Apuntan a transferencias e inversiones de Mascherano en Uruguay por una posible evasión | 0221
0221
0221

Apuntan a transferencias e inversiones de Mascherano en Uruguay por una posible evasión

El jugador de Estudiantes quedó en la mira de Estados Unidos, Portugal y Uruguay. De acuerdo a una investigación, usó una offshore para hacer giros de dinero.

El escándalo desatado por los FinCEN Files llegó a La Plata. Se trata de los documentos filtrados, que incluyen más de 2.100 "reportes de actividades sospechosas" elaborados por bancos y otras instituciones financieras y enviados a la Red de Control de Delitos Financieros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos (FinCEN, por sus siglas en inglés). Esta vez quien quedó en la mira fue Javier Mascherano, jugador de Estudiantes y emblema de la Selección Argentina.

El mediocampista del Pincha quedó bajo la lupa de las autoridades antilavado de Estados Unidos por un millón de dólares que dio la vuelta al mundo con sucesivas transferencias bancarias que salieron de EE.UU., triangularon por Portugal y culminaron con inversiones inmobiliarias en Uruguay. Ante la consulta, el futbolista dijo que los fondos se destinaron a “dos inversiones inmobiliarias”.

El uso de sociedades en paraísos fiscales para triangular el cobro de millonarios derechos de imagen a los futbolistas no es nuevo. De hecho, involucraron a figuras como Lionel Messi, que en 2017 fue condenado por la Justicia de España por haber defraudado al fisco en 4,1 millones de euros entre el 2007 y el 2009, pero no fue a la cárcel. No se trató del único deportista: también acusaron por evasión de impuestos a Ángel Di María.

Mascherano también había tenido problemas con la Hacienda española y ahora lo investigan por transacciones “sospechosas”. De acuerdo a los documentos analizados por el equipo argentino del Consorcio Internacional de Periodistas de Inestigación (ICIJ), hubo cuatro giros por más de USD 1 millón a fines de 2015 y principios de 2016 que activaron los alertas bancarios, desde una cuenta en Estados Unidos a nombre de Alenda Investments Ltd, una firma registrada en las Islas Vírgenes Británicas (BVI), cuyo titular era el excapitán de la albiceleste.

La primera de esas transferencias fue el 4 de diciembre de 2015 por USD 260.000 y en el detalle de los movimientos figura que el propósito fueron “gastos personales”. Las dos segundas fueron apenas 10 días después, el 16 y 22 de diciembre, por USD 290.000 cada una, y quedaron registradas como inversiones. En tanto la última fue el 8 de enero siguiente, por USD 226.477, y figuraba con el concepto “cierre de cuenta”.

Ante la consulta sobre el motivo de los giros de dinero reportados por la FinCEN, su abogado Mariano Aguilar explicó a Infobae que el dinero estuvo destinado a “dos inversiones inmobiliarias en Uruguay”. También precisó que una de ellas fue “la compra de un terreno en José Ignacio que compró con socios, y se loteó para su venta”, mientras que la otra fue “un edificio que hoy tiene alquilado la embajada de Chile en ese país”.

Este último inmueble es un edificio nuevo de 587 m2 con tres pisos y terraza ubicado en el barrio de Punta Carretas. Según datos del Registro de la Propiedad Inmueble uruguayo, el edificio ubicado en la calle Guipúzcoa 455 está a nombre de Tolicon SA. Es decir, no figura ahora a nombre del futbolista. Su abogado dijo que esa fue la sociedad que "le vendió a Javier [Mascherano]" la propiedad.

El asesor de Mascherano explicó que el jugador había comprado “un terreno con un proyecto de unas oficinas que no estaban terminadas y que luego se refaccionaron según pidieron los inquilinos”. Sin embargo, dijo no recordar con exactitud en qué año fue que, efectivamente, el defensor compró el terreno con la obra ya comenzada.

Según el contrato de alquiler, Lisandro Pirosanto firmó en representación de Mascherano. Se trata del excontador de Claudia Villafañe, exesposa de Diego Maradona, y representante de Angel Di María en el París SG. Por la delegación diplomática, fue la embajadora Iris Boeninger quien puso la firma. Tanto la sede de la embajada como el consulado se trasladaron a ese nuevo edificio a partir del 15 de octubre pasado.

Los fondos pasaron por diversas cuentas: del Pershing LLC en Jersey, siguieron al Deutsche Bank en Nueva York, y de allí al Novo Banco, de Lisboa, Portugal, para terminar en la cuenta de la financiera uruguaya Eurodracma, en el Banco BANDES de Montevideo.

"El dinero estaba en una cuenta en Estados Unidos y Mascherano pidió que fuera transferido a Uruguay. No sabe por qué pasó por Portugal. La financiera que intervino en el destino final tuvo que ver con la inversión inmobiliaria", explicó su abogado a La Nación.

Cabe recordar que Eurodracma está ligada a Oscar Algorta, un abogado y corredor de bolsa investigado en Uruguay por estar presuntamente implicado en el escándalo de corrupción de Brasil conocido como Lava Jato, en el que se pagaron sobornos a través de sociedades pantallas y cuentas en el extranjero.

Para la misma época de estas transacciones observadas por la FinCEN, Mascherano fue condenado en España en enero de 2016 a un año de prisión en suspenso por fraude al fisco de ese país, por no haber declarado las rentas obtenidas de Nike a través de una sociedad domiciliada en Miami -Lofer LC- y simuló la cesión de sus derechos de imagen a otra firma pantalla -Anadyr Overseas- radicada en la isla portuguesa y zona franca de Madeira.

El jugador de Estudiantes se declaró culpable y desistió de ir a juicio. Además, acordó el pago de 2.566.353 euros .Aguilar negó cualquier vinculación entre las transferencias reportadas y el pago de la multa por esa sentencia.

En una entrevista con la revista La Garganta Poderosa, en junio de ese año, dijo sobre el caso que le inició la Hacienda española: “Soy el responsable, no el culpable. Por más que intenten hacerme quedar como tal, no lo soy. Sí soy responsable porque está mi firma”. Agregó que contrató a “la gente equivocada, que no hicieron las cosas bien”.

Apuntan a transferencias e inversiones de Mascherano en Uruguay por una posible evasión
FinCEN Files

Apuntan a transferencias e inversiones de Mascherano en Uruguay por una posible evasión

El jugador de Estudiantes quedó en la mira de Estados Unidos, Portugal y Uruguay. De acuerdo a una investigación, usó una offshore para hacer giros de dinero.

22 de septiembre de 2020

El escándalo desatado por los FinCEN Files llegó a La Plata. Se trata de los documentos filtrados, que incluyen más de 2.100 "reportes de actividades sospechosas" elaborados por bancos y otras instituciones financieras y enviados a la Red de Control de Delitos Financieros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos (FinCEN, por sus siglas en inglés). Esta vez quien quedó en la mira fue Javier Mascherano, jugador de Estudiantes y emblema de la Selección Argentina.

El mediocampista del Pincha quedó bajo la lupa de las autoridades antilavado de Estados Unidos por un millón de dólares que dio la vuelta al mundo con sucesivas transferencias bancarias que salieron de EE.UU., triangularon por Portugal y culminaron con inversiones inmobiliarias en Uruguay. Ante la consulta, el futbolista dijo que los fondos se destinaron a “dos inversiones inmobiliarias”.

El uso de sociedades en paraísos fiscales para triangular el cobro de millonarios derechos de imagen a los futbolistas no es nuevo. De hecho, involucraron a figuras como Lionel Messi, que en 2017 fue condenado por la Justicia de España por haber defraudado al fisco en 4,1 millones de euros entre el 2007 y el 2009, pero no fue a la cárcel. No se trató del único deportista: también acusaron por evasión de impuestos a Ángel Di María.

Mascherano también había tenido problemas con la Hacienda española y ahora lo investigan por transacciones “sospechosas”. De acuerdo a los documentos analizados por el equipo argentino del Consorcio Internacional de Periodistas de Inestigación (ICIJ), hubo cuatro giros por más de USD 1 millón a fines de 2015 y principios de 2016 que activaron los alertas bancarios, desde una cuenta en Estados Unidos a nombre de Alenda Investments Ltd, una firma registrada en las Islas Vírgenes Británicas (BVI), cuyo titular era el excapitán de la albiceleste.

La primera de esas transferencias fue el 4 de diciembre de 2015 por USD 260.000 y en el detalle de los movimientos figura que el propósito fueron “gastos personales”. Las dos segundas fueron apenas 10 días después, el 16 y 22 de diciembre, por USD 290.000 cada una, y quedaron registradas como inversiones. En tanto la última fue el 8 de enero siguiente, por USD 226.477, y figuraba con el concepto “cierre de cuenta”.

Ante la consulta sobre el motivo de los giros de dinero reportados por la FinCEN, su abogado Mariano Aguilar explicó a Infobae que el dinero estuvo destinado a “dos inversiones inmobiliarias en Uruguay”. También precisó que una de ellas fue “la compra de un terreno en José Ignacio que compró con socios, y se loteó para su venta”, mientras que la otra fue “un edificio que hoy tiene alquilado la embajada de Chile en ese país”.

Este último inmueble es un edificio nuevo de 587 m2 con tres pisos y terraza ubicado en el barrio de Punta Carretas. Según datos del Registro de la Propiedad Inmueble uruguayo, el edificio ubicado en la calle Guipúzcoa 455 está a nombre de Tolicon SA. Es decir, no figura ahora a nombre del futbolista. Su abogado dijo que esa fue la sociedad que "le vendió a Javier [Mascherano]" la propiedad.

El asesor de Mascherano explicó que el jugador había comprado “un terreno con un proyecto de unas oficinas que no estaban terminadas y que luego se refaccionaron según pidieron los inquilinos”. Sin embargo, dijo no recordar con exactitud en qué año fue que, efectivamente, el defensor compró el terreno con la obra ya comenzada.

Según el contrato de alquiler, Lisandro Pirosanto firmó en representación de Mascherano. Se trata del excontador de Claudia Villafañe, exesposa de Diego Maradona, y representante de Angel Di María en el París SG. Por la delegación diplomática, fue la embajadora Iris Boeninger quien puso la firma. Tanto la sede de la embajada como el consulado se trasladaron a ese nuevo edificio a partir del 15 de octubre pasado.

Los fondos pasaron por diversas cuentas: del Pershing LLC en Jersey, siguieron al Deutsche Bank en Nueva York, y de allí al Novo Banco, de Lisboa, Portugal, para terminar en la cuenta de la financiera uruguaya Eurodracma, en el Banco BANDES de Montevideo.

"El dinero estaba en una cuenta en Estados Unidos y Mascherano pidió que fuera transferido a Uruguay. No sabe por qué pasó por Portugal. La financiera que intervino en el destino final tuvo que ver con la inversión inmobiliaria", explicó su abogado a La Nación.

Cabe recordar que Eurodracma está ligada a Oscar Algorta, un abogado y corredor de bolsa investigado en Uruguay por estar presuntamente implicado en el escándalo de corrupción de Brasil conocido como Lava Jato, en el que se pagaron sobornos a través de sociedades pantallas y cuentas en el extranjero.

Para la misma época de estas transacciones observadas por la FinCEN, Mascherano fue condenado en España en enero de 2016 a un año de prisión en suspenso por fraude al fisco de ese país, por no haber declarado las rentas obtenidas de Nike a través de una sociedad domiciliada en Miami -Lofer LC- y simuló la cesión de sus derechos de imagen a otra firma pantalla -Anadyr Overseas- radicada en la isla portuguesa y zona franca de Madeira.

El jugador de Estudiantes se declaró culpable y desistió de ir a juicio. Además, acordó el pago de 2.566.353 euros .Aguilar negó cualquier vinculación entre las transferencias reportadas y el pago de la multa por esa sentencia.

En una entrevista con la revista La Garganta Poderosa, en junio de ese año, dijo sobre el caso que le inició la Hacienda española: “Soy el responsable, no el culpable. Por más que intenten hacerme quedar como tal, no lo soy. Sí soy responsable porque está mi firma”. Agregó que contrató a “la gente equivocada, que no hicieron las cosas bien”.

COMENTARIOS

El jugador de Estudiantes quedó en la mira de Estados Unidos, Portugal y Uruguay. De acuerdo a una investigación, usó una offshore para hacer giros de dinero.