VIDEO: Piñas, piedras, padres sacados y chicos internados en un partido entre juveniles
0221
0221

Un partido entre juveniles terminó con piñas, piedras, padres sacados y chicos internados

Fue el domingo en el marco del choque entre CRIBA y Porteño, en la Liga Amateur Platense. Un fallo arbitral desató la injustificada locura entre quienes estaban mirando el encuentro y todo terminó en una batalla campal. Los jugadores tienen 15 años.

Lo que estamos acostumbrados a ver periódicamente en partidos profesionales y en el marco de una locura generalizada sin límites, ahora se vio en el ámbito formativo, con chicos de 15 años que estaban disputando un encuentro perteneciente a la Liga Amateur Platense.

Padres descontrolados ingresaron al campo de juego a agredir al árbitro -previo a los golpes que este recibió por parte de un jugador expulsado- y todo se desmadró: hubo piedrazos, una emboscada, y tres juveniles tuvieron que ser internados.

 

 

"Esto es el final del partido contra CRIBA. Esto pasa adentro de la cancha, lo que se puede ver que es mucho y lo que no se puede ver porque no queda delante de la cámara. Gente de CRIBA entrando a la cancha y agrediendo con puños y patadas a nuestros chicos, y su gente, dirigentes y familiares golpeando a nuestros chicos sin poder defenderlos porque a la hinchada visitante la encerraron antes en esa jaula", comenzó relatando la madre de uno de los jugadores visitantes, en su cuenta de Facebook.

"Nuestros chicos terminaron siendo salvajemente golpeados, lo que terminó con tres chicos trasladados en ambulancia, dos de ellos mis hijos, y el otro nuestro 10, Tomy, el más grave, ya que terminó en terapia intermedia hasta terminar el dia. Y el resto todos golpeados y nuestra gente encerrada en esa jaula recibiendo piedrazos de la tribuna local y desde la calle. No dejaban salir a la gente ni a las ambulancias que de por sí tardaron una eternidad. Esto no debe pasar más. Es fútbol juvenil", cerró.

Según se ve en las imágenes -que ya se viralizaron por las redes-, el árbitro decidió expulsar a un jugador local que agredió a un rival y a partir de ahí se descontroló la situación: el expulsado reaccionó pegándole piñas y patadas. Luego, otro compañero también le pegó a otro rival y un espectador entró corriendo para tirar patadas. Acto seguido se armó la batalla campal durante un instante, prácticamente todos contra todos.

Lo preocupante de esta violenta situación fue el marco: un partido entre juveniles de 15 años de una séptima división, con familiares que participaron también de los golpes y los piedrazos, a los gritos e insultos.

Hasta el momento, cuatro días después de todo lo sucedido, no hay sanciones ni información oficial acerca de las consecuencias contra los responsables del escándalo.

Fotos gentileza: Pase a la Liga

Fue el domingo en el marco del choque entre CRIBA y Porteño, en la Liga Amateur Platense. Un fallo arbitral desató la injustificada locura entre quienes estaban mirando el encuentro y todo terminó en una batalla campal. Los jugadores tienen 15 años.

06 de diciembre de 2018

Lo que estamos acostumbrados a ver periódicamente en partidos profesionales y en el marco de una locura generalizada sin límites, ahora se vio en el ámbito formativo, con chicos de 15 años que estaban disputando un encuentro perteneciente a la Liga Amateur Platense.

Padres descontrolados ingresaron al campo de juego a agredir al árbitro -previo a los golpes que este recibió por parte de un jugador expulsado- y todo se desmadró: hubo piedrazos, una emboscada, y tres juveniles tuvieron que ser internados.

 

 

"Esto es el final del partido contra CRIBA. Esto pasa adentro de la cancha, lo que se puede ver que es mucho y lo que no se puede ver porque no queda delante de la cámara. Gente de CRIBA entrando a la cancha y agrediendo con puños y patadas a nuestros chicos, y su gente, dirigentes y familiares golpeando a nuestros chicos sin poder defenderlos porque a la hinchada visitante la encerraron antes en esa jaula", comenzó relatando la madre de uno de los jugadores visitantes, en su cuenta de Facebook.

"Nuestros chicos terminaron siendo salvajemente golpeados, lo que terminó con tres chicos trasladados en ambulancia, dos de ellos mis hijos, y el otro nuestro 10, Tomy, el más grave, ya que terminó en terapia intermedia hasta terminar el dia. Y el resto todos golpeados y nuestra gente encerrada en esa jaula recibiendo piedrazos de la tribuna local y desde la calle. No dejaban salir a la gente ni a las ambulancias que de por sí tardaron una eternidad. Esto no debe pasar más. Es fútbol juvenil", cerró.

Según se ve en las imágenes -que ya se viralizaron por las redes-, el árbitro decidió expulsar a un jugador local que agredió a un rival y a partir de ahí se descontroló la situación: el expulsado reaccionó pegándole piñas y patadas. Luego, otro compañero también le pegó a otro rival y un espectador entró corriendo para tirar patadas. Acto seguido se armó la batalla campal durante un instante, prácticamente todos contra todos.

Lo preocupante de esta violenta situación fue el marco: un partido entre juveniles de 15 años de una séptima división, con familiares que participaron también de los golpes y los piedrazos, a los gritos e insultos.

Hasta el momento, cuatro días después de todo lo sucedido, no hay sanciones ni información oficial acerca de las consecuencias contra los responsables del escándalo.

Fotos gentileza: Pase a la Liga

COMENTARIOS