Impulsan la regularización de 2.000 lotes para viviendas
0221
0221

Impulsan la regularización de 2.000 lotes para que puedan ser destinados a viviendas

Son 56 proyectos que fueron autorizados por la gestión comunal anterior sin respetar las zonificaciones del Código de Ordenamiento Urbano y la Ley de Uso de Suelo. Están ubicados en la periferia platense y sus propietarios no pueden avanzar con los finales de obra y la provisión de algunos servicios. Hay unos 17 mil platenses que ya viven en esos lugares.

El intendente Julio Garro envió al Concejo Deliberante el texto de una ordenanza para regularizar los dominios de unos 2.150 lotes incluidos en 56 proyectos de urbanización que fueron autorizados a través de decretos en la anterior gestión municipal con indicadores urbanísticos que correspondían a áreas urbanas linderas según lo establece en el Código de Ordenamiento Urbano y Territorial (ordenanza 10703) y el decreto ley provincial de uso de suelo (8912/77) respecto de la zonificación. Son, según indicaron fuentes municipales, lotes ubicados en distintas zonas de la periferia, en sectores catalogados como rurales o complementarios, con subdivisiones inferiores a las permitidas.

Olmos, City Bell, Melchor Romero, Gorina, El Peligro, Arturo Seguí, Arana, Hernandez, Etcheverry, Abasto, son algunas de las zonas donde están esos emprendimientos inmobiliarios, algunos de los cuales ya fueron construidos e involucran a alrededor de 17 mil platenses. Por eso el proyecto prevé, además, "admitir el uso de vivienda multifamiliar, con carácter excepcional, para los desarrollos inmobiliarios".

La regulación que encara ahora el Departamento Ejecutivo está vinculada, según se informó, con la necesidad de darles a esos lotes el encuadre legal necesario para, por ejemplo, acceder al final de obra que expide el propio municipio y que a su vez en un requisito necesario para poder tramitar algunos servicios.

En la práctica, la ordenanza implica aplicar criterios previstos para las “área urbana” de la zonificación del distrito en áreas que figuran como “complementarias y rurales”. Eso posibilita recurrir a parcelamientos de dimensiones inferiores a las permitidas en ese sectores, que es donde están insertos los emprendimientos urbanísticos en cuestión.

“Nos encontramos ante el hecho que los compradores de ‘buena fe’ de las parcelas o unidades funcionales reclaman la aprobación de los correspondientes permisos de obra a construir con la dificultad de avanzar ante las irregularidades expuestas”, dice un tramo de los fundamentos de la iniciativa que ya está en el Concejo Deliberante y fue firmada por la secretaria de Desarrollo Urbano y Económico, Ileana Cid. Y el objetivo es “subsanar las irregularidades detectadas”.

La ordenanza, entonces, pretende aprobar esos decretos firmados entre 2013 y 2015, los cuales autorizaban a usar indicadores urbanísticos y condiciones de parcelamiento que correspondían al “área aledaña” a cada uno de esos proyectos inmobiliarios.

La ordenanza tiene como anexo una planilla con los 56 proyectos, su ubicación, el tipo de zonificación original, el decreto que autorizó su avance y el estado del trámite en la Dirección de Obras Particulares, así como la cantidad de parcelas que tiene cada uno de ellos.

Para ordenar los proyectos, la Comuna propone su división en tres grupos de acuerdo al nivel de irregularidades de cada uno. Todo están catalogados como "fuera de zona", pero en el Grupo 1 están los barrios “con aprobación municipal y con aprobación provincial”; en el Grupo 2 figuran los que tienen aprobación de la Comuna pero no de la Provincia; y en el Grupo 3 los que no tienen ninguna de los aprobaciones emitidas.

Dos ejemplo de los más importantes: un emprendimiento en 446 y 135 de City Bell donde se generaron 723 parcelas y otro en 467 y 160 de la misma zona del distrito donde lo lotes del emprendimiento son 333.

 

 

 

 

Son 56 proyectos que fueron autorizados por la gestión comunal anterior sin respetar las zonificaciones del Código de Ordenamiento Urbano y la Ley de Uso de Suelo. Están ubicados en la periferia platense y sus propietarios no pueden avanzar con los finales de obra y la provisión de algunos servicios. Hay unos 17 mil platenses que ya viven en esos lugares.

08 de noviembre de 2018

El intendente Julio Garro envió al Concejo Deliberante el texto de una ordenanza para regularizar los dominios de unos 2.150 lotes incluidos en 56 proyectos de urbanización que fueron autorizados a través de decretos en la anterior gestión municipal con indicadores urbanísticos que correspondían a áreas urbanas linderas según lo establece en el Código de Ordenamiento Urbano y Territorial (ordenanza 10703) y el decreto ley provincial de uso de suelo (8912/77) respecto de la zonificación. Son, según indicaron fuentes municipales, lotes ubicados en distintas zonas de la periferia, en sectores catalogados como rurales o complementarios, con subdivisiones inferiores a las permitidas.

Olmos, City Bell, Melchor Romero, Gorina, El Peligro, Arturo Seguí, Arana, Hernandez, Etcheverry, Abasto, son algunas de las zonas donde están esos emprendimientos inmobiliarios, algunos de los cuales ya fueron construidos e involucran a alrededor de 17 mil platenses. Por eso el proyecto prevé, además, "admitir el uso de vivienda multifamiliar, con carácter excepcional, para los desarrollos inmobiliarios".

La regulación que encara ahora el Departamento Ejecutivo está vinculada, según se informó, con la necesidad de darles a esos lotes el encuadre legal necesario para, por ejemplo, acceder al final de obra que expide el propio municipio y que a su vez en un requisito necesario para poder tramitar algunos servicios.

En la práctica, la ordenanza implica aplicar criterios previstos para las “área urbana” de la zonificación del distrito en áreas que figuran como “complementarias y rurales”. Eso posibilita recurrir a parcelamientos de dimensiones inferiores a las permitidas en ese sectores, que es donde están insertos los emprendimientos urbanísticos en cuestión.

“Nos encontramos ante el hecho que los compradores de ‘buena fe’ de las parcelas o unidades funcionales reclaman la aprobación de los correspondientes permisos de obra a construir con la dificultad de avanzar ante las irregularidades expuestas”, dice un tramo de los fundamentos de la iniciativa que ya está en el Concejo Deliberante y fue firmada por la secretaria de Desarrollo Urbano y Económico, Ileana Cid. Y el objetivo es “subsanar las irregularidades detectadas”.

La ordenanza, entonces, pretende aprobar esos decretos firmados entre 2013 y 2015, los cuales autorizaban a usar indicadores urbanísticos y condiciones de parcelamiento que correspondían al “área aledaña” a cada uno de esos proyectos inmobiliarios.

La ordenanza tiene como anexo una planilla con los 56 proyectos, su ubicación, el tipo de zonificación original, el decreto que autorizó su avance y el estado del trámite en la Dirección de Obras Particulares, así como la cantidad de parcelas que tiene cada uno de ellos.

Para ordenar los proyectos, la Comuna propone su división en tres grupos de acuerdo al nivel de irregularidades de cada uno. Todo están catalogados como "fuera de zona", pero en el Grupo 1 están los barrios “con aprobación municipal y con aprobación provincial”; en el Grupo 2 figuran los que tienen aprobación de la Comuna pero no de la Provincia; y en el Grupo 3 los que no tienen ninguna de los aprobaciones emitidas.

Dos ejemplo de los más importantes: un emprendimiento en 446 y 135 de City Bell donde se generaron 723 parcelas y otro en 467 y 160 de la misma zona del distrito donde lo lotes del emprendimiento son 333.

 

 

 

 

COMENTARIOS