Pablo Fábregas llega a La Plata: "La pandemia me dañó, pero también tengo que agradecerle" | 0221
0221
0221

Pablo Fábregas llega a La Plata: "La pandemia me dañó, pero también tengo que agradecerle"

Con monólogos, imágenes y música en vivo el comediante representa la locura en la que estamos inmersos.

El comediante regresa a la ciudad de las diagonales con su nuevo show "Inestable", en el que repasa esas emociones y momentos ridículos con los que vamos a recordar un 2020. Lo hará el próximo domingo 28, a las 20 en el Teatro Ópera y las entradas ya están a la venta a través de LivePass.

"La pareja, los hijos, la depresión, el dinero, las compras por Internet y el maldito virus", de todo eso y mucho más se habla en "Inestable", según Pablo Fábregas a 0221.com.ar. Es un monólogo intervenido por presentaciones audiovisuales, música en vivo y videoclips que en compañía de Lucien Gilabert en voz, Miguel Ángel Cino (Ranatronic) en bajo y voz y Daniel Ramos en batería y voz, hacen la suma de todos los ingredientes en los que viene trabajando Fábregas en los últimos años tanto como comediante, como guionista y director.


"Es lo mínimo indispensable para representar la locura en la que estamos inmersos. Después de todo, si te reís de lo que te pasa, es porque estamos empezando a sanar", sostuvo el comediante que previo al show diálogo con este medio sin perder de vista el humor.

El show hace un abordaje de esas emociones que se despertaron en pandemia, ¿hoy estás inestable o estable?

—Estoy en el peor momento desde que nací. Emocionalmente nunca me sentí tan volátil y te voy a decir algo: el enojo casi no está. Yo soy una persona calentona, soy un tano bruto y me caliento fácil, pero la pandemia no, se me dio es todo para arriba y para abajo en el ánimo, no hay enojo, hay depresión y euforia, depresión y euforia y así estamos hace un año y pico.

¿Cuando empezó la pandemia te sentías tan mal?

—Sentía que me la llevaba puesta: hice de todo. Decía "bueno es productiva veamos de qué forma salimos adelante" y en julio empecé a sospechar que me la iba a poner, llegó noviembre y caí en el pozo más profundo de mi vida pero ya estamos saliendo.

¿Ayudó ese estado para el proceso de creación de "Inestable"?

—La verdad que con todo lo que me molesté y me molestó y me dañó la pandemia como a cualquier ser humano, también tengo que agradecerle: un poco me dio el empuje para escribir y para ensayar y para montar y estrenar "Inestable" y la verdad que eso es un montón. Se transformó en una musa, claro que hubiese preferido inspirarme en otra cosa pero en algún punto creo que reconvertí todo eso en un show y la verdad que es algo super lindo. Estrenar un show en cualquier condición es algo muy satisfactorio.

¿Cómo recibe el público al show?

—Muy bien, primero porque estamos en vivo y para quien se anima a salir me parece que es una alegría estar con gente. Como siempre, no es la normalidad pero se le parece bastante y eso creo que está bueno. Además me parece que de todo lo que hablo de alguna forma llego al corazón de los que están ahí abajo, más que nada si son un más 30. Me parece que está todo apuntado a decir, "tranquilo. te sentís mal. te juro que estamos en la misma y no sos el único o la única".

¿Cómo sigue el 2021?

—El 2021 va a seguir todo mal. Tengo el dato -risas-. Va a depender de cada uno de nosotros de sacar adelante este año porque como pinta no va a ser un añaso:  faltan vacunas, falta tiempo, los viejos se tienen que cuidar y tenemos que andar con barbijo, así que no esperen gran cosa del 2021. Te la tiré, soy el Ludovica Esquirru y el Horangel, todo junto.

¿Te guías por las predicciones?

—Para nada. No creo que sean estupideces, me gusta reírme de eso porque soy una persona que vive adentro una caja de zapatos y si no tiene lógica y comprobación a mí no me sirve, me río pero yo creo que la verdad es como el bitcoin: hay un pedacito de verdad en todo el planeta, está todo desparramado, pero para mí los astros no significan nada, el horóscopo chino no tiene influencia en mi vida, no tengo cábalas, nada de eso.

¿Qué significa el humor en tu vida?

—No soy de esos comediantes que están enculados en sus casas y que son serios. Me gusta ser un boludo 24-7 y disfruto mucho ser un boludo y en mi familia a veces es demasiado y me dicen "pará gordo un poco, ahora hablemos en serio". Me gusta el humor, me parece esencial. El humor no es el remedio, pero es parte del tratamiento. Me parece que va por ahí y en toda mi vida en toda mi familia de raíz y la conformada ahora el humor es una constante vital

¿De dónde nace este amor por la comedia?

—El amor por la comedia estuvo en mi familia siempre, no es una familia en la que hay un comediante pero es una familia en la que el humor siempre estuvo presente y siempre nos hemos reído mucho de nosotros y siempre fueron almuerzos un poco tanos, un poco catalanes, a los gritos y riéndonos todos, creo que siempre fue parte.

¿Cuándo se volvió profesional?

—En algún momento de mi vida sin quererlo, tal vez en la adolescencia me lo empecé a tomar más en serio pero decidí hacer de eso una carrera cuando me di cuenta que la facultad no era para mí, entre los 23 y 25 años dije: "hagamos una carrera de esto no jodamos más".

¿Cómo te preparas para el show?

—Tengo un compromiso muy grande. Cada vez que me subo a un escenario me tomo muy en serio que los que están ahí abajo se hayan tomado un gran esfuerzo para estar, se hayan bañado, organizado y pagado una entrada y yo a cambio les digo: "dejo la vida para hacerles la mejor noche de su semana", ese es mi compromiso.

Pablo Fábregas llega a La Plata: "La pandemia me dañó, pero también tengo que agradecerle"
QUÉ HAGO

Pablo Fábregas llega a La Plata: "La pandemia me dañó, pero también tengo que agradecerle"

Con monólogos, imágenes y música en vivo el comediante representa la locura en la que estamos inmersos.

22 de febrero de 2021

El comediante regresa a la ciudad de las diagonales con su nuevo show "Inestable", en el que repasa esas emociones y momentos ridículos con los que vamos a recordar un 2020. Lo hará el próximo domingo 28, a las 20 en el Teatro Ópera y las entradas ya están a la venta a través de LivePass.

"La pareja, los hijos, la depresión, el dinero, las compras por Internet y el maldito virus", de todo eso y mucho más se habla en "Inestable", según Pablo Fábregas a 0221.com.ar. Es un monólogo intervenido por presentaciones audiovisuales, música en vivo y videoclips que en compañía de Lucien Gilabert en voz, Miguel Ángel Cino (Ranatronic) en bajo y voz y Daniel Ramos en batería y voz, hacen la suma de todos los ingredientes en los que viene trabajando Fábregas en los últimos años tanto como comediante, como guionista y director.


"Es lo mínimo indispensable para representar la locura en la que estamos inmersos. Después de todo, si te reís de lo que te pasa, es porque estamos empezando a sanar", sostuvo el comediante que previo al show diálogo con este medio sin perder de vista el humor.

El show hace un abordaje de esas emociones que se despertaron en pandemia, ¿hoy estás inestable o estable?

—Estoy en el peor momento desde que nací. Emocionalmente nunca me sentí tan volátil y te voy a decir algo: el enojo casi no está. Yo soy una persona calentona, soy un tano bruto y me caliento fácil, pero la pandemia no, se me dio es todo para arriba y para abajo en el ánimo, no hay enojo, hay depresión y euforia, depresión y euforia y así estamos hace un año y pico.

¿Cuando empezó la pandemia te sentías tan mal?

—Sentía que me la llevaba puesta: hice de todo. Decía "bueno es productiva veamos de qué forma salimos adelante" y en julio empecé a sospechar que me la iba a poner, llegó noviembre y caí en el pozo más profundo de mi vida pero ya estamos saliendo.

¿Ayudó ese estado para el proceso de creación de "Inestable"?

—La verdad que con todo lo que me molesté y me molestó y me dañó la pandemia como a cualquier ser humano, también tengo que agradecerle: un poco me dio el empuje para escribir y para ensayar y para montar y estrenar "Inestable" y la verdad que eso es un montón. Se transformó en una musa, claro que hubiese preferido inspirarme en otra cosa pero en algún punto creo que reconvertí todo eso en un show y la verdad que es algo super lindo. Estrenar un show en cualquier condición es algo muy satisfactorio.

¿Cómo recibe el público al show?

—Muy bien, primero porque estamos en vivo y para quien se anima a salir me parece que es una alegría estar con gente. Como siempre, no es la normalidad pero se le parece bastante y eso creo que está bueno. Además me parece que de todo lo que hablo de alguna forma llego al corazón de los que están ahí abajo, más que nada si son un más 30. Me parece que está todo apuntado a decir, "tranquilo. te sentís mal. te juro que estamos en la misma y no sos el único o la única".

¿Cómo sigue el 2021?

—El 2021 va a seguir todo mal. Tengo el dato -risas-. Va a depender de cada uno de nosotros de sacar adelante este año porque como pinta no va a ser un añaso:  faltan vacunas, falta tiempo, los viejos se tienen que cuidar y tenemos que andar con barbijo, así que no esperen gran cosa del 2021. Te la tiré, soy el Ludovica Esquirru y el Horangel, todo junto.

¿Te guías por las predicciones?

—Para nada. No creo que sean estupideces, me gusta reírme de eso porque soy una persona que vive adentro una caja de zapatos y si no tiene lógica y comprobación a mí no me sirve, me río pero yo creo que la verdad es como el bitcoin: hay un pedacito de verdad en todo el planeta, está todo desparramado, pero para mí los astros no significan nada, el horóscopo chino no tiene influencia en mi vida, no tengo cábalas, nada de eso.

¿Qué significa el humor en tu vida?

—No soy de esos comediantes que están enculados en sus casas y que son serios. Me gusta ser un boludo 24-7 y disfruto mucho ser un boludo y en mi familia a veces es demasiado y me dicen "pará gordo un poco, ahora hablemos en serio". Me gusta el humor, me parece esencial. El humor no es el remedio, pero es parte del tratamiento. Me parece que va por ahí y en toda mi vida en toda mi familia de raíz y la conformada ahora el humor es una constante vital

¿De dónde nace este amor por la comedia?

—El amor por la comedia estuvo en mi familia siempre, no es una familia en la que hay un comediante pero es una familia en la que el humor siempre estuvo presente y siempre nos hemos reído mucho de nosotros y siempre fueron almuerzos un poco tanos, un poco catalanes, a los gritos y riéndonos todos, creo que siempre fue parte.

¿Cuándo se volvió profesional?

—En algún momento de mi vida sin quererlo, tal vez en la adolescencia me lo empecé a tomar más en serio pero decidí hacer de eso una carrera cuando me di cuenta que la facultad no era para mí, entre los 23 y 25 años dije: "hagamos una carrera de esto no jodamos más".

¿Cómo te preparas para el show?

—Tengo un compromiso muy grande. Cada vez que me subo a un escenario me tomo muy en serio que los que están ahí abajo se hayan tomado un gran esfuerzo para estar, se hayan bañado, organizado y pagado una entrada y yo a cambio les digo: "dejo la vida para hacerles la mejor noche de su semana", ese es mi compromiso.

COMENTARIOS

Con monólogos, imágenes y música en vivo el comediante representa la locura en la que estamos inmersos.