Con glitter, paraguas y banderas, la 11° marcha del Orgullo Disidente copó la ciudad
0221
0221

Con glitter, paraguas y banderas, la 11° marcha del Orgullo Disidente copó la ciudad

Cientos de personas concentraron en 1 y 66 y se movilizaron hasta la Catedral. Con la adhesión de más de 40 organizaciones adherentes, la movilización llenó de brillo y color las calles platenses. En medio de un amplio operativo de seguridad, protestaron contra el proyecto de Código de Convivencia y denunciaron la "persecución a manteros, trabajadoras sexuales y migrantes".

Este sábado cientos y cientos de personas identificadas con el movimiento de la Diversidad se manifestaron nuevamente en La Plata. Lesbianas, gays, bisexuales, travestis, transexuales, transgénero, intersex y queer -entre otras categorías que año a año, con la apertura y visibilización de las nuevas identidades, van en aumento- protagonizaron la 11° marcha del Orgullo en la ciudad. 

Este año, la jornada tuvo como eje el repudio al proyecto del Código de Convivencia impulsado por el ejecutivo municipal, que "criminaliza a lxs trabajadorxs sexuales, callejerxs, ambulantes, migrantes y a la protesta social". A su vez, otras de las consignas fueron "Basta de trans/travesticidios, basta de criminalizar la protesta social y libertad a lxs presxs políticxs".

Las columnas concentraron a las 16 en Plaza Matheu, considerado el epicentro de la llamada Zona Roja, y donde todos los fines de semana ocurren operativos de seguridad a cargo de la policía Local y Bonaerense. En ese sentido, durante la movilización exigieron una vez más que frene la "estigmatización y criminalización, el hostigamiento y el acoso, las razzias y el coimeo policial" en ese barrio.

También pidieron la implementación de la licencia por maternidad a madres no gestantes y la modificación de la normativa vigente, en referencia a la pareja de madres trabajadoras de ARBA que exige licencia por maternidad para ambas. Y respecto de la Educación Sexual Integral (ESI), cuya aplicación viene trayendo polémicas en diversas escuelas de la ciudad, reclamaron que deje de hostigarse a los y las docentes que brindan estos talleres previstos por Ley.

Como en todas las marchas platenses del Orgullo y la Diversidad, los y las activistas también exigieron la aparición con vida de Johana Ramallo, la joven platense desaparecida el 26 de julio del 2017 a manos de una red de trata para la explotación sexual. Otro de los reclamos fue "por infancias trans y maricas sin violencia" y el acceso a la salud para todas las personas por igual, haciendo énfasis en el derecho de las personas intersex de no ser mutiladas al nacer.

Por último, pidieron la separación de la Iglesia y el Estado y el aborto legal, seguro y gratuito para todas las personas con capacidad de gestar. Durante toda la jornada hubo performances y música a cargo de identidades disidentes, todo enmarcado en un importante operativo policial, que acompañó la marcha desde el inicio hasta la llegada de las filas a Plaza Moreno. Sin embargo, todo se desarrolló sin inconvenientes y terminó con una fiesta frente a la Catedral.

Cientos de personas concentraron en 1 y 66 y se movilizaron hasta la Catedral. Con la adhesión de más de 40 organizaciones adherentes, la movilización llenó de brillo y color las calles platenses. En medio de un amplio operativo de seguridad, protestaron contra el proyecto de Código de Convivencia y denunciaron la "persecución a manteros, trabajadoras sexuales y migrantes".

08 de diciembre de 2018

Este sábado cientos y cientos de personas identificadas con el movimiento de la Diversidad se manifestaron nuevamente en La Plata. Lesbianas, gays, bisexuales, travestis, transexuales, transgénero, intersex y queer -entre otras categorías que año a año, con la apertura y visibilización de las nuevas identidades, van en aumento- protagonizaron la 11° marcha del Orgullo en la ciudad. 

Este año, la jornada tuvo como eje el repudio al proyecto del Código de Convivencia impulsado por el ejecutivo municipal, que "criminaliza a lxs trabajadorxs sexuales, callejerxs, ambulantes, migrantes y a la protesta social". A su vez, otras de las consignas fueron "Basta de trans/travesticidios, basta de criminalizar la protesta social y libertad a lxs presxs políticxs".

Las columnas concentraron a las 16 en Plaza Matheu, considerado el epicentro de la llamada Zona Roja, y donde todos los fines de semana ocurren operativos de seguridad a cargo de la policía Local y Bonaerense. En ese sentido, durante la movilización exigieron una vez más que frene la "estigmatización y criminalización, el hostigamiento y el acoso, las razzias y el coimeo policial" en ese barrio.

También pidieron la implementación de la licencia por maternidad a madres no gestantes y la modificación de la normativa vigente, en referencia a la pareja de madres trabajadoras de ARBA que exige licencia por maternidad para ambas. Y respecto de la Educación Sexual Integral (ESI), cuya aplicación viene trayendo polémicas en diversas escuelas de la ciudad, reclamaron que deje de hostigarse a los y las docentes que brindan estos talleres previstos por Ley.

Como en todas las marchas platenses del Orgullo y la Diversidad, los y las activistas también exigieron la aparición con vida de Johana Ramallo, la joven platense desaparecida el 26 de julio del 2017 a manos de una red de trata para la explotación sexual. Otro de los reclamos fue "por infancias trans y maricas sin violencia" y el acceso a la salud para todas las personas por igual, haciendo énfasis en el derecho de las personas intersex de no ser mutiladas al nacer.

Por último, pidieron la separación de la Iglesia y el Estado y el aborto legal, seguro y gratuito para todas las personas con capacidad de gestar. Durante toda la jornada hubo performances y música a cargo de identidades disidentes, todo enmarcado en un importante operativo policial, que acompañó la marcha desde el inicio hasta la llegada de las filas a Plaza Moreno. Sin embargo, todo se desarrolló sin inconvenientes y terminó con una fiesta frente a la Catedral.

COMENTARIOS