Le dictaron la prisión preventiva a la exesposa del zapatero asesinado en La Loma
0221
0221

Le dictaron la prisión preventiva a la exesposa del zapatero asesinado en La Loma

Sofía Magdalena Pantoja seguirá detenida hasta el juicio oral por el crimen de Jorge Pereira, descubierto en la madrugada del 3 de mayo pasado.

La justicia Penal de La Plata dictó la prisión preventiva para Sofía Magdalena Pantoja, la esposa de Jorge Pereira el zapatero asesinado el pasado 3 de mayo en su vivienda de 48 entre 19 y 20. Seguirá detenida hasta el juicio oral luego de prosperar el planteo del fiscal Marcelo Romero. La mujer está procesada por "homicidio triplemente agravado por el vínculo, ensañamiento y codicia", según se desprende del expediente. El delito se paga con prisión perpetua.

Al momento del hallazgo del cuerpo la única persona presente en la vivienda era la propia exesposa. La relación entre ellos era muy mala, estaban separados, pero compartían el espacio habitacional.

La víctima, de 56 años, fue hallada sin vida en la habitación de su casa. Tenía un corte en el cuello del lado izquierdo de unos 10 de centímetros de largo, otro corte en la mano izquierda y siete puñaladas en el omóplato, también del lado izquierdo. Según la autopsia, Pereyra fue atacado por sorpresa, por la espalda, mientras dormía.

Su exesposa llamó al 911 pasada la medianoche del miércoles, tras escuchar ruidos en la pieza al lado de la suya del primer piso. La hipótesis del robo, sin embargo, quedó descartada. En la escena del crimen no faltó nada. Además de un cajón de ropa de la acusada se secuestraron dos armas blancas compatibles con las lesiones que presentaba el cadáver. “El homicidio no fue azaroso siempre estuvo dirigido” a Pereyra, sostuvo el fiscal Romero en su pedido de detención avalado por el juez de Garantías, Juan Pablo Masi, quien, además, dictó la preventiva.

La primera de las pistas las aportó el hijo de la víctima y la acusada. Dijo que la relación entre ellos era “muy mala” y que “peleaban” constantemente por la propiedad de la casa y el auto, bienes gananciales de su etapa matrimonial.

“El problema eran los bienes gananciales, más precisamente la plata, mi cuñada quería quedarse con todo y que mi hermano se fuera, poner todo a nombre de los hijos y él no quería (…) se iba a quedar sin nada, tenía que alquilar un lugar, empezar de vuelta”, declaró la hermana de la víctima. Otra testigo aseguró que la acusada le dijo en una oportunidad: “Ese enano de mierda me tiene podrida, lo voy a terminar matando”.

El matrimonio estaba roto pero vivían bajo mismo techo, en habitaciones separadas. En el marco de la investigación, peritos detectaron sangre de Pereyra en la cama y en el camisón de Pantoja. También en un guante de jardinería que era utilizado por ella para los quehaceres domésticos.

Las evidencias en el expediente son contundentes. Todos los testigos hablaron de una mala relación y de amenazas de muerte de Pantoja a Pereyra. En las intimidaciones siempre aparecía la figura de “lo voy a matar a cuchillazos”. Al parecer, la mujer cumplió sus promesas.

El fiscal fue claro en su resolución: “Mintió Pantoja”. Contra esa falta de credibilidad deberá luchar la defensa, entre otros frentes.

Sofía Magdalena Pantoja seguirá detenida hasta el juicio oral por el crimen de Jorge Pereira, descubierto en la madrugada del 3 de mayo pasado.

18 de octubre de 2018

La justicia Penal de La Plata dictó la prisión preventiva para Sofía Magdalena Pantoja, la esposa de Jorge Pereira el zapatero asesinado el pasado 3 de mayo en su vivienda de 48 entre 19 y 20. Seguirá detenida hasta el juicio oral luego de prosperar el planteo del fiscal Marcelo Romero. La mujer está procesada por "homicidio triplemente agravado por el vínculo, ensañamiento y codicia", según se desprende del expediente. El delito se paga con prisión perpetua.

Al momento del hallazgo del cuerpo la única persona presente en la vivienda era la propia exesposa. La relación entre ellos era muy mala, estaban separados, pero compartían el espacio habitacional.

La víctima, de 56 años, fue hallada sin vida en la habitación de su casa. Tenía un corte en el cuello del lado izquierdo de unos 10 de centímetros de largo, otro corte en la mano izquierda y siete puñaladas en el omóplato, también del lado izquierdo. Según la autopsia, Pereyra fue atacado por sorpresa, por la espalda, mientras dormía.

Su exesposa llamó al 911 pasada la medianoche del miércoles, tras escuchar ruidos en la pieza al lado de la suya del primer piso. La hipótesis del robo, sin embargo, quedó descartada. En la escena del crimen no faltó nada. Además de un cajón de ropa de la acusada se secuestraron dos armas blancas compatibles con las lesiones que presentaba el cadáver. “El homicidio no fue azaroso siempre estuvo dirigido” a Pereyra, sostuvo el fiscal Romero en su pedido de detención avalado por el juez de Garantías, Juan Pablo Masi, quien, además, dictó la preventiva.

La primera de las pistas las aportó el hijo de la víctima y la acusada. Dijo que la relación entre ellos era “muy mala” y que “peleaban” constantemente por la propiedad de la casa y el auto, bienes gananciales de su etapa matrimonial.

“El problema eran los bienes gananciales, más precisamente la plata, mi cuñada quería quedarse con todo y que mi hermano se fuera, poner todo a nombre de los hijos y él no quería (…) se iba a quedar sin nada, tenía que alquilar un lugar, empezar de vuelta”, declaró la hermana de la víctima. Otra testigo aseguró que la acusada le dijo en una oportunidad: “Ese enano de mierda me tiene podrida, lo voy a terminar matando”.

El matrimonio estaba roto pero vivían bajo mismo techo, en habitaciones separadas. En el marco de la investigación, peritos detectaron sangre de Pereyra en la cama y en el camisón de Pantoja. También en un guante de jardinería que era utilizado por ella para los quehaceres domésticos.

Las evidencias en el expediente son contundentes. Todos los testigos hablaron de una mala relación y de amenazas de muerte de Pantoja a Pereyra. En las intimidaciones siempre aparecía la figura de “lo voy a matar a cuchillazos”. Al parecer, la mujer cumplió sus promesas.

El fiscal fue claro en su resolución: “Mintió Pantoja”. Contra esa falta de credibilidad deberá luchar la defensa, entre otros frentes.

COMENTARIOS