viernes 19 de julio de 2024

Pim Pau llega con la Fiesta Tucumpá a La Plata

La música para los más pequeños llega al Teatro Opera este domingo a las 17 horas. Lucho Milocco, integrante del trío, habló con 0221.com.ar.

--:--

La agenda infantil se arma en el Teatro Opera de La Plata este domingo a las 17 se viene el reconocido trío musical Pim Pau y su divertida Fiesta Tucumpá.

La vuelta a la ciudad del trío argentino/brasileño invita a los niños y adultos a sumergirse en un show donde la palabra es el juego, la música el juguete y el cuerpo es el instrumento. "Es un concierto muy interactivo, con mucho baile, es para toda la familia. La idea es convocar tanto a las infancias como a las personas adultas. Así que es un juego con mucho ritmo brasilero, latino, afro latino, mucho baile e intercambio con el público", adelantó Lucho, integrante de Pim Pau, en una entrevista con 0221.com.ar.

Lee además

Pim Pau son Eva Harvez, bailarina, coreógrafa y docente; Cássio Carvalho, artista visual, compositor, docente, productor y Lucho Milocco, músico, compositor y docente. Todos están radicados en Buenos Aires y desde el 2014 ponen al juego como el eje central de sus actividades y propuestas: videos, discos, recitales, obras de teatro, textos y capacitaciones para docentes.


El proyecto es una interesante propuesta que entrelaza arte, música y educación que desde hace años se viene posicionado como una revelación no solo por su originalidad sino por su rápido crecimiento en Argentina y en muchos países del mundo. Además, se transformó en un recurso educativo que utilizan diferentes países como Brasil, España, México, Estados Unidos, República Checa, Cuba, Polonia, Chile, Uruguay, Ecuador, Colombia y Perú.

En el 2021 el trío publicó su primer libro, "Arte y Educación en las Infancias" (Umacapiruá ediciones, 2021), también realizaron formaciones virtuales para más de 1500 personas vinculadas a las infancias de todo el mundo. Su material forma parte de los ciclos en televisiones Pública de México; Perú, en Pakapaka de Argentina y en el canal cultural de Cuba, además de programas educativos oficiales de México, Perú y Argentina.

En el 2020 fueron nominados a los premios Carlos Gardel a Mejor álbum infantil con "Corazón de crianza", su segundo álbum. Sus videos son reconocidos en varios festivales internacionales.

-¿Cómo nació el Pim Pau?

-Nosotros nos conocimos haciendo la docencia y el proyecto se fue germinando en el aula, las problemáticas. Nace de la necesidad de compartir esas miradas, los juegos, los abordajes y los conceptos que atraviesan nuestro trabajo como docentes y artistas vinculados a la crianza y al desarrollo humano.

-¿Cuándo comenzaron con el proyecto?

-Desde el 2014 que estamos generando contenido audiovisual a través de YouTube. Y en el 2016 presentamos el primer disco. A partir del 2017 estamos girando con los conciertos, con los encuentros de formación pedagógica y distintas actividades.

-A la inversa de otras bandas comenzaron con los videos en YouTube... ¿Por qué?

-Elegimos el audiovisual porque sentíamos que en el formato de audio disco nos faltaba toda la cuestión corporal y visual. Entonces elegimos el audiovisual sabiendo que la idea era poder llevarlo en algún momento a los conciertos. Nos parecía que el formato audiovisual nos permitía una manera más integra de mostrarnos. Que era como trabajábamos en el aula, con todos los lenguajes corporales, el musical, el de la danza, la expresión, el teatro. Empezamos con el audiovisual también teniendo en cuenta que queríamos intervenir en las redes porque veíamos que estaban teniendo como mucho impacto en la vida adulta; y que eso tenía su impacto en la infancia. Entonces nos planteamos cómo poder generar un contenido que invite a despertar el cuerpo, el encuentro con el otro y que trascienda la pantalla.


-¿Cuándo fue el quiebre, ese paso de lo virtual a los escenarios? 

-YouTube tubo una transcendencia que no esperábamos. Tiene que ver con los tiempos que corren hoy de cómo circulan las cosas que están en Internet. Y eso empezó a generar una demanda del disco, del público, que ya se empezaba a generar en YouTube y en las redes. Y cuando realmente tuvimos el disco a finales del 2016 ya había un público muy importante para el proyecto. Desde ese momento empezamos a trabajar con mucha intensidad, fue un crecimiento muy vertiginoso de Pim Pau. Porque en esos dos años la posibilidad que nos dio Internet no la hubiésemos tenido en el camino tradicional de empezar a tocar y después salir a hacer videos. Fue a la inversa.

-¿Cómo vivieron el paso al escenario?

-Siempre es un aprendizaje. Tanto Eva como Cássio y yo venimos con un recorrido artístico y pedagógico. De estar vinculados en el escenario desde chicos. En mi caso desde los 13 o 14 años tocando con distintas bandas. Eva más que nada con la parte de la danza. Y Cássio con la música y el teatro. Estuvimos vinculados desde la adolescencia en adelante con el camino artístico. Entonces ya había un recorrido; pero obviamente que en este caso era algo nuevo.

-¿Cuáles fueron los planteos que se presentaron?

-Siempre fueron poder llevar el universo del aula al escenario. Queríamos plantear la dinámica del aula. Obviamente que poder encontrarle el pulso a todo eso fue llevando un tiempo: no es lo mismo estar en un aula con 40 personas que en un teatro con 200 o 500 personas. Pero con el tiempo teniendo en cuenta el rumbo hacia dónde queríamos llevar la propuesta, se fue dando de manera muy orgánica y la verdad que hoy es muy placentero para nosotros estar en el escenario también.

-¿También realizan encuentros con docentes?

-Seguimos trabajando para tener este otro tipo de intercambios, de encuentros de formación con docentes donde tener instancias de juego. Vamos a estar en La Plata el 24 de abril en el Espacio Foli haciendo un encuentro de formación pedagógica, destinado a todas las personas vinculadas con las infancias, dedicada a la educación, cuidado y acompañamiento en la crianza de niños y niñas.


-El año pasado publicaron su primer libro Arte y Educación en las Infancias... ¿De qué se trata?

-Fue un libro que se escribió durante la pandemia. Que se viene gestando, en realidad, desde esas discusiones que formaron al proyecto y que anteceden al 2014. Al tiempo que se iba forjando una amistad: a través de estas discusiones que tenían que ver con una mirada a la educación, con respecto al arte, a las infancias y a nuestras propias infancias y a nuestra manera de vincularlos en el aula, con el arte y con los grupo con los que trabajábamos. Es un libro que si bien piensa en las infancias, piensa también en una revisión de la propia infancia. Por lo tanto, es un libro que habla sobre las estructuras, sobre las que vamos montando nuestras vidas y cómo desde ahí construimos vínculos con otras personas o con la infancia con la que estamos acompañando.

-¿Cómo fueron estos años de crecimiento constante?

-De mucha sorpresa de mucha gratitud. Porque fue muy sorpresivo la respuesta que nos dio internet. La gente. Por ahí hoy está un poco más claro lo que pasa con las redes, pero en el 2014 parece que fue hace poco, pero para las redes es un montón de tiempo. Uno ve como van cambiando los formatos y cambia la dinámica de la relacionarse de la gente con la música. Así de vertiginoso fue el impacto en el crecimiento de PimPau y nos sigue sorprendiendo.
Tratamos de tener mucha conciencia de la gente que nos acompaña que nos acompañó y tener estas instancias de formación donde tenemos una relación directa desde el llano con pares, con colegas, con docentes, con la gente vinculada a la educación y eso para nosotros es muy importante. Son una red.

-¿Cuál creés que es la causa de tan buena recepción?

-Lo que hacemos es en lo que creemos y tratamos de ser muy honestos y muy sinceros con el lugar que habitamos como artistas, por eso tratamos de que no sea una propuesta que este infantilizada ni que subestime a las infancias porque no es el lugar que habitamos el aula. Tratamos de ser lo más fieles a la a relación que tenemos con las infancias y con las familias. Tratamos de tener una relación muy frontal y sincera y creo que también eso tuvo muy buena recepción del público por parte de las niñas y niños y por parte de las familias que van a un show y sienten que también le están hablando a ellos y que sienten que la música y la danza y los juegos que se dan son instancias para compartir en familia. 


-¿Siguen en la búsqueda?

-Si totalmente. Somos personas muy curiosas, muy inquietas y que, por un lado, todavía tenemos muchas cosas pendientes. Tiene que ver con los debates que se dan en las formaciones o congresos. Hay muchas cosas que todavía siguen vibrando desde nuestra experiencia áulica, de discusiones que se dan con colegas con otros docentes asique sí.
Es importante encontrarnos con esa característica que tiene el juego, el pulso vital, una energía vital y para que tenga sentido Pim Pau y ser honestos con lo que proponemos y consideramos que tenemos que encontrarnos en la vida adulta con ese pulso de vida.

-¿Falta juego en la educación actual?

-Por un lado creemos que el sistema educativo necesita hace tiempo una reconfiguración. Se necesita también como un cruce más fuerte entre la cultura, el arte y la educación. Pensamos que uno no puede pensar el sistema educativo por fuera de un sistema. El sistema educativo responde a un sistema occidental que tiene ciertas pretensiones de la sociedad y que cree en formar individuos para que sean funcionales a un sistema. Si todo el mundo se dedicara a bailar, cantar, actuar y pintar, el sistema occidental no funcionaria. Nosotros planteamos que hay que pensar e invitar a revisar la escuela que nos habita, por lo tanto, esa escuela que construimos también nosotros, revisar las estructuras de poder que están dentro nuestro, como para no replicarlas en lo cotidiano. No solamente en la escuela, las replicamos en la vida, en cómo nos relacionamos con la otredad.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar