martes 23 de julio de 2024

El Arzobispado de La Plata elevó al Vaticano la denuncia por abuso en el colegio Santa Ana

El caso explotó en noviembre de 2021 y el religioso acusado está de licencia. La iglesia emitió un comunicado detallando los pasos a seguir.

--:--

El Arzobispado de La Plata emitió un comunicado en las últimas horas en respuesta a la denuncia por abuso contra el presbítero Maximiliano Di Virgilio, en el colegio Santa Ana. "Habiendo consultado a diversos especialistas en Derecho, con estos elementos se ha elevado a la Santa Sede el correspondiente informe de las actuaciones realizadas y las conclusiones de la investigación, a la espera de eventuales indicaciones", informaron y confirmaron que el Vaticano definirá los pasos a seguir en el marco de la investigación iniciada por la iglesia local.

"A fines del año pasado se recibió una consulta de una familia de la comunidad educativa, sobre una presunta situación de conflicto", sostuvo el Arzobispado en el escrito difundido en las últimas horas y agregó que "de la investigación ordenada surge que fue una celebración en la que estaban presentes cerca de 25 alumnos en el patio abierto y a la vista de todos, acompañados de dos docentes a cargo de la actividad". "El sacerdote estaba en el centro e iba pasando cada alumno, enviado y recibido por una de las docentes atenta al desarrollo. Los docentes presentes y coordinadores de la actividad, informaron que en ningún momento se advirtió allí un acto inmoral o alguna acción que comporte una vulneración a los derechos de ningún menor", añadieron en la curia platense.

Lee además

El el comunicado se expone además que "las autoridades educativas mantuvieron contacto permanente con la familia de la parte interesada, acerca de lo que fue investigado desde el inicio y de las diversas actuaciones producidas –todo ello consta en actas– y siempre se dejó abierta la posibilidad de que consideren acudir a ulteriores instancias administrativas o judiciales" y que "el Arzobispo determinó, por prudencia, que el sacerdote cesara en noviembre en su cargo de representante legal de ese colegio y que el día 07/12/2021 se nombrara otra persona en ese cargo".

"Según el informe que surge de la investigación, consta que el sacerdote ha cumplido con las normas del Arzobispo que prohíben estar a solas con menores de edad y realizar cualquier actividad con ellos que no sea a la vista de los demás. El sacerdote informó con claridad acerca de sus gestos de acariciar la cabeza o en algunas ocasiones besar en la mejilla, siempre delante de otras personas, expresiones que no necesariamente deben ser asociadas por sí mismas a una acción delictiva. No obstante el Arzobispo lo amonestó a evitar dichos gestos en todo momento en sus tareas apostólicas, debido a que en el contexto actual pueden provocar incomodidad o escándalo y ser fácilmente malinterpretados. Finalmente, acordó con el sacerdote que cese en su oficio a cargo de la parroquia Santa Ana, adyacente al colegio secundario", se agrega.

Por último, y "habiendo consultado a diversos especialistas en Derecho", las autoridades esclesiásticas decidieron elevar al Vaticano el correspondiente informe de las actuaciones realizadas y las conclusiones de la investigación, a la espera de eventuales indicaciones. De todos modos, el Arzobispado está plenamente dispuesto a cooperar y a procurar cualquier colaboración que se le requiera ulteriormente en otra instancia, para contribuir a la transparencia y verdad objetiva de los hechos".

Los padres que llevan a sus hijos a la institución de 511 entre 26 y 27 siguen pidiendo respuestas tras la denuncia por presunto abuso infantil dentro del establecimiento, un hecho que habría ocurrido el año pasado. "Nos recibieron y pudimos entrar a la escuela, pero no nos dieron la respuesta que buscábamos. Este sacerdote tiene una licencia hasta que se esclarezca la situación. Las representantes legales pueden despedirlo. Lo hicieron con dos maestras, una de ellas tuvo que dejar la institución para hacer público el caso", le dijo a 0221.com.ar Florencia, la abuela de una alumna.

"Esto sucedió cuando fue a confesarse, el cura le tocó la cara, le dijo que era linda y luego la manoseó. Eso es un abuso. Había otros chicos de la escuela que contaron que les bajaba el barbijo y les pedía besitos, es un abusador en todo sentido", denunció además la mujer.

EL COMUNICADO COMPLETO

Ante las manifestaciones de un grupo de padres del colegio Santa Ana y de otras personas externas a la institución educativa que se han sumado a reclamos, presuntamente motivadas por una publicación en redes sociales, se comunica lo siguiente:

1) En primer lugar es conveniente retomar la descripción objetiva realizada por el colegio mismo en su comunicado del 12/04/2022: “que a fines del año pasado se recibió una consulta de una familia de la comunidad educativa, sobre una presunta situación de conflicto. De la investigación ordenada surge que fue una celebración en la que estaban presentes cerca de 25 alumnos en el patio abierto y a la vista de todos, acompañados de dos docentes a cargo de la actividad. El sacerdote estaba en el centro, e iba pasando cada alumno, enviado y recibido por una de las docentes atenta al desarrollo. Los docentes presentes y coordinadores de la actividad, informaron que en ningún momento se advirtió allí un acto inmoral o alguna acción que comporte una vulneración a los derechos de ningún menor”.

2) Las autoridades educativas mantuvieron contacto permanente con la familia de la parte interesada, acerca de lo que fue investigado desde el inicio y de las diversas actuaciones producidas –todo ello consta en actas– y siempre se dejó abierta la posibilidad de que consideren acudir a ulteriores instancias administrativas o judiciales. Además, se aplicaron las actuaciones en cumplimiento del protocolo institucional, presentando informe a la Jefatura de Región 1 y al Servicio Local de Promoción y Protección de los Derechos de Niños y/o Adolescentes.

3) El Arzobispo determinó, por prudencia, que el sacerdote cesara en noviembre en su cargo de representante legal de ese colegio y que el día 07/12/2021 se nombrara otra persona en ese cargo, encomendándole llevar adelante procedimientos de investigación o administrativos correspondientes. Designó un nuevo capellán en fecha 25/11/2021 y pidió que el sacerdote indiciado no tuviera actividad alguna en ese colegio. El sacerdote no tiene ningún cargo ni tareas en colegios del Arzobispado.

4) Según el informe que surge de la investigación, consta que el sacerdote ha cumplido con las normas del Arzobispo que prohíben estar a solas con menores de edad y realizar cualquier actividad con ellos que no sea a la vista de los demás. El sacerdote informó con claridad acerca de sus gestos de acariciar la cabeza o en algunas ocasiones besar en la mejilla, siempre delante de otras personas, expresiones que no necesariamente deben ser asociadas por sí mismas a una acción delictiva. No obstante el Arzobispo lo amonestó a evitar dichos gestos en todo momento en sus tareas apostólicas, debido a que en el contexto actual pueden provocar incomodidad o escándalo y ser fácilmente malinterpretados. Finalmente, acordó con el sacerdote que cese en su oficio a cargo de la parroquia Santa Ana, adyacente al colegio secundario.

5) Habiendo consultado a diversos especialistas en Derecho, con estos elementos se ha elevado a la Santa Sede el correspondiente informe de las actuaciones realizadas y las conclusiones de la investigación, a la espera de eventuales indicaciones. De todos modos, el Arzobispado está plenamente dispuesto a cooperar y a procurar cualquier colaboración que se le requiera ulteriormente en otra instancia, para contribuir a la transparencia y verdad objetiva de los hechos. 

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar