miércoles 17 de abril de 2024

La historia detrás del platense que pintó la frase viral de Messi en el frente de su casa

Roberto recordó aquellas épocas maradonianas y, después de escuchar la frase de Messi, un impulso lo llevó a pintar el frente de su casa.

La familia Bonvini mira expectante la televisión desde el living de su casa en pleno barrio El Mondongo. Las calles están vacías, un silencio atroz se hace presente en la famosa esquina de 1 y 67, al igual que en el resto de la ciudad y el país. Argentina está a tan solo doce pasos de concretar su pase a semifinales en la Copa del Mundo y la pelota la tiene entre sus manos Lautaro Martínez, que mira de reojo los movimientos de Andries Noppert bajo los tres palos. Roberto, desde su sillón, siente una gota de sudor que le cae desde la frente por los 37°C que golpean a la ciudad. El padre de la familia abraza a Rosalda, su esposa, y mantiene tranquilos a sus hijos, Franco y Carla, que ahora adolescentes entienden lo que se juega la Selección.

Martínez patea al palo derecho del arquero con sangre fría y rompe la red del arco del Estadio Lusail, en Doha. El gol y el boleto a la próxima fase provoca el estallido de todos los platenses de la cuadra. Muchos salen a la calle a festejar, otros se suben a sus autos y ponen primera para ir a celebrar a la icónica esquina de 7 y 50; los Bonvini se abrazan, ríen y lloran de alegría, pero antes de salir a festejar eligen quedarse mirando la televisión y las repercusiones de la victoria de Argentina. Está por hablar Lionel Messi. La figura de un equipo combativo y ganador se pone frente a cámara, pero nadie entiende por qué no responde la pregunta del periodista.

Lee además

—¿Qué mirá', bobo? Anda pa' lla', bobo— le dijo Messi al jugador número 19 de Países Bajos, en una frase para el recuerdo.

—¡No es la frase del año, es la frase de la década! ¡La quiero en el frente de mi casa!— exclamó entonces Roberto frente a toda su familia, antes de salir a festejar.

Con un bombo, un redoblante, un poco de plata y llenos de ilusión todos salieron a celebrar; y a comprar pintura.

La esquina de la casa de los Bonvini es una pieza histórica de la ciudad. En diálogo con 0221.com.ar, Roberto contó historias magnificas respecto al paredón de dicha intersección, el día en que León Gieco la utilizó para grabar un videoclip, también habló del fanatismo de sus hijos por el fútbol, sus recuerdos de México '86 y la ilusión de que su familia pueda vivir un nuevo campeonato mundial. En este contexto fue que al hombre de 49 años se le ocurrió pintar en el frente de su casa la famosa frase viral que esbozó el astro argentino a la salida de la cancha tras el pase a semis de la Selección argentina.

Al igual que ocurrió con miles de argentinos, en la cabeza de Roberto quedó resonando por varios minutos lo que dijo Messi en aquel intercambio con el jugador neerlandés y le recordó a aquellos tintes maradonianos que vivió en la época de 1986, a sus 13 años. El impacto de la actitud del joven rosarino fue tal que decidió hacerle caso al impulso provocado por la pasión y utilizó el frente de su casa para dejar plasmada la emoción que le causó aquel gesto del "10".

"Esto me parece una locura hermosa. Cuando escuchamos la frase de Messi dijimos 'esta no va a ser la frase del año, de la década' y yo dije 'la quiero poner en el frente de mi casa'", cuenta el vecino de El Mondongo a este portal. Esa iniciativa llevó a que un platense que pasó por allí publique en redes sociales la imagen de semejante mural de cuatro palabras que sorprendió a todo aquel que haya pasado por la esquina. "No elegí nacer en el mejor país del mundo, solo tuve el privilegio", escribió la usuaria @sabrinamaza y alcanzó los 6.000 likes en cuestión de horas.

Así fue que el mundo conoció a Roberto, el dueño de la casa ubicada en 1 y 67, y que ahora está en boca de todos por ser uno de los tantos fanáticos que hizo su movida para estampar la frase de Messi en alguna parte. En este caso, lo más sorprendente es que, lejos de tener algún problema con pintar el frente de su vivienda, lo hizo con todo gusto y dijo que fue así toda la vida. "No tengo mucha alternativa, creo que es parte de una forma de conciliar también con el entorno, pero siempre estamos de acuerdo con que pinten. La idea es poner algún motivo en especial para que quede acorde, ahora la Selección y el Mundial es lo más acorde que encontramos", cuenta.

Después de ver el alcance de la publicación y haber recibido cientos de halagos y mensajes respecto a la obra, Roberto le pidió ayuda a Gustavo, un amigo del barrio, para ir por más: ahora va a pintar la cara de Messi y ya realizó su promesa en caso de que Argentina consiga conquistar el campeonato mundial. "Si seguimos adelante, ahora lo que se viene es toda la pintada del paredón que tiene 70 metros con toda la formación de Argentina, los jugadores, la Scaloneta y completamos todo", prometió.

La pasión por el fútbol rodea a los Bonvini, que desde la cuna son hinchas de Estudiantes y van a la cancha todos los fines de semana. Ahora, con la sequía del fútbol local, se abocan a seguir a la Selección en cada partido desde que comenzó el Mundial y salieron a festejar en casa victoria albiceleste. "Tenemos un bombo gigante y mis hijos con un redoblante. Cada uno de los partidos que ganamos fuimos ahí, ya es cábala", dice.

Ese día también celebraron en el centro platense, pero el sabor a victoria ese día tenía un condimento más que especial: la actitud de todo el equipo, la frase del "10" y su forma de encarar a los más poderosos despertó en Roberto algo que pocas veces había sentido en su vida, por lo que sabía que tenía una tarea más luego de los festejos. "El mismo día después de los festejos en 7 y 50 tomamos la iniciativa de hacerlo, compramos toda la pintura y demás. Al día siguiente, nos levantamos y después de las lluvias nos pusimos a pintar", relata mientras de fondo tiene a su amigo Gustavo pintando el resto del mural. Y una vez que paró el agua, pusieron manos a la obra para crear aquel mural que se volvió viral.

Para Roberto, la pared de su casa no es una cosa más en la vida, sabe bien que en las paredes corren las voces de muchas personas y que sirven como expresión artística popular. Lejos de estar en contacto con el oficio de la pintura, aún así comprende que ese muro merece estar pintado para darle un toque pintoresco a la zona y enorgullecer a los vecinos del barrio. Por este motivo, cuenta que en reiteradas ocasiones permitió que artistas de diferentes sectores pasen a pintar allí.

Desde un mural dedicado exclusivamente en honor a The Beatles, hasta la utilización del paredón para el videoclip de "El ángel de la bicicleta", de León Gieco, toda la vida Roberto fue uno de los vecinos más recordados de El Mondongo por su mítica esquina. Ahora, una vez más, logró llegar a la admiración de miles de personas que quieren sacarle una foto al frente de su casa y que, como él, desean que se concrete el campeonato de Argentina para que termine de pintar todo el mural.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar