jueves 11 de julio de 2024

Destrozaron el santuario del Gauchito Gil en La Plata: "De alguna u otra manera nos vamos a enterar quién fue"

El famoso templo de San Carlos fue atacado durante la madrugada de este martes: rompieron varias capillas y ahora los propios devotos deben arreglarlas.

El santuario del Gauchito Gil de la esquina de 35 y 133 en La Plata fue destrozado durante la madrugada de este martes y ahora sus cuidadores quieren contactar a los dueños de las capillas para que puedan acercarse a arreglarlas. "Nos duele en el alma ver esto que hicieron con tanta maldad", le dijo a 0221.com.ar Mary, la mujer encargada del templo por el que desfilan año a año miles de personas.

De afuera parece que todo está en orden pero cuando uno ingresa al predio se encuentra con una escena triste: más de una decena de capillas están rotas y muchas estatuillas, rosas, rosarios, cuadros, fotos y otras ofrendas están esparcidos por el piso de tierra, producto de un ataque que descoloca a Luis y Mary, dos de las personas que administran este santuario rojo.

Lee además

"Hoy a la mañana nos encontramos con este desastre, nos rompieron las capillas. Es alguien despechado; rompieron e intentaron también abrir y destrozar otras capillas que no pudieron", se lamenta María Inés Franco al recorrer y descubrir a cada paso un nuevo objeto en el piso.

Destrozos Templo Gauchito Gil (5).JPG
Destrozaron las capillas del santuario del Gauchito Gil en La Plata.

Destrozaron las capillas del santuario del Gauchito Gil en La Plata.

"No saben el dolor que es para nosotros ver esto, porque cada capilla es de una persona. Acá la gente quiere poner una capilla y nosotros les decimos que elijan el lugar, sin problemas. Se ve que estuvieron un rato largo y que no ha sido uno solo. Esto es mucha tristeza, nosotros estamos todo el día acá, siempre haciendo algo y ahora nos encontramos con esto", dijo con bronca el hombre que todos los días colabora con el armado y la limpieza de este lugar.

El ataque ocurrió durante esta madrugada y nadie escuchó nada. Enfrente hay un señor que duerme todas las noches en el salón que también forma parte de este predio, pero los ruidos no lo despertaron.

De alguna u otra manera nos vamos a enterar quién fue, porque el Gauchito todo lo ve De alguna u otra manera nos vamos a enterar quién fue, porque el Gauchito todo lo ve

Es la primera vez que ocurre un ataque semejante, comentan Mary y Luis, mientras intentan acomodar algunos de los vidrios que fueron rotos a golpes -ellos creen que a palazos-. "Ahora tiene que venir la gente para arreglar sus capillas pero no tenemos los contactos de todos. Necesitamos que se enteren de esto para que puedan acercarse", repite ella.

A Mary más de una vez le aconsejaron poner cámaras, incluso hasta levantar un alambrado y cerrar el predio con candados. Pero ella se niega, más que por un motivo económico, porque tiene la convicción de que el santuario debe permanecer con sus puertas abiertas todo el tiempo: "Nosotros no le prohibimos la entrada a nadie, esto tiene que estar siempre abierto y libre ¡Si esto es del Gaucho! Pueden venir a la 1, 2, 3 de la mañana", explica la mujer, vestida también de rojo. "Además si ponemos cámaras se las van a robar", agrega Luis, indignado.

Destrozos Templo Gauchito Gil (11).JPG
Luis todas las mañanas limpia y ordena la esquina de 35 y 133 y esta martes encontró este desastre.

Luis todas las mañanas limpia y ordena la esquina de 35 y 133 y esta martes encontró este desastre.

Los devotos del Gauchito Gil

Una de las capillas destrozadas corresponde a una persona que le había prometido al Gauchito Gil homenajearlo si lograba curarse y evitar la amputación de uno de sus pies. "Él le prometió al Gaucho que si no le cortaban el pie le haría una capilla, se la hizo, no le cortaron el pie y tampoco quedó rengo, ahora camina con normalidad ¡Y mirá lo que le hicieron!", señala Mary al piso mirando los restos de las cosas que le rompieron.

"Esto otro es de una chica que falleció su madre y ella siempre viene a traerle flores nuevas. También le destrozaron todo", se lamenta. "Yo de algunos tengo números para poder avisarles pero de otros no", repite la señora. Es lo que más la aflige el día después del ataque.

Destrozos Templo Gauchito Gil (10).JPG
Ahora los devotos del Gauchito Gil tienen que acercarse para arreglar sus capillas.

Ahora los devotos del Gauchito Gil tienen que acercarse para arreglar sus capillas.

No sospechan de nadie en particular, pero sí comentan una situación que se ha repetido en otras oportunidades: "Hay chicos que salen a robar, después le vienen a pedir al Gaucho y les fue mal. Entonces vienen enojados y te rompen una o dos imágenes; pero no así, con tanta rabia por no poder robar nada. Se ve que tiraron con rabia, estuvieron recorriendo".

"Ustedes están equivocados, les digo yo, porque el Gauchito le robaba al rico para darle al pobre: llevaba gallinas, patos, carne, huevos, un cordero, pero ustedes roban para comprar la droga y hacer más maldad de la que ya hacen. A veces no les gusta, pero no me dicen nada. Y vienen y rompen una imagen, pero así como esta vez no; nunca pasó algo así", explica Mary. "Ahora pienso en la tristeza y la amargura de esta gente cuando vea lo que les hicieron; no sé qué decir, me duele alma de ver tanta destrucción".

"De alguna u otra manera nos vamos a enterar quién fue, porque el Gauchito todo lo ve, y vas a ver que les va a dar. Acá vinieron a hacer daño gratis", cerraron.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar