De qué se trata la ESI, la polémica ley que generó la furia "provida" en La Plata
0221
0221

De qué se trata la ESI, la polémica ley que generó la furia "provida" en La Plata

Es un Programa Nacional de Educación Sexual Integral que fue aprobado en el Congreso nacional en 2006 y estipula que todos los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a recibir esta educación. La norma rige tanto en establecimientos -jardines, primarias y secundarias- de gestión estatal como privada, sea cual sea su orientación religiosa.

Pornografía, clases de masturbación e "ideología de género" son algunas de las prácticas que se le endilgan a la Ley de Educación Sexual Integral (ESI), sancionada en 2006 por el Congreso de la Nación y que todavía, a 12 años de su promulgación, continúa sin reglamentarse.

El escándalo y posterior escrache en la escuela Media 8 de nuestra ciudad, donde un grupo de activistas "provida" irrumpió en el turno de Adultos para manifestarse en contra de esta ley y sus contenidos, reavivó el debate acerca de qué debería enseñársele a los nenes y nenas del país y la provincia.

En su primer artículo, la ley prevé que "todos los educandos tienen derecho a recibir educación sexual integral en los establecimientos educativos públicos, de gestión estatal y privada de las jurisdicciones nacional, provincial, de CABA y municipal". En esa breve introducción se determina uno de los puntos claves de la norma: rige en todas las escuelas del país, tanto públicas como privadas, algo que restringe las supuestas autonomías de los establecimientos educativos católicos o de otras religiones.

En esa línea, el programa de ESI pretende cumplir con otras normativas legales tales como la ley 25.673 de Salud Sexual y Procreación Responsable, la 23.849 de Ratificación de la Convención de los Derechos del Niño, la 23.179 de Ratificación de la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación con la mujer -que cuenta con rango constitucional-, la 26.061 de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes y demás leyes generales de educación en la Nación.

Así, la ESI está íntegramente relacionada con al menos cuatro otras leyes que rigen en el territorio nacional. Los objetivos son "incorporar la educación sexual integral dentro de las propuestas educativas orientadas a la formación armónica, equilibrada y permanente de las personas; asegurar la transmisión de conocimientos pertinentes, precisos, confiables y actualizados sobre los distintos aspectos involucrados en la educación sexual integral; promover actitudes responsables ante la sexualidad; prevenir los problemas relacionados con la salud en general y la salud sexual y reproductiva en particular y procurar igualdad de trato y oportunidades para varones y mujeres".

El texto prevé que cada jurisdicción -nacional, provincial, de CABA y municipal- garantice la realización obligatoria de "acciones educativas sistemáticas para el cumplimiento del programa", y que cada establecimiento adapte sus propuestas a la realidad sociocultural que los rodea. Los lineamientos curriculares son asesorados por una comisión interdisciplinaria de especialistas convocada por el ministerio de Educación (ahora de Educación y Cultura), en consulta con el Consejo Federal de Cultura y Educación, organismo creado por ley en 1979. 

En términos concretos, la ESI amplía la información sobre "aspectos biológicos, fisiológicos, genéticos, psicológicos, éticos, jurídicos y pedagógicos en relación con la sexualidad de niños, niñas y adolescentes", promueve la "comprensión y el acompañamiento en la maduración afectiva del niño, niña y adolescente ayudándolo a formar su sexualidad y preparándolo para entablar relaciones interpersonales positivas" y vincula "más estrechamente la escuela y la familia para el logro de los objetivos del programa".

Según el material didáctico lanzado por el Ministerio de Educación, en la etapa inicial se buscará "propiciar el conocimiento del cuerpo humano, brindando información básica sobre la dimensión anatómica y fisiológica de la sexualidad pertinente para cada edad y grupo escolar; promover hábitos de cuidado del cuerpo y promoción de la salud en general y la salud sexual y reproductiva en particular y presentar oportunidades para el conocimiento y el respeto de sí mismo/a y de su propio cuerpo, con sus cambios y continuidades tanto en su aspecto físico como en sus necesidades, sus emociones y sentimientos y sus modos de expresión". 

En la web del Ministerio también hay cuadernillos y material de trabajo para la primaria, secundaria y jóvenes y adultos, además de educación especial. Tal y como advierten en uno de los folletos, la ESI "contribuye a que los chicos y chicas aprendan sobre la igualdad de derechos entre varones y mujeres, puedan decidir con responsabilidad cuándo comienzan sus relaciones sexuales, eviten los embarazos no deseados, las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) y construyan un análisis crítico de los distintos mensajes cotidianos sobre la sexualidad". 

Es un Programa Nacional de Educación Sexual Integral que fue aprobado en el Congreso nacional en 2006 y estipula que todos los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a recibir esta educación. La norma rige tanto en establecimientos -jardines, primarias y secundarias- de gestión estatal como privada, sea cual sea su orientación religiosa.

18 de octubre de 2018

Pornografía, clases de masturbación e "ideología de género" son algunas de las prácticas que se le endilgan a la Ley de Educación Sexual Integral (ESI), sancionada en 2006 por el Congreso de la Nación y que todavía, a 12 años de su promulgación, continúa sin reglamentarse.

El escándalo y posterior escrache en la escuela Media 8 de nuestra ciudad, donde un grupo de activistas "provida" irrumpió en el turno de Adultos para manifestarse en contra de esta ley y sus contenidos, reavivó el debate acerca de qué debería enseñársele a los nenes y nenas del país y la provincia.

En su primer artículo, la ley prevé que "todos los educandos tienen derecho a recibir educación sexual integral en los establecimientos educativos públicos, de gestión estatal y privada de las jurisdicciones nacional, provincial, de CABA y municipal". En esa breve introducción se determina uno de los puntos claves de la norma: rige en todas las escuelas del país, tanto públicas como privadas, algo que restringe las supuestas autonomías de los establecimientos educativos católicos o de otras religiones.

En esa línea, el programa de ESI pretende cumplir con otras normativas legales tales como la ley 25.673 de Salud Sexual y Procreación Responsable, la 23.849 de Ratificación de la Convención de los Derechos del Niño, la 23.179 de Ratificación de la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación con la mujer -que cuenta con rango constitucional-, la 26.061 de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes y demás leyes generales de educación en la Nación.

Así, la ESI está íntegramente relacionada con al menos cuatro otras leyes que rigen en el territorio nacional. Los objetivos son "incorporar la educación sexual integral dentro de las propuestas educativas orientadas a la formación armónica, equilibrada y permanente de las personas; asegurar la transmisión de conocimientos pertinentes, precisos, confiables y actualizados sobre los distintos aspectos involucrados en la educación sexual integral; promover actitudes responsables ante la sexualidad; prevenir los problemas relacionados con la salud en general y la salud sexual y reproductiva en particular y procurar igualdad de trato y oportunidades para varones y mujeres".

El texto prevé que cada jurisdicción -nacional, provincial, de CABA y municipal- garantice la realización obligatoria de "acciones educativas sistemáticas para el cumplimiento del programa", y que cada establecimiento adapte sus propuestas a la realidad sociocultural que los rodea. Los lineamientos curriculares son asesorados por una comisión interdisciplinaria de especialistas convocada por el ministerio de Educación (ahora de Educación y Cultura), en consulta con el Consejo Federal de Cultura y Educación, organismo creado por ley en 1979. 

En términos concretos, la ESI amplía la información sobre "aspectos biológicos, fisiológicos, genéticos, psicológicos, éticos, jurídicos y pedagógicos en relación con la sexualidad de niños, niñas y adolescentes", promueve la "comprensión y el acompañamiento en la maduración afectiva del niño, niña y adolescente ayudándolo a formar su sexualidad y preparándolo para entablar relaciones interpersonales positivas" y vincula "más estrechamente la escuela y la familia para el logro de los objetivos del programa".

Según el material didáctico lanzado por el Ministerio de Educación, en la etapa inicial se buscará "propiciar el conocimiento del cuerpo humano, brindando información básica sobre la dimensión anatómica y fisiológica de la sexualidad pertinente para cada edad y grupo escolar; promover hábitos de cuidado del cuerpo y promoción de la salud en general y la salud sexual y reproductiva en particular y presentar oportunidades para el conocimiento y el respeto de sí mismo/a y de su propio cuerpo, con sus cambios y continuidades tanto en su aspecto físico como en sus necesidades, sus emociones y sentimientos y sus modos de expresión". 

En la web del Ministerio también hay cuadernillos y material de trabajo para la primaria, secundaria y jóvenes y adultos, además de educación especial. Tal y como advierten en uno de los folletos, la ESI "contribuye a que los chicos y chicas aprendan sobre la igualdad de derechos entre varones y mujeres, puedan decidir con responsabilidad cuándo comienzan sus relaciones sexuales, eviten los embarazos no deseados, las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) y construyan un análisis crítico de los distintos mensajes cotidianos sobre la sexualidad". 

COMENTARIOS