jueves 18 de abril de 2024
portada.jpg
¿Mito o realidad?

El Río de la Plata y su temido "Triángulo de las Bermudas"

Va desde las costas de La Plata a Punta Indio y de allí a Cabo Polonio. Las extrañas desapariciones y sorprendentes avistajes de OVNIS en el Río de la Plata.

--:--

Cerca de mil naufragios a lo largo de casi 70 años, cientos de avistajes de objetos voladores no identificados, persecución y enfrentamiento de un caza militar argentino con una "extraña nave" que merodeaba la estratégica Base Aeronaval Punta Indio, son solo algunas de las enigmáticas situaciones que se registran en el Triángulo de las Bermudas del Río de la Plata.

El autor del Best Seller El Triángulo de Las Bermudas, Charles Berlitz, dejó al descubierto doce zonas de potencia magnética superior, que serían hermanas. Curiosamente una de ellas es el área comprendida por Punta Indio y Punta Piedras. En la margen uruguaya Cabo Polonio y también la denominada Barra de San Juan. En esas enigmáticas aguas se han certificado y denunciado decenas de incidentes que incluyen desaparición de embarcaciones, accidentes trágicos y observación de fortísimas luces nocturnas que emergen y se sumergen en el río. También hablan de "ciudades luminosas flotantes" en el corazón profundo del estuario de aguas pardas.

Lee además

LA ESTADÍSTICA DEL RÍO DE LA PLATA QUE METE MIEDO

Las aparentemente mansas aguas del río color de león pueden convertirse en una verdadera fiera en cuestión de minutos. A través de los años se sucedieron hechos gravísimos en los que estuvieron involucradas embarcaciones frágiles y de gran porte. Quizás el más famoso es "El Tacuarí", de bandera carioca, que desapareció en su viaje inaugural en los años setenta. La fatídica lista se completa con navíos como Don Guillermo, Juan Traverso, Ciudad de Salto, Australia, El Harino, Estrella del Día, La Juanita, Yomout. A decir de los curtidos patrones de barco "la franja se traga todo".

El experimentado marino uruguayo Nelson Harley dice "nací con un timón en una mano y con un ancla en la otra, pero no viajo más a Cabo Polonio desde 1975. La Rosa de los Vientos de mi barco enloqueció, la aguja comenzó a girar como un ventilador. He visto desaparecer enormes barcos detrás de espesos bancos de niebla, siempre vigilados por esas extrañas luces".

No menos impactante es el testimonio de Walter Valle, otro marino oriental que a bordo del Solís empezó a recibir una terrible interferencia magnética que "alteró todos los compases, mientras la nave era atraída por una fuerza sobrenatural de increíble poder".

image.png
La espectacular imagen satelital del Río de la Plata

La espectacular imagen satelital del Río de la Plata

Ulises Fotanini, Suboficial del Servicio de Balizamiento de la Armada de Uruguay habló de la "zona maldita". "No sé el número exacto de naufragios. Dicen que son más de 700 en medio siglo. En esa cifra debe andar. Es como una garganta insaciable que se traga todo. Las interferencias descomponen los dos polos y no permiten descifrar cuál es el rumbo y que ocurre”.

EL DIA QUE UN CAZA ARGENTINO CASI DISPARA CONTRA UN OVNI

Experimentados aviadores de la Base Aeronaval Punta Indio fueron testigos de la aparición de extraños objetos voladores "merodeando" el importante enclave militar de la Armada Argentina, tanto de día, como de noche. El teniente Federico Machain recibió la orden de alistar su poderoso avión caza, perseguir y llegado el caso disparar al extraño objeto, con el que hizo "contacto visual". El avión militar, un Gloster Meteroro, puso a máxima potencia sus turbinas Rolls Royce y protagonizó una veloz persecución desde Punta Indio hasta Magdalena. El radar de la base también captó la extraña presencia. Desde la unidad reconocieron la posterior concurrencia de técnicos americanos que revisaron los equipos, sin encontrar fallas o anomalías. Generalmente estos episodios son "encapsulados" informativamente, dado que su contenido se prefiere preservar a la espera de confirmaciones absolutas.

INVASIÓN, OLEADA DE OVNIS Y EL INFORME FAO

A partir de los años noventa y ante la sucesión interminable de episodios sin explicación, la FAO (Fundación Argentina de Ovnilogía) liderada por el reconocido ufólogo Luis Burgos organizó un minucioso programa de vigilias. Además de meticulosos trabajos de campo, recopiló testimonios sobre avistajes entrevistando a turistas, lugareños y especialmente pescadores. Todos fueron censados y evaluados y se elaboró una casuística y estadística.

Recordando una reciente investigación Burgos reconoció que en varias oportunidades testigos que no se conocían entre sí admitieron haber visto una "isla flotante" incandescente con edificaciones flotando en medio del río. También es común escuchar relatos de un gran barco de luz, que aparece misteriosamente en ciertas épocas del año.

LA CASUÍSTICA REGIONAL Y UN ESTUDIO DE EXPERTOS

El siguiente es el minucioso y extenso informe que los investigadores de la Fundación Argentina de Ovnilogía, dirigida por el Ufólogo Luis Burgos, elaboró sobre la increíble casuística regional que nos pone al tope de las apariciones de objetos voladores no identificados, a nivel mundial:

La zona es de las más concurridas por el Fenómeno OVNI a lo largo de más de siete décadas, registrando en su interior tremendos episodios en toda la región que va desde Atalaya hasta la Bahía de Samborombón, pasando por Magdalena, Pipinas, Punta Indio y Punta Piedras. En agosto de 1962, un reconocido médico platense protagoniza un llamativo incidente OVNI, cuando se disponía a entrar a su casa de fin de semana, en cercanías de Atalaya, a escasos metros de la Ruta Nº11, y una brillante luz lo encandila por varios minutos desde arriba, para alejarse lentamente campo adentro.

El 5 de abril de 1983 acontece uno de los encuentros más impresionantes: un pequeñísimo OVNI, del tamaño más chico a la rueda de un automóvil, al que los ufólogos llaman SONDAS (artilugios teledirigidos, similares a los drones de hoy) produce un incidente escalofriante: en horas de la madrugada el empresario platense Jorge Semacendi y su acompañante Daniel Vera, son perseguidos por una pequeña esfera luminosa a escasos metros de su automóvil, durante el trayecto Villa Gesell-La Plata. El enigmático objeto los acompañó durante un par de horas en un recorrido de casi 200 kilómetros, lo que provocó finalmente que el conductor se saliera del camino a gran velocidad corriendo riesgos sus vidas.

image.png
El ufólogo Luis Burgos, junto a su equipo de la FAO

El ufólogo Luis Burgos, junto a su equipo de la FAO

Pero lo más desconcertante ocurre minutos después, cuando son sobrepasados por una camioneta con techo, abierta en su parte trasera, que permitía ver algo insólito en su interior: un diminuto aparato, con forma de platillo volador se encontraba aposentado allí adentro, siendo iluminado brevemente por los faros del coche de Semacendi.

La pregunta surge por sí sola: ¿qué extrañas fuerzas se movilizan por esos lugares, con tanta impunidad y en cercanías de la Base Aeronaval Punta Indio, del Regimiento de Tanques C-8 de Magdalena y del Destacamento de Prefectura de Atalaya? Tenemos registrados avistamientos y aterrizajes de OVNI y hasta Encuentros Cercanos del Tercer Tipo, como el observado por un grupo de platenses, quienes al regresar de una jornada de caza, a principios de los años 70´, distinguen desde su auto, un cuerpo iluminado a unos 200 metros de la siempre sorprendente Ruta Nº11, en jurisdicción de Punta Indio, y junto a él, unas entidades de baja estatura que daban "saltitos como los gorriones" para desplazarse. Los ocasionales testigos, al detener la marcha del vehículo, se aproximan al fenómeno y uno de ellos con intención de disparar su arma, pero todos coinciden en que "algo invisible en el ambiente les provocaba decaimiento". Aún así, los seres no se daban por enterados de las personas y seguían con sus tareas, hasta que al final los cazadores se retiraron del lugar.

Pero es a partir de mediados de los 80´y a raíz de las versiones que nos llegaban, que empezamos a investigar por toda la franja costera enunciada anteriormente. Y las típicas historias nacidas en el folklore regional de los pueblos, afloraban por éstas tierras en todo su esplendor:

Un extraño meteorito caído y enterrado desde principios de siglo en las afueras de Atalaya, allá por la época en que pasaba el cometa Halley (1910), que dejó una huella de 18 metros con forma de herradura que perduró muchos años.

Un bólido incandescente precipitado en la playa de Punta Blanca, según la denuncia de lugareños, que incendia un gran sector costero pero al llegar los bomberos no encuentran absolutamente nada.

image.png
La Fundación Argentina de Ovnilogía organizó un minucioso programa de vigilias para captar la llegada de OVNIS a la región

La Fundación Argentina de Ovnilogía organizó un minucioso programa de vigilias para captar la llegada de OVNIS a la región

Misteriosas formaciones luminosas que emergen de las aguas ribereñas y se aproximan a la costa periódicamente.

Apariciones de escalofriantes personajes a distintos pobladores, respondiendo a morfologías de enigmáticos seres enanos, cabezones y burlones.

Un transeúnte en bicicleta, se topa una noche en Atalaya con una especie de "ataúd flotando, color blanco, a un metro del piso" y en alocada carrera de huida se lleva la alambrada por delante.

Un soldado de prefectura, de Atalaya, estando de guardia, observa una "esferita luminosa" situarse al lado de la antena del Destacamento y al acercarse y tocarla con su fusil, ésta se rompe como una bombilla eléctrica.

Una manga para el ganado, ubicada en cercanías del paraje El Pino, en plena Ruta N°11, por donde sale una esfera de luz que acompaña, de tanto en tanto, a desprevenidos automovilistas.

Un camionero, que dirigiéndose al embarcadero de Vieytes por la ruta Nº36, en horas de la madrugada, es abordado por tres extraños individuos, vestidos de negro, de cabellos rubios y elevada talla, que le preguntan cosas incoherentes.

Una "puerta luminosa color naranja" se le aparece de improvisto a un conductor en un camino de tierra de Vieytes.

Las famosas "luces malas, de todo tamaño y forma” que merodean pasivamente por todos los campos de la región.

Un granadero con su caballo blanco que se le cruza a una pareja de automovilistas en la Ruta N° 11 de ripio, que transitaban por la noche en cercanías de Punta Piedras.

Por todo esto y mucho más, es que a partir de octubre de 1985 y hasta abril de 1986, nos instalamos en esos parajes, pudiendo certificar que una verdadera oleada OVNI se estaba produciendo allí, que culmina con la famosa detección en un campo en Atalaya, próximo al arroyo El Espinillo, de nada más ni nada menos que 150 huellas de distintos diámetros y formatos (círculos, óvalos, ochos y herraduras) , de color verde intenso, producto del descenso masivo de OVNIs, que pasó a constituirse como "El récord mundial de huellas", ya que en ningún lugar del planeta se descubrió semejante cantidad de marcas de aterrizajes.

LA RUTA DEL ORO NAZI Y LAS RUINAS DEL HOTEL ARGENTINO

En la década del cuarenta, con un frenesí incontenible se habló de la ruta del oro. Partiendo de la base de que Punta Indio se sitúa dentro de uno de los doce triángulos malditos, se la conectó con "Los Caballeros del Poseidón", una logia integrada por individuos de aparente raza aria, relacionados con la Alemania nazi. El rastreo histórico salido a la luz sumado a leyendas lugareñas apuntan a que el desembarco de jerarcas nazis en Punta Indio no fue casualidad.

Finalizada la guerra pusieron en marcha el operativo Feurlan que consistía en el envío de submarinos "U Botes". Se dice que el temible lugarteniente de Hitler Martín Borman llegó en uno de ellos. Las naves traían un fabuloso tesoro en lingotes de oro. Hubo varias bases secretas de los nazis en Argentina. En todas se detectaron extrañas apariciones de ovnis y luces que tendrían que ver con esa logia, integrada "por individuos extraterrestres".

Los nazis se afincaron a quince kilómetros en Verónica. En la actualidad hay una fuerte comunidad de origen germánico en la zona. Existiría una íntima relación entre el sideral botín alemán y las apariciones de naves no identificadas.

image.png
El temido U-Boot, submarino alemán del Tercer Reich.

El temido U-Boot, submarino alemán del Tercer Reich.

Charles Berlitz incluyó a nuestra región entre una de las doce "Zonas malditas" hermanas del Triángulo de las Bermudas. El investigador y titular de la FAO Luis Burgos parece darle la razón. Sobre todo cuando reconoce que "cada vez que investigamos nos hacemos preguntas y más preguntas. Muchas no tienen respuesta. Hay sorpresas y más sorpresas".

Interrogantes, enigmas, leyendas, ciudades flotantes y una frase nos da vuelta describiendo este misterioso triángulo. "Donde hay un tesoro hay luces extrañas. Donde hay un tesoro hay un fantasma".

También te puede interesar

Dejá tu comentario

Te puede interesar