0221
0221

Bailina rompió el hielo: la heladería platense que cortó con toda una tradición familiar

Con la reciente apertura de su primer local en diagonal 74 y 9, la heladería trae a la ciudad el concepto italiano del producto. Materia prima y maquinaria europea, serán parte de una estrategia que cuenta con sabores innovadores, como zanahoria con naranja.

“Bailina” abrió este jueves y llegó para quedarse: la novedosa heladería que utiliza maquinaria y materia prima importada de Italia, con sabores innovadores y producción a la vista. Su dueño, el platense Lucas Di Berardino, tiene una historia muy particular. La tradición familiar hace más de sesenta años es la panadería, cuando sus abuelos fundaron “Nogui”, que tienen cinco sucursales repartidas por la ciudad. Pero Lucas rompió con esa herencia. “En el invierno vendemos bien en la panadería, pero en verano no, entonces empezamos a buscar como zafar de eso y surgió el helado como alternativa”, aseguró el joven de 25 años a 0221.com.ar.

Un viaje a Italia, una idea y un sueño hecho realidad. “En Italia son los número uno en helados, una vez por año en un pueblo hacen una feria que es la más importante a nivel mundial”, explicó Di Berardino, a su vez que contó que realizó un gran esfuerzo para traer la maquinaria especial desde el país europeo, además de la materia prima para la elaboración de los helados.

Justamente la producción es a la vista, y según cuenta, utilizan productos naturales, sin envasados ni conservantes. Con sabores innovadores como zanahoria con naranja o limón con albahaca, a los habituales y más conocidos helados al agua, opciones de chantilly, dulces de leche, chocolates y cremas. También existe la posibilidad de armar tu combo con una galleta rellena por cualquiera de los gustos, la opción de agregar topping (coberturas) que pueden ser chocolates, pasas de uva, cerezas, nueces, almendras y galletitas.

Como si fuese poco, ofrecen un servicio de cafetería acompañado de especialidades pasteleras como palmeritas y alfajores, o también chocolates.

En la presentación de este jueves Lucas estuvo acompañado por su novia Marianela Sabino, quien lo sigue en el emprendimiento; su familia y amigos, y además Carolina Camacho, una chef colombiana que llegó exclusivamente desde Italia para la estar en la apertura del nuevo espacio.

“Creazione di gelato”, que en español significa “creación de helado”, es el lema de Bailina, que tratará de imponerse en un mundo donde muchos creen que ya está todo inventado. “Lo vamos a hacer atendiendo bien y dando un buen producto, estamos para darle lo que la gente quiere”, cerró Lucas.

La heladería está ubicada en la imponente esquina de diagonal 74 y 9, abre de lunes a lunes desde las 13 hasta la 1 de la mañana. El kilo de helado cuesta $350, mientras que el medio $190 y el cuarto $100.

Todos los productos se encuentran en sus redes sociales, ya sea Instagram o Facebook.

Con la reciente apertura de su primer local en diagonal 74 y 9, la heladería trae a la ciudad el concepto italiano del producto. Materia prima y maquinaria europea, serán parte de una estrategia que cuenta con sabores innovadores, como zanahoria con naranja.

17 de noviembre de 2018

“Bailina” abrió este jueves y llegó para quedarse: la novedosa heladería que utiliza maquinaria y materia prima importada de Italia, con sabores innovadores y producción a la vista. Su dueño, el platense Lucas Di Berardino, tiene una historia muy particular. La tradición familiar hace más de sesenta años es la panadería, cuando sus abuelos fundaron “Nogui”, que tienen cinco sucursales repartidas por la ciudad. Pero Lucas rompió con esa herencia. “En el invierno vendemos bien en la panadería, pero en verano no, entonces empezamos a buscar como zafar de eso y surgió el helado como alternativa”, aseguró el joven de 25 años a 0221.com.ar.

Un viaje a Italia, una idea y un sueño hecho realidad. “En Italia son los número uno en helados, una vez por año en un pueblo hacen una feria que es la más importante a nivel mundial”, explicó Di Berardino, a su vez que contó que realizó un gran esfuerzo para traer la maquinaria especial desde el país europeo, además de la materia prima para la elaboración de los helados.

Justamente la producción es a la vista, y según cuenta, utilizan productos naturales, sin envasados ni conservantes. Con sabores innovadores como zanahoria con naranja o limón con albahaca, a los habituales y más conocidos helados al agua, opciones de chantilly, dulces de leche, chocolates y cremas. También existe la posibilidad de armar tu combo con una galleta rellena por cualquiera de los gustos, la opción de agregar topping (coberturas) que pueden ser chocolates, pasas de uva, cerezas, nueces, almendras y galletitas.

Como si fuese poco, ofrecen un servicio de cafetería acompañado de especialidades pasteleras como palmeritas y alfajores, o también chocolates.

En la presentación de este jueves Lucas estuvo acompañado por su novia Marianela Sabino, quien lo sigue en el emprendimiento; su familia y amigos, y además Carolina Camacho, una chef colombiana que llegó exclusivamente desde Italia para la estar en la apertura del nuevo espacio.

“Creazione di gelato”, que en español significa “creación de helado”, es el lema de Bailina, que tratará de imponerse en un mundo donde muchos creen que ya está todo inventado. “Lo vamos a hacer atendiendo bien y dando un buen producto, estamos para darle lo que la gente quiere”, cerró Lucas.

La heladería está ubicada en la imponente esquina de diagonal 74 y 9, abre de lunes a lunes desde las 13 hasta la 1 de la mañana. El kilo de helado cuesta $350, mientras que el medio $190 y el cuarto $100.

Todos los productos se encuentran en sus redes sociales, ya sea Instagram o Facebook.

COMENTARIOS

Con la reciente apertura de su primer local en diagonal 74 y 9, la heladería trae a la ciudad el concepto italiano del producto. Materia prima y maquinaria europea, serán parte de una estrategia que cuenta con sabores innovadores, como zanahoria con naranja.