lunes 24 de junio de 2024

Revelan que respirar aire contaminado aumenta el riesgo de sufrir depresión

Dos nuevos estudios científicos sumaron pruebas sobre los efectos nocivos de la exposición a la contaminación en la salud mental de las personas.

--:--

Dos nuevos estudios revelaron pruebas de que la exposición a la contaminación podría acentuar el riesgo de sufrir un cuadro depresivo y encendieron alarmas a nivel mundial, a raíz de la alta concentración de smog que se registra en las grandes ciudades alrededor de todo el planeta.

La primera investigación, publicada por la revista médica de Estados Unidos, Jama Psychiatry, siguió el comportamiento de unas 390.000 personas durante 11 años en el Reino Unido y lo comparó con una estimación de la contaminación a la que fueron expuestos de acuerdo con la ubicación de sus domicilios, concluyendo que "la exposición a largo plazo, a múltiples contaminantes, fue asociada con un riesgo mayor de depresión y ansiedad".

Lee además

Los investigadores estudiaron las tasas de partículas finas (denominadas PM2.5 y PM10), de dióxido de nitrógeno (NO2) y óxido nítrico (NO) una contaminación causada en parte por centrales de combustibles fósiles y el tránsito vehicular, según consignó la agencia de noticias France Presse, y añadieron en ese sentido que "el riesgo observado es no lineal, o sea que crece fuertemente por encima de un nivel de concentración relativamente bajo, y tiende a estancarse luego".

"A sabiendas que las normas de calidad del aire de numerosos países rebasan aun ampliamente las más recientes recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 2021, deben establecerse normas o regulaciones de contaminación más estrictas", concluyeron los autores del trabajo.

El segundo trabajo, publicado en la revista mensual estadounidense Jama Network Open  de ciencias biomédicas, se centró en el efecto de partículas finas (PM2.5), dióxido de nitrógeno (NO2) y ozono (O3) en las personas de más de 64 años, con el objetivo de estudiar todas las consecuencias de la contaminación atmosférica, sobre el desarrollo de una depresión tardía.Los resultados mostraron nuevamente la fuerte asociación entre contaminación y depresión, en particular observando los flujos de partículas finas y de dióxido de nitrógeno, para las poblaciones desfavorecidas.

Los investigadores usaron una base de datos de Medicare, programa de cobertura de seguridad social y pública reservado a las personas mayores en Estados Unidos, y estudiaron a una población de unos 8,9 millones de personas, de los cuales 1,5 sufren depresión. Esta asociación podría ser explicada por la relación que se observa entre las fuertes concentraciones de contaminantes e inflamaciones en el cerebro, según los dos estudios examinados.

"Estos trabajos se suman a los elementos cada vez más numerosos, que demuestran que deberíamos preocuparnos por los efectos de la contaminación en la salud mental", señaló al respecto Oliver Robinson, profesor de Neurociencias y Salud Mental en el University College de Londres, Inglaterra, aunque sin haber participado directamente en ambas investigaciones.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar