miércoles 03 de julio de 2024

La pesadilla de un tenista platense: preso en Alemania, deportado y con COVID en Ezeiza

Tomás Etcheverry, número 144 del mundo, vivió una pesadilla al pasar el límite de permanencia en Europa y cuando volvió al país dio positivo de coronavirus.

--:--

El platense Tomás Etcheverry es una de las jóvenes estrellas del tenis argentino. Con 22 años está en el puesto número 144 del ranking mundial de ATP y este año, incluso, venció al también oriundo de La Plata, Thiago Tirante, en Italia, ganando el torneo de Perugia.

Etcheverry vivió un calvario durante la gira que realizó por Europa, donde excedió el límite de estadía permitido y pasó horas de incertidumbre en Alemania, donde estuvo más de 24 horas preso, siendo deportado. No todo terminó ahí: en Ezeiza dio positivo de coronavirus.

Lee además

Luego de caer el pasado 11 de septiembre ante su compatriota Juan Manuel Cerundolo en las semifinales del Challenger de Banja Luka, en Bosnia, el platense tenía que volar hacia Polonia.

“Tuve que cruzar por Alemania. Era todo normal hasta que, en el aeropuerto, cuando me pidieron el pasaporte, me hicieron a un lado de la fila de pasajeros. Estaba solo. No sabía bien lo que pasaba. Observé que hablaban entre las autoridades de migraciones hasta que se me acercaron dos integrantes de la Policía Militar. Sinceramente no entendía nada entre el idioma y todo lo que ocurría a mi alrededor, tuve mucho miedo”, contó Etcheverry a El Día.

Las autoridades migratorias del aeropuerto le explicaron el problema, le dijeron que tenía que ser deportado y lo esposaron.

“Me dijeron que son 90 días en países que pertenecen a la Comunidad Económica Europea y que me tenían que deportar. En ese momento entré en pánico”, comentó.

“Cometí un error sin querer, ya que superé por 23 días el límite de estar ininterrumpidamente en el territorio de la Comunidad Económica Europea, que por la pandemia se redujo a solamente tres meses. pero mi falla estuvo en que creí que al ir a jugar el US Open no se contabilizaba ese lapso del tiempo, pero no fue así, siguió corriendo en el conteo”, explicó.

Las horas de amargura hicieron mella en el tenista que asegura que lo trataron bien pero se sintió “como un delincuente”. Después de todo, y en la vuelta al país, se contagió de coronavirus.

“Fue otra sorpresa. En mi estadía en Europa y Estados Unidos me hicieron un sinfín de hisopados, todos negativos. Me trasladaron en un taxi especial a un hotel en Buenos Aires, donde estuve aislado solo en una habitación durante diez días”, concluyó Etcheverry, que disputará un partido la próxima semana en el Challenger de Buenos Aires.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar