Crecimiento urbano, accidentes de tránsito y el penal: entrevista al delegado de Olmos
0221
0221

Crecimiento urbano, accidentes de tránsito y el penal: entrevista al delegado de Olmos

El titular del centro comunal de avenida 44 no esquivó ningún tema sobre una de las localidades que más se expandió en los últimos años y donde los valores de los terrenos ya alcanzaron a los de City Bell. “Solucionar los problemas de todos es imposible, pero buscamos el beneficio de la mayor cantidad de vecinos”, dijo a 0221.com.ar a casi ocho meses de haber comenzado su gestión.

Mujeres y hombres acodados en el mostrador, filas para el cajero y boletas que van y vienen. Pasadas las 9 de la mañana del jueves, las oficinas del centro comunal de Lisandro Olmos ya funcionaban a toda máquina, casi como una mini municipalidad ubicada a 15 kilómetros del casco fundacional de la ciudad. Después de resolver un problema con un proveedor, se abrió la puerta del despacho de Mario Mori, el tercer administrador de la delegación de 44 entre 196 y 197 en poco más de un año. 

"Por miedo a lo que dijeran, en otras gestiones no se atendía al vecino. Nosotros vinimos con una visión completamente distinta. Primero escuchamos a la gente, tratamos de entenderla y no le prometemos soluciones con día y horario, porque puede haber complicaciones por el clima, el combustible o faltante de recursos", empezó el titular del edificio "Pedro Cardellini", uno de los dos inmuebles construidos por la empresa Walmart en 1997 para poder instalarse en la ciudad. 

Mori se desempeñó al frente de la Dirección de Mediación hasta que Liliana Lucha asumió su banca en el Concejo Deliberante. Así se metió de lleno en el día a día de la localidad en la que vive hace más de 30 años, prácticamente el mismo tiempo que lleva como trabajador municipal. El hombre de 57 años -también dueño de una canchita de fútbol 5 de la zona- recorrió distintas áreas de la Comuna: empezó en Planeamiento, pasó por Industria y Comercio, Obras Particulares, el Estadio Ciudad de La Plata y la terminal de ómnibus. 

"Del otro lado del mostrador siempre se ve todo distinto. Sos empleado, te vas a tu casa y se termina. Como funcionario sigue. Cada tormenta la pasamos acá adentro, de guardia. Nunca me había tocado una delegación, son complicadas, te llevan mucho tiempo", confesó. Y siguió: "Solucionar el problema a todos es imposible, pero buscamos el beneficio de la mayor cantidad de vecinos". 

EN PERMANENTE EXPANSIÓN

En casi dos décadas, Olmos duplicó su población: ya son más de 30.000 personas. Y, como ocurrió desde el inicio, la localidad se extendió siempre desde los márgenes de la cárcel hacia afuera por el valor de los terrenos. 

"Son incomprables", dijo Mori. Y no se equivoca. Por un lote en las principales arterias -cercanas al centro y a la delegación- ya están pidiendo 150.000 dólares. "Tres cuadras para adentro, tienen un precio de 100.000, 80.000 dólares, prácticamente lo que cobran en City Bell. Por eso la gente se fue extendiendo hacia afuera, buscando otras posibilidades", agregó.

El crecimiento del barrio suele tener su correlato negativo en los servicios públicos. "Siempre que modificas algo, complicas", reconoció Mori a este portal. Sin embargo destacó el buen funcionamiento, en especial el de la Cooperativa de Agua Potable de Olmos. "Ponen el medidor en la puerta y cobran el consumo. No es más caro que ABSA, el suministro es muy bueno. Hay presión asegurada y si se producen pérdidas, tenés personal a los diez minutos", subrayó. 

LA PROBLEMÁTICA VIAL

Con 55 víctimas fatales en lo que va del año, los accidentes de tránsito son una de las principales problemáticas de la ciudad. Como ya contó 0221.com.ar, las colisiones se dan con mayor frecuencia los días domingo en las principales avenidas platenses. Olmos no escapa al flagelo y hasta dos trabajadores de la delegación se encuentran internados hace más de veinte días luego de que el conductor de una camioneta embistiera la moto en la que viajaban. 

"Fue en 208 y 32, los chocaron de frente", comentó Mori. Sin ir más lejos, la zona cerraba septiembre de luto: una automovilista que atropelló y mató a un chico de 16 años en 44 y 187 y luego se dio a la fuga. 

Para el administrador del centro comunal la solución no pasa por más semáforos ni lomas de burro en la zona, sino en mayores controles de alcoholemia. "Todos los problemas que tenemos en la zona es por alcohol. Deberíamos combatirlo más fuerte, aunque se hagan operativos", hizo un mea culpa. 

RELACIÓN FLUIDA 

El penal de Olmos, con más de 3.300 internos, es uno de los más superpoblados de la provincia de Buenos Aires y con reiteradas denuncias por las gravosas condiciones de encierro y aislamiento. Pero también uno de los pilares alrededor del que se mueve gran parte de la actividad de la localidad.

"Hace poco tuvimos una reunión por el tema de la evacuación por accidentes, incendio o fuga. Tomamos precauciones, pero hay una muy buena relación", dijo Mori. Sin embargo, aclaró: "De la línea municipal para adentro es de ellos, de la línea para afuera, la Policía Bonaerense o Local". 

Además, el delegado subrayó que intervienen tras los conflictos de los reclusos. "Cuando se hacen requisas se genera basura, que nosotros tenemos que ir a buscar", expresó. 

El vínculo no termina ahí. Los integrantes de los talleres de carpintería, herrería, mecánica, panadería o confitería de esa unidad del Servicio Penitenciario también suelen ser mano de obra para el centro comunal. Hasta hicieron la torta para el 107° aniversario de la localidad, que -luego de la suspensión de los festejos por mal clima- terminaron donando a los jardines de infantes. "Igual mandar a hacer cosas ahí representa un dinero", recalcó. 

En el cierre de la charla, volvió a abrirse la puerta y apareció la estrella de la delegación: "la Negra", una perra rescatada y cuidada por todos los trabajadores del edificio. "La amo", dijo Mori. Después de recibir varios mimos, la simpática mascota bajó las escaleras y se fue al sol, junto al escritorio en el que estaba una gata gris. Sin dudas, un espacio "pet friendly". 

El titular del centro comunal de avenida 44 no esquivó ningún tema sobre una de las localidades que más se expandió en los últimos años y donde los valores de los terrenos ya alcanzaron a los de City Bell. “Solucionar los problemas de todos es imposible, pero buscamos el beneficio de la mayor cantidad de vecinos”, dijo a 0221.com.ar a casi ocho meses de haber comenzado su gestión.

06 de octubre de 2018

Mujeres y hombres acodados en el mostrador, filas para el cajero y boletas que van y vienen. Pasadas las 9 de la mañana del jueves, las oficinas del centro comunal de Lisandro Olmos ya funcionaban a toda máquina, casi como una mini municipalidad ubicada a 15 kilómetros del casco fundacional de la ciudad. Después de resolver un problema con un proveedor, se abrió la puerta del despacho de Mario Mori, el tercer administrador de la delegación de 44 entre 196 y 197 en poco más de un año. 

"Por miedo a lo que dijeran, en otras gestiones no se atendía al vecino. Nosotros vinimos con una visión completamente distinta. Primero escuchamos a la gente, tratamos de entenderla y no le prometemos soluciones con día y horario, porque puede haber complicaciones por el clima, el combustible o faltante de recursos", empezó el titular del edificio "Pedro Cardellini", uno de los dos inmuebles construidos por la empresa Walmart en 1997 para poder instalarse en la ciudad. 

Mori se desempeñó al frente de la Dirección de Mediación hasta que Liliana Lucha asumió su banca en el Concejo Deliberante. Así se metió de lleno en el día a día de la localidad en la que vive hace más de 30 años, prácticamente el mismo tiempo que lleva como trabajador municipal. El hombre de 57 años -también dueño de una canchita de fútbol 5 de la zona- recorrió distintas áreas de la Comuna: empezó en Planeamiento, pasó por Industria y Comercio, Obras Particulares, el Estadio Ciudad de La Plata y la terminal de ómnibus. 

"Del otro lado del mostrador siempre se ve todo distinto. Sos empleado, te vas a tu casa y se termina. Como funcionario sigue. Cada tormenta la pasamos acá adentro, de guardia. Nunca me había tocado una delegación, son complicadas, te llevan mucho tiempo", confesó. Y siguió: "Solucionar el problema a todos es imposible, pero buscamos el beneficio de la mayor cantidad de vecinos". 

EN PERMANENTE EXPANSIÓN

En casi dos décadas, Olmos duplicó su población: ya son más de 30.000 personas. Y, como ocurrió desde el inicio, la localidad se extendió siempre desde los márgenes de la cárcel hacia afuera por el valor de los terrenos. 

"Son incomprables", dijo Mori. Y no se equivoca. Por un lote en las principales arterias -cercanas al centro y a la delegación- ya están pidiendo 150.000 dólares. "Tres cuadras para adentro, tienen un precio de 100.000, 80.000 dólares, prácticamente lo que cobran en City Bell. Por eso la gente se fue extendiendo hacia afuera, buscando otras posibilidades", agregó.

El crecimiento del barrio suele tener su correlato negativo en los servicios públicos. "Siempre que modificas algo, complicas", reconoció Mori a este portal. Sin embargo destacó el buen funcionamiento, en especial el de la Cooperativa de Agua Potable de Olmos. "Ponen el medidor en la puerta y cobran el consumo. No es más caro que ABSA, el suministro es muy bueno. Hay presión asegurada y si se producen pérdidas, tenés personal a los diez minutos", subrayó. 

LA PROBLEMÁTICA VIAL

Con 55 víctimas fatales en lo que va del año, los accidentes de tránsito son una de las principales problemáticas de la ciudad. Como ya contó 0221.com.ar, las colisiones se dan con mayor frecuencia los días domingo en las principales avenidas platenses. Olmos no escapa al flagelo y hasta dos trabajadores de la delegación se encuentran internados hace más de veinte días luego de que el conductor de una camioneta embistiera la moto en la que viajaban. 

"Fue en 208 y 32, los chocaron de frente", comentó Mori. Sin ir más lejos, la zona cerraba septiembre de luto: una automovilista que atropelló y mató a un chico de 16 años en 44 y 187 y luego se dio a la fuga. 

Para el administrador del centro comunal la solución no pasa por más semáforos ni lomas de burro en la zona, sino en mayores controles de alcoholemia. "Todos los problemas que tenemos en la zona es por alcohol. Deberíamos combatirlo más fuerte, aunque se hagan operativos", hizo un mea culpa. 

RELACIÓN FLUIDA 

El penal de Olmos, con más de 3.300 internos, es uno de los más superpoblados de la provincia de Buenos Aires y con reiteradas denuncias por las gravosas condiciones de encierro y aislamiento. Pero también uno de los pilares alrededor del que se mueve gran parte de la actividad de la localidad.

"Hace poco tuvimos una reunión por el tema de la evacuación por accidentes, incendio o fuga. Tomamos precauciones, pero hay una muy buena relación", dijo Mori. Sin embargo, aclaró: "De la línea municipal para adentro es de ellos, de la línea para afuera, la Policía Bonaerense o Local". 

Además, el delegado subrayó que intervienen tras los conflictos de los reclusos. "Cuando se hacen requisas se genera basura, que nosotros tenemos que ir a buscar", expresó. 

El vínculo no termina ahí. Los integrantes de los talleres de carpintería, herrería, mecánica, panadería o confitería de esa unidad del Servicio Penitenciario también suelen ser mano de obra para el centro comunal. Hasta hicieron la torta para el 107° aniversario de la localidad, que -luego de la suspensión de los festejos por mal clima- terminaron donando a los jardines de infantes. "Igual mandar a hacer cosas ahí representa un dinero", recalcó. 

En el cierre de la charla, volvió a abrirse la puerta y apareció la estrella de la delegación: "la Negra", una perra rescatada y cuidada por todos los trabajadores del edificio. "La amo", dijo Mori. Después de recibir varios mimos, la simpática mascota bajó las escaleras y se fue al sol, junto al escritorio en el que estaba una gata gris. Sin dudas, un espacio "pet friendly". 

COMENTARIOS