Creyó que su hija jugaba a la ballena azul pero descubrió era abusada por su padre
0221
0221

Creyó que su hija jugaba a la ballena azul pero descubrió era abusada por su padre

La adolescente, de 13 años, había sido ultrajada en reiteradas oportunidades por su padre y estaba bajo amenazas para no contar nada. Su mamá notó comportamientos extraños en ella y pensaba, incluso, que había sido captada por una secta. Sin embargo, la investigación policial reveló la verdad.

Tras una intensa investigación, los efectivos de la DDI local detuvieron a un hombre de 35 años acusado de haber abusado sexualmente de su hija de 13 años en reiteradas oportunidades. La pesquisa se inició en 2016, a raíz de una serie de comportamientos extraños que la madre de la adolescente notó en ella y que la hicieron sospechar de que algo no andaba bien.

Según informaron fuentes oficiales a 0221.com.ar, durante esa época “la chica comenzó a cortarse el pelo sola y a hacerse lesiones en el cuerpo, entre otras conductas autodestructivas que trataba de ocultar”. Asimismo, "se encerraba habitualmente en su pieza perdiendo, con el paso del tiempo, el contacto con sus amistades y hasta con su familia", indicaron.

Esas actitudes motivaron a que su madre recurriera a la Policía ya que no sabía cómo enfrentar la angustiante situación. "Ella sospechaba que su hija se había involucrado en una secta o que participaba del juego suicida de la ballena azul o el momo por lo que rápidamente se le dio intervención al Gabinete de Delitos Informáticos de la DDI”, aseguró un jefe policial.

Sin embargo, y luego de un prudencial tiempo de análisis, los indicios hicieron que la investigación cambiara de manos. “Tras distintas pruebas recolectadas, determinamos que en realidad la menor venía siendo abusada sexualmente por su propio padre, que la amenazaba con matarla si contaba la verdad”, dijeron los voceros.

Gracias a las pericias médicas y psicológicas de rigor, la Justicia ordenó la detención del imputado, quien fue sorprendido y detenido en su lugar de trabajo ubicado en Ruta 36 entre 519 y 520.

La adolescente, de 13 años, había sido ultrajada en reiteradas oportunidades por su padre y estaba bajo amenazas para no contar nada. Su mamá notó comportamientos extraños en ella y pensaba, incluso, que había sido captada por una secta. Sin embargo, la investigación policial reveló la verdad.

11 de octubre de 2018

Tras una intensa investigación, los efectivos de la DDI local detuvieron a un hombre de 35 años acusado de haber abusado sexualmente de su hija de 13 años en reiteradas oportunidades. La pesquisa se inició en 2016, a raíz de una serie de comportamientos extraños que la madre de la adolescente notó en ella y que la hicieron sospechar de que algo no andaba bien.

Según informaron fuentes oficiales a 0221.com.ar, durante esa época “la chica comenzó a cortarse el pelo sola y a hacerse lesiones en el cuerpo, entre otras conductas autodestructivas que trataba de ocultar”. Asimismo, "se encerraba habitualmente en su pieza perdiendo, con el paso del tiempo, el contacto con sus amistades y hasta con su familia", indicaron.

Esas actitudes motivaron a que su madre recurriera a la Policía ya que no sabía cómo enfrentar la angustiante situación. "Ella sospechaba que su hija se había involucrado en una secta o que participaba del juego suicida de la ballena azul o el momo por lo que rápidamente se le dio intervención al Gabinete de Delitos Informáticos de la DDI”, aseguró un jefe policial.

Sin embargo, y luego de un prudencial tiempo de análisis, los indicios hicieron que la investigación cambiara de manos. “Tras distintas pruebas recolectadas, determinamos que en realidad la menor venía siendo abusada sexualmente por su propio padre, que la amenazaba con matarla si contaba la verdad”, dijeron los voceros.

Gracias a las pericias médicas y psicológicas de rigor, la Justicia ordenó la detención del imputado, quien fue sorprendido y detenido en su lugar de trabajo ubicado en Ruta 36 entre 519 y 520.

COMENTARIOS