida por una red de trata en 1991 y hallada asesinada un año después- incluye detalles estremecedores: “Entre las chicas que mantienen cautivas habría una menor que vivía en el sur y que ya habría sido asesinada, descartada”.  

El relato no termina ahí y asegura que serían más de veinte los agentes penitenciarios y policiales involucrados en esta red. “La chica asegura que podría reconocerlos, pero está con mucho miedo. Yo voy a cuidarla y no llevarla al programa de protección, porque el Estado no da garantías y la volverían a entregar al prostíbulo”, señaló a este medio.  

Pese a los cuestionamientos por cómo se manejó la situación, la filtración de la información en el lugar requisado y el conflicto con el círculo de Marta Ramallo, Meira sostuvo que seguirá el avance del caso. “La justicia y las abogadas jugaron en contra”, finalizó.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar