¿Cómo reaccionamos ante los problemas económicos?
0221
0221

¿Cómo reaccionamos ante los problemas económicos?

La interpretación de los hechos que nos rodean condiciona la toma decisiones de negocios. ¿Cómo reaccionamos antes los problemas económicos?

Imaginemos por unos instantes que estamos disfrutando de hacer deporte al aire libre y, de repente, se larga a llover de forma intensa. ¿Cuál es nuestra reacción? Probablemente, nuestra forma de pensar y actuar ante hechos simples y cotidianos denoten un proceso cognitivo y emocional que trasladamos a situaciones de negocios. Analicemos con detalle nuestra reacción.

1. ¿Protestamos y nos quejamos o nos adecuamos para realizar el deporte bajo la lluvia? Así como sucede con el clima, el contexto económico pude ser previsto con cierto margen de probabilidad pero no puede ser manipulado a nuestros deseos. Quejarse sobre aquello que no podemos controlar no cambia nuestra situación, la empeora.

Argentina está atravesando un proceso económico complejo. Si no logramos anticiparnos con medidas preventivas para amortiguar el impacto en nuestro negocio hoy estamos a merced de esta tormenta. Protestar y quejarse frente a lo que está fuera de nuestro control solo genera un aumento de estrés porque nos ponemos en una situación de espectador. En cambio, focalizarnos en variables que están bajo nuestro control, como por ejemplo, pronosticar situaciones futuras y trazar medidas potenciales de acción, permite situarnos en un rol activo frente a los sucesos generando una sensación de toma de control.

Para lograr esto, una pregunta interesante a responder podría ser ¿cuál es la mejor manera de actuar frente a las variables que están bajo nuestro control en el contexto actual?

2. ¿Cuál es nuestra reacción racional frente a la lluvia? ¿Seguimos con la rutina planeada o la adaptamos a cambios del clima? Si bien la lluvia afecta a todo aquel que está haciendo deporte en ese momento, no todos tenemos la misma reacción racional frente a los hechos. Lo mismo ocurre ante sucesos económicos. Una recesión afecta a la mayoría de las industrias pero no implica que a nivel individual todas actúen de igual manera.  

Desde un punto de vista económico, el objetivo de una pyme es administrar dinero. A partir de una inversión monetaria, se busca rentabilizarla lo más rápido posible tomando el menor riesgo factible. Esto es cierto, haya o no crisis. Sin embargo, las crisis exponen fallas de management que no se reflejan cuando las situación económica es próspera.

Un adecuado proceso cognitivo que identifique variables claves sobre las cuales tomar acción es indispensable para lograr apropiadas decisiones ante los cambios de contexto.

3.  ¿Cuál es nuestra reacción emocional?

Luego de tomar decisiones racionales sobre aquellas variables que están bajo nuestro control, debemos pasar a la implementación. Sin embargo, es habitual que las emociones originadas en la interpretación de los acontecimientos aceleren o retrasen la ejecución de nuestras decisiones. ¿Nos resistimos al cambio? ¿Nos apasiona enfrentar desafíos? ¿Somos optimistas? ¿Cómo enfrentamos las dudas que frenan la toma de acción?

Para sortear las reacciones emocionales es importante que, por un lado, reformulemos la interpretación de los acontecimientos y; por otro, que seamos lideres abierto y transparente cuando actuamos en conjunto con nuestro equipo de trabajo.

Argentina vive ciclos continuos de crisis. Si bien contexto condiciona nuestra pyme, nuestra reacción antes los sucesos nos posicionan. Pase lo que pase, nosotros somos responsables de nuestra reacción.

La interpretación de los hechos que nos rodean condiciona la toma decisiones de negocios. ¿Cómo reaccionamos antes los problemas económicos?

03 de diciembre de 2018

Imaginemos por unos instantes que estamos disfrutando de hacer deporte al aire libre y, de repente, se larga a llover de forma intensa. ¿Cuál es nuestra reacción? Probablemente, nuestra forma de pensar y actuar ante hechos simples y cotidianos denoten un proceso cognitivo y emocional que trasladamos a situaciones de negocios. Analicemos con detalle nuestra reacción.

1. ¿Protestamos y nos quejamos o nos adecuamos para realizar el deporte bajo la lluvia? Así como sucede con el clima, el contexto económico pude ser previsto con cierto margen de probabilidad pero no puede ser manipulado a nuestros deseos. Quejarse sobre aquello que no podemos controlar no cambia nuestra situación, la empeora.

Argentina está atravesando un proceso económico complejo. Si no logramos anticiparnos con medidas preventivas para amortiguar el impacto en nuestro negocio hoy estamos a merced de esta tormenta. Protestar y quejarse frente a lo que está fuera de nuestro control solo genera un aumento de estrés porque nos ponemos en una situación de espectador. En cambio, focalizarnos en variables que están bajo nuestro control, como por ejemplo, pronosticar situaciones futuras y trazar medidas potenciales de acción, permite situarnos en un rol activo frente a los sucesos generando una sensación de toma de control.

Para lograr esto, una pregunta interesante a responder podría ser ¿cuál es la mejor manera de actuar frente a las variables que están bajo nuestro control en el contexto actual?

2. ¿Cuál es nuestra reacción racional frente a la lluvia? ¿Seguimos con la rutina planeada o la adaptamos a cambios del clima? Si bien la lluvia afecta a todo aquel que está haciendo deporte en ese momento, no todos tenemos la misma reacción racional frente a los hechos. Lo mismo ocurre ante sucesos económicos. Una recesión afecta a la mayoría de las industrias pero no implica que a nivel individual todas actúen de igual manera.  

Desde un punto de vista económico, el objetivo de una pyme es administrar dinero. A partir de una inversión monetaria, se busca rentabilizarla lo más rápido posible tomando el menor riesgo factible. Esto es cierto, haya o no crisis. Sin embargo, las crisis exponen fallas de management que no se reflejan cuando las situación económica es próspera.

Un adecuado proceso cognitivo que identifique variables claves sobre las cuales tomar acción es indispensable para lograr apropiadas decisiones ante los cambios de contexto.

3.  ¿Cuál es nuestra reacción emocional?

Luego de tomar decisiones racionales sobre aquellas variables que están bajo nuestro control, debemos pasar a la implementación. Sin embargo, es habitual que las emociones originadas en la interpretación de los acontecimientos aceleren o retrasen la ejecución de nuestras decisiones. ¿Nos resistimos al cambio? ¿Nos apasiona enfrentar desafíos? ¿Somos optimistas? ¿Cómo enfrentamos las dudas que frenan la toma de acción?

Para sortear las reacciones emocionales es importante que, por un lado, reformulemos la interpretación de los acontecimientos y; por otro, que seamos lideres abierto y transparente cuando actuamos en conjunto con nuestro equipo de trabajo.

Argentina vive ciclos continuos de crisis. Si bien contexto condiciona nuestra pyme, nuestra reacción antes los sucesos nos posicionan. Pase lo que pase, nosotros somos responsables de nuestra reacción.

COMENTARIOS