Gimnasia y Central llegan a la final muy parejos
0221
0221

Gimnasia y Central, dos finalistas con muchas ilusiones y una gran paridad

Gimnasia y Rosario Central buscarán este jueves coronarse campeones por primera vez de la Copa Argentina. El Lobo lo intentará por primera vez, mientras que para el Canalla será la cuarta oportunidad, ya que fue finalista en el 2014, 2015 y 2016.

Ambos llegan llenos de ilusiones, pero también con la presión de conseguir un título que necesitan para su historia. Horas atrás Pedro Troglio manifestó que es el capítulo que le falta a su historia con Gimnasia, mientras que en Rosario muchos comentan que podría ser el último partido como técnico de Edgardo Bauza.

Dos íconos de sus clubes, que buscarán la gloria y la necesitan. Una final sin favoritos, de pronóstico reservado, con dos equipos sumamente parejos, con más defectos que virtudes y que sus mejores cualidades las encuentran más en lo anímico que en lo futbolístico.

Entre Superliga y Copa Argentina ambos llevan jugados 19 partidos en este semestre. Ni Gimnasia ni Rosario llegan al 50 por ciento de eficacia, lo que habla a las claras de dos equipos irregulares. El Lobo tiene un rendimiento del 43,85 por ciento y los Canallas del 17,36.

Ambos suman siete triunfos, mientras que las diferencias se encuentran en que el conjunto Tripero igualó 4 y perdió 8, y Rosario totalizó 6 igualdades y otras tantas derrotas.

La faz defensiva también encuentra un equilibrio, ya que los de Troglio recibieron 21 goles y los de Bauza 19. En cuanto a los goles a favor hay una ventaja de los rosarinos, que convirtieron 21 contra 15 de los mens sana. El uruguayo Silva, con 5 tantos, es el máximo artillero tripero, mientras que Fernando Zampedri con 7 y Germán Herrera con 6 los romperedes auriazules.

Otro dato a tener en cuenta es que tuvieron pocos penales a favor. Por el lado del Lobo hubo dos. Ambos los ejecutó Santiago Silva (se lo atajaron por Copa Argentina y convirtió precisamente ante Central en Copa Argentina). A los rosarinos les cobraron uno sólo y lo convirtió Marco Ruben ante Juventud Antoniana por la Copa.

DEFINICIONES DESDE EL PUNTO PENAL

Gimnasia ganó en las dos tandas de penales que tuvo que participar, con diez ejecuciones, de los cuales nueve fueron goles y el único que no convirtió fue Víctor Ayala, ya que su remate fue atajado por Franco Armani.

Por su parte Rosario ganó tres definiciones por penales. Ejecutó 16 tiros y anotó 14. Marraron Zampedri (se lo atajó el arquero de Almagro) y Caruzzo remató alto frente a Temperley.

FRENTE A FRENTE, MANO A MANO

Para seguir marcando el equilibrio entre ambas fuerzas hay que remontarse al 23 de septiembre de este año cuando igualaron 1 a 1 en 60 y 118 en el marco de la sexta fecha de la Superliga. Abrió la cuenta Leonardo Gil de tiro libre y empató Silva de penal, en un fallo polémico de Fernando Espinoza que observó una falta inexistente sobre el propio delantero.

Este jueves estarán frente a frente otra vez, en un partido de pronóstico reservado, dónde a ambos lo espera la gloria de una estrella.

Gimnasia y Rosario Central buscarán este jueves coronarse campeones por primera vez de la Copa Argentina. El Lobo lo intentará por primera vez, mientras que para el Canalla será la cuarta oportunidad, ya que fue finalista en el 2014, 2015 y 2016.

06 de diciembre de 2018

Ambos llegan llenos de ilusiones, pero también con la presión de conseguir un título que necesitan para su historia. Horas atrás Pedro Troglio manifestó que es el capítulo que le falta a su historia con Gimnasia, mientras que en Rosario muchos comentan que podría ser el último partido como técnico de Edgardo Bauza.

Dos íconos de sus clubes, que buscarán la gloria y la necesitan. Una final sin favoritos, de pronóstico reservado, con dos equipos sumamente parejos, con más defectos que virtudes y que sus mejores cualidades las encuentran más en lo anímico que en lo futbolístico.

Entre Superliga y Copa Argentina ambos llevan jugados 19 partidos en este semestre. Ni Gimnasia ni Rosario llegan al 50 por ciento de eficacia, lo que habla a las claras de dos equipos irregulares. El Lobo tiene un rendimiento del 43,85 por ciento y los Canallas del 17,36.

Ambos suman siete triunfos, mientras que las diferencias se encuentran en que el conjunto Tripero igualó 4 y perdió 8, y Rosario totalizó 6 igualdades y otras tantas derrotas.

La faz defensiva también encuentra un equilibrio, ya que los de Troglio recibieron 21 goles y los de Bauza 19. En cuanto a los goles a favor hay una ventaja de los rosarinos, que convirtieron 21 contra 15 de los mens sana. El uruguayo Silva, con 5 tantos, es el máximo artillero tripero, mientras que Fernando Zampedri con 7 y Germán Herrera con 6 los romperedes auriazules.

Otro dato a tener en cuenta es que tuvieron pocos penales a favor. Por el lado del Lobo hubo dos. Ambos los ejecutó Santiago Silva (se lo atajaron por Copa Argentina y convirtió precisamente ante Central en Copa Argentina). A los rosarinos les cobraron uno sólo y lo convirtió Marco Ruben ante Juventud Antoniana por la Copa.

DEFINICIONES DESDE EL PUNTO PENAL

Gimnasia ganó en las dos tandas de penales que tuvo que participar, con diez ejecuciones, de los cuales nueve fueron goles y el único que no convirtió fue Víctor Ayala, ya que su remate fue atajado por Franco Armani.

Por su parte Rosario ganó tres definiciones por penales. Ejecutó 16 tiros y anotó 14. Marraron Zampedri (se lo atajó el arquero de Almagro) y Caruzzo remató alto frente a Temperley.

FRENTE A FRENTE, MANO A MANO

Para seguir marcando el equilibrio entre ambas fuerzas hay que remontarse al 23 de septiembre de este año cuando igualaron 1 a 1 en 60 y 118 en el marco de la sexta fecha de la Superliga. Abrió la cuenta Leonardo Gil de tiro libre y empató Silva de penal, en un fallo polémico de Fernando Espinoza que observó una falta inexistente sobre el propio delantero.

Este jueves estarán frente a frente otra vez, en un partido de pronóstico reservado, dónde a ambos lo espera la gloria de una estrella.

COMENTARIOS