Entre el mostrador y la rosca: los días de un dirigente político que sobrevive en calle 12 | 0221
0221
0221

Entre el mostrador y la rosca: los días de un dirigente político que sobrevive en calle 12

El ex diputado radical divide su tiempo en mantener activo su negocio y sigue de cerca la vida partidaria para sentar postura de cara a la interna que se viene.

El ritmo de trabajo en el local de 12 y 64 no cesa nunca. En el interior, su dueño  Sergio Panella, seguramente más conocido por su perfil político de dirigente del radicalismo, que fue diputado provincial y varias veces candidato a intendente, trabaja a destajo, especialmente desde que la pandemia de coronavirus obligó a recalcular el uso del tiempo y los espacios. A diferencia de la mayoría de los comercios de la zona, Doce Visión pudo seguir operando. Eso le permitió sostener su plantel de empleados y dedicarse a buscar alternativas para suplir la caída en la actividad que suponía el aislamiento, social, preventivo y obligatorio.

El negocio abre temprano y suele estar con las persianas altas hasta las 10 de la noche. Adentro todo está protegido con plásticos y una cabina sanitizante que garantizan la distancia social. Y muchas veces se arma una cola que preocupa al comerciante, especialmente cuando aprieta el frío.

En tiempo en que la arena política empieza a ser movediza, su atención empieza a desdoblarse. Aunque el contexto actual no es el ideal para la rosca y el negocio demanda atención ful time, no le saca el ojo al interna de la UCR que ya tiene fecha el 11 de octubre y lo ubica cerca del jefe de la bancada de diputados provinciales Maximiliano Abad, un amigo personal junto a quien además caminó políticamente en los últimos años.

ACTIVIDAD ESENCIAL

“Arrancamos la cuarentena como todo el mundo, lo más fuerte posible. En los primeros 15 días muy aislados, para cuidarnos y colaborar mantuvimos cerrados”, recuerda de los primeros días de este tiempo excepcional. “Pasados ese tiempo ya empezamos abrir porque nosotros estamos habilitados para hacerlo”.

Una segunda etapa fue cuando después de 40 días se reincorporaron los empleados. Son 5 personas entre el mostrador y la caja. “Los primeros días trabajamos nosotros, los de la familia”, aclara. Y cuenta que logró sostener la estructura de trabajadores sin los ATP (la Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción). “Intentamos no ocasionarle un gasto más al Estado y pagar con nuestra actividad. Pagamos sueldos, impuesto y todo. Tal vez nos atrasamos un poco pero lo afrontamos con nuestro capital”, dice.

En el negocio, Panella y su equipo padecen lo mismo que cada hogar. “Es mucho más complicado el trabajo y genera una cuota de estrés importante. Desde el trato con los clientes hasta la compra de mercadería para poder reponer, porque vivimos y dependemos de lo que vale la mercadería dolarizada”.

Exponente claro de las Pymes platense, 12 Visión está enclavada en la esquina donde arranca el centro comercial de calle 12. Trabaja con productos nacionales e importados en una especialización que no abunda: fuentes de alimentación o componentes periféricos para notebooks, productos electrónicos y equipos medicinales. Pero también comercializa todo lo relacionado con los componentes internos, los repuestos de todo tipo, especialmente de televisores. Es una virtual “ferretería de electrónicos”, grafica su dueño. Y habla de más de 14 mil ítems en sus carpetas de productos. Entre ellos la pandemia devolvió al mercado algunos objetos olvidados, como las cámaras web o los micrófonos para PC.

Por eso el nivel de facturación amortiguó el impacto del aislamiento. “Arrancamos con menos caudal de gente pero después fue subiendo y a la vez se abrieron otros canales de venta. Nosotros no hacíamos venta por WhatApp o delivery, porque teníamos más la compra del cliente acá en el mostrador, pero ahora ampliamos a esas opciones, por lo que hemos levantado la ventas”, relata.

-Más allá de su situación particular ¿Cómo ve al comercio en general?

-Fue muy golpeado todo el sistema porque dependemos mucho del movimiento de la gente en la calle. Se está haciendo muy difícil para muchos de los comercios que trabajan sobre calle 12, como las que venden ropa. Los clientes que tienen esos comercios tampoco se han comportado como lo hacen siempre. Hoy la gente no está usando la ropa de temporada, usa lo que tiene. La situación económica acá en el mostrador la veo cada vez más dura, o sea que la gente va buscando satisfacer sólo las necesidades básicas. 

EL DÍA DESPUÉS

Como dirigente político que ha llevado a las urnas sus intenciones de ser intendente, Panella reclama medidas concretas para genera una reactivación después del 18 de julio, cuando concluya la fase actual del aislamiento. “Debe lanzarse un plan a corto, mediano y largo plazo para reactivar toda la economía en todo sentido. La sociedad no aguanta más y no es sólo el mal humor por estar en la casa. El mal humor es por el bolsillo, por no tener la plata, dice.

La generación de empleo por parte de la Pymes es una de sus principales preocupaciones. Y en ese plano insiste con uno de sus latiguillos de los tiempos de la campaña. “Hay que darle un valor agregado al cordón hortícola porque es un sector clave para la generación de puestos de trabajo”.

EL FUEGO POLÍTICO

En los últimos días la atención del Panella comerciante se distrajo por momentos hacia la interna del radicalismo bonaerense, la cual ya tiene definida para el 11 de octubre una cita electoral para la renovación de autoridades. Marca, en alguna medida, un retorno del ex diputado y ex precandidato a intendente al redil de la UCR después de su intento de sumarse en 2019 al frente de Roberto Lavagna.

“Nunca nos fuimos”, aclara él no obstante. “Ideológicamente nunca tuvimos un cambio, lo que nunca soportamos es la imposibilidad de que haya elecciones para definir cargos. Si no me dan la posibilidad de competir dentro del partido se hace muy difícil quedarte”

-¿Y eso pasó con Juntos por el Cambio?

-Este frente que se armó e integramos para ser gobierno entre 2015 y 2019, en vez de haberse ampliado a partir de los éxitos electorales, se fue achicando y cerrando. Nosotros decimos que eso hacia un futuro tiene que cambiar, lo hemos estado hablando con lo referentes del partido, con el presidente del bloque de diputados bonaerenses Maxi Abad, diciendo que todos los que tienen responsabilidad dentro del partido deben garantizar que en un futuro no se va a cerrar. Participé en un Zoom de la junta central de la UCR y hubo una muy buena charla que giró en torno a eso: el radicalismo no solo tiene que ser protagonista en lo que viene sino que debe tener reglas de juego claras para que todos puedan ser parte.

-¿Eso incluye la definición de cómo debe ser la relación con el PRO? 

-Depende del punto de vista con que lo analicemos. En La Plata hoy tenés al oficialismo partidario en gran parte inserto en la gestión municipal. Depende de ellos decir si están cómodos o no y si la intendencia los escucha o no. De parte nuestra vamos a seguir colaborando e intentando que cada una de las cosas en las que se nos requiera o se nos consulte, poder dar nuestra opinión. En la actual coyuntura creo que debe haber un plan a futuro a partir del 18 de julio. En la brevedad vamos a hablar con el secretario de la Producción (el radical Rogelio Blesa) para hacerle un planteo de cómo se debería desde la Municipalidad rápidamente apuntar a generar puestos de trabajo. Va a depender del otro lado si se nos escucha. Porque a veces, cuando se conduce mirando hacia adelante y no a los costado o atrás, se cometen errores, hay que mirar hacías todos lados, especialmente hay que mirar el punto desde donde se partió.

-¿Y a nivel provincial cuál es la mirada, en un marco en el que Juntos por el Cambio ahora es oposición?

-Se debe discutir mucho y a fondo. Si el partido no tiene una mirada hacia adelante, que pueda llevar al frente en una discusión, no va a tener futuro en ese frente. Hay que debatir muchísimo y plantear ideas que sean lógicas y que nos marquen el mismo camino. Podemos hasta no estar de acuerdo pero sí tenemos que tener un objetivo común. Por ejemplo cuando cualquier radical habla de un tema de corrupción hay una conducta común, se discute y si se tiene que ir a la justicia se va a la justicia. Eso hay que hacerlo muy de fondo en todos los temas para establecer reglas generales hacia el futuro.

-¿Hay una crítica al rol del radicalismo durante el gobierno de Vidal?

-Cuando me tocó ser diputado todos habrán analizado cuál fue mi rol. Una cosa es decirlo desde afuera y otra muy distinta cuando estás en la función. Es decir que no tengo una visión aisladas de cómo yo hubiera actuado, entonces me cuesta mucho emitir una evaluación de quienes estuvieron en esa responsabilidad de gobierno. Yo hubiera pretendido un rol del radicalismo mucho más integrado dentro de la gestión. Pero es mi forma de ver y tal vez la conducción la vio diferente o es lo que se podía en ese momento.

-¿Eso debiera cambiar en el futuro? 

-Una posición nueva para poder gobernar la provincia a partir de 2023 va a tener que armarse en base a una estructura en la que el radicalismo tenga mayor predominancia o injerencia. Se armaron cuadros políticos como para que se esté en gestión. Pero depende mucho del plan de gobierno que se vaya a presentar para una elección que todavía está muy lejos. Pero hay que ir construyéndolo y el nuevo comité provincial lo va a ir armando. Ya hoy los bloques de diputados tienen un armado que empieza a tener mucha más injerencia. Porque si algo cambió a partir de 2015 para los radicales es que la posibilidad de gobernar no está tan lejana como podía suponerse antes. Se logró ser gobierno, entonces ya no vemos tan lejana la posibilidad de volver. Pero va a depender mucho de nosotros. Ganas a la militancia no le faltan y los debates internos para transitar ese camino tampoco faltan. El gobierno actual no es buen gobierno y veremos cómo la gente lo va a ir viendo. 

-¿Y cual es su posicionamiento en la elección que se avecina para el recambio de autoridades en la UCR?

-Es un camino que voy transitando con amigos, con los que siempre caminamos juntos. Nosotros tenemos una pertenencia a un armado provincial desde hace años, con gente en el comité provincia como Miriam Jara, que marca los destinos nuestros dentro de lo que queremos del radicalismo provincial. Después tenemos una Convención que sigue funcionando y tenemos charlas muy seguidas, en mi caso porque es amigo personal, con Maxi Abad y con otros dirigentes del partido como algunos legisladores provinciales. Tenemos comodidad con los amigos con quienes hemos caminado siempre. Hemos trabajado mucho con Maxi desde hace mucho tiempo en el plano provincial y Maxi marca un liderazgo que viene creciendo. Hay que ir dando paso a paso para ver cómo resulta. Todo se va dando para un recambio general dentro del partido. Eso es evidente. Acá hay que garantizar la posibilidades de elecciones libres, la posibilidad de que los acuerdos se hagan con sustento en la militancia y a partir de ahí ir generando liderazgos en el partido.

-¿Pero tiene una posición definida entre los actores?

-Hablo constantemente con Maxi, pero esto no tiene que terminar en una guerra interna partidaria. Yo espero que todo termine con reglas de juego claras. A tus amigos les decís lo que realmente creés. Yo a Maxi le digo lo que siento y él plantea lo mismo hacia nosotros. Cuando yo me equivoco me dice "vas por el mal camino" y nosotros planteamos lo mismo. Pero los liderazgos se van dando naturales y el partido va a ir generándolos y va a ir llevando hacia adelante esto nuevo que se viene.

-¿Cómo está la relación con el oficialismo partidario a nivel local?

-Estuvimos enfrentados aunque en las últimas elecciones logramos un acuerdo respetando la relación de fuerza que tenía cada uno. La última elección interna fue en 2017 y fue dura. Ganó (Claudio) Frangul por una diferencia chica. Creemos que se tiene que dialogar mucho más. Y después veremos. Cuando uno no puede entrar en razones por el debate y por las charlas, tiene que terminar en elecciones. Si no nos ponemos de acuerdo en un programa hacia el futuro no vamos a estar en el mismo camino e iremos a elecciones. Si nos ponemos de acuerdo, no sé cuál puede ser el inconveniente en conciliar una nueva conducción

-En 2023 Julio Garro ya no puede ir por otro mandato ¿El radicalismo de La Plata está en condiciones de plantearse proponer un candidato a intendente?

-Si las reglas de juego están dadas como para poder ir a una elección, calculo que sí, cada cual debe mostrar su candidatos.. Si no se pueden poner de acuerdo en un programa de gobierno eso debiera resolverse en una elección. El radicalismo va formando equipos técnicos permanentemente para eso. Ahora queda mucho tiempo y la primera parte es resolver cómo termina la situación de la pandemia en el país y en la ciudad en particular. Lo que viene hacia adelante puede ser muy traumático, porque se han perdido muchos puestos de trabajo y la gente tiene grandes inconvenientes, y si uno no sale con ideas que sean valederas para superar esa situación, va a ser muy difícil poder hacer política.

Entre el mostrador y la rosca: los días de un dirigente político que sobrevive en calle 12
Sergio Panella

Entre el mostrador y la rosca: los días de un dirigente político que sobrevive en calle 12

El ex diputado radical divide su tiempo en mantener activo su negocio y sigue de cerca la vida partidaria para sentar postura de cara a la interna que se viene.

08 de julio de 2020

El ritmo de trabajo en el local de 12 y 64 no cesa nunca. En el interior, su dueño  Sergio Panella, seguramente más conocido por su perfil político de dirigente del radicalismo, que fue diputado provincial y varias veces candidato a intendente, trabaja a destajo, especialmente desde que la pandemia de coronavirus obligó a recalcular el uso del tiempo y los espacios. A diferencia de la mayoría de los comercios de la zona, Doce Visión pudo seguir operando. Eso le permitió sostener su plantel de empleados y dedicarse a buscar alternativas para suplir la caída en la actividad que suponía el aislamiento, social, preventivo y obligatorio.

El negocio abre temprano y suele estar con las persianas altas hasta las 10 de la noche. Adentro todo está protegido con plásticos y una cabina sanitizante que garantizan la distancia social. Y muchas veces se arma una cola que preocupa al comerciante, especialmente cuando aprieta el frío.

En tiempo en que la arena política empieza a ser movediza, su atención empieza a desdoblarse. Aunque el contexto actual no es el ideal para la rosca y el negocio demanda atención ful time, no le saca el ojo al interna de la UCR que ya tiene fecha el 11 de octubre y lo ubica cerca del jefe de la bancada de diputados provinciales Maximiliano Abad, un amigo personal junto a quien además caminó políticamente en los últimos años.

ACTIVIDAD ESENCIAL

“Arrancamos la cuarentena como todo el mundo, lo más fuerte posible. En los primeros 15 días muy aislados, para cuidarnos y colaborar mantuvimos cerrados”, recuerda de los primeros días de este tiempo excepcional. “Pasados ese tiempo ya empezamos abrir porque nosotros estamos habilitados para hacerlo”.

Una segunda etapa fue cuando después de 40 días se reincorporaron los empleados. Son 5 personas entre el mostrador y la caja. “Los primeros días trabajamos nosotros, los de la familia”, aclara. Y cuenta que logró sostener la estructura de trabajadores sin los ATP (la Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción). “Intentamos no ocasionarle un gasto más al Estado y pagar con nuestra actividad. Pagamos sueldos, impuesto y todo. Tal vez nos atrasamos un poco pero lo afrontamos con nuestro capital”, dice.

En el negocio, Panella y su equipo padecen lo mismo que cada hogar. “Es mucho más complicado el trabajo y genera una cuota de estrés importante. Desde el trato con los clientes hasta la compra de mercadería para poder reponer, porque vivimos y dependemos de lo que vale la mercadería dolarizada”.

Exponente claro de las Pymes platense, 12 Visión está enclavada en la esquina donde arranca el centro comercial de calle 12. Trabaja con productos nacionales e importados en una especialización que no abunda: fuentes de alimentación o componentes periféricos para notebooks, productos electrónicos y equipos medicinales. Pero también comercializa todo lo relacionado con los componentes internos, los repuestos de todo tipo, especialmente de televisores. Es una virtual “ferretería de electrónicos”, grafica su dueño. Y habla de más de 14 mil ítems en sus carpetas de productos. Entre ellos la pandemia devolvió al mercado algunos objetos olvidados, como las cámaras web o los micrófonos para PC.

Por eso el nivel de facturación amortiguó el impacto del aislamiento. “Arrancamos con menos caudal de gente pero después fue subiendo y a la vez se abrieron otros canales de venta. Nosotros no hacíamos venta por WhatApp o delivery, porque teníamos más la compra del cliente acá en el mostrador, pero ahora ampliamos a esas opciones, por lo que hemos levantado la ventas”, relata.

-Más allá de su situación particular ¿Cómo ve al comercio en general?

-Fue muy golpeado todo el sistema porque dependemos mucho del movimiento de la gente en la calle. Se está haciendo muy difícil para muchos de los comercios que trabajan sobre calle 12, como las que venden ropa. Los clientes que tienen esos comercios tampoco se han comportado como lo hacen siempre. Hoy la gente no está usando la ropa de temporada, usa lo que tiene. La situación económica acá en el mostrador la veo cada vez más dura, o sea que la gente va buscando satisfacer sólo las necesidades básicas. 

EL DÍA DESPUÉS

Como dirigente político que ha llevado a las urnas sus intenciones de ser intendente, Panella reclama medidas concretas para genera una reactivación después del 18 de julio, cuando concluya la fase actual del aislamiento. “Debe lanzarse un plan a corto, mediano y largo plazo para reactivar toda la economía en todo sentido. La sociedad no aguanta más y no es sólo el mal humor por estar en la casa. El mal humor es por el bolsillo, por no tener la plata, dice.

La generación de empleo por parte de la Pymes es una de sus principales preocupaciones. Y en ese plano insiste con uno de sus latiguillos de los tiempos de la campaña. “Hay que darle un valor agregado al cordón hortícola porque es un sector clave para la generación de puestos de trabajo”.

EL FUEGO POLÍTICO

En los últimos días la atención del Panella comerciante se distrajo por momentos hacia la interna del radicalismo bonaerense, la cual ya tiene definida para el 11 de octubre una cita electoral para la renovación de autoridades. Marca, en alguna medida, un retorno del ex diputado y ex precandidato a intendente al redil de la UCR después de su intento de sumarse en 2019 al frente de Roberto Lavagna.

“Nunca nos fuimos”, aclara él no obstante. “Ideológicamente nunca tuvimos un cambio, lo que nunca soportamos es la imposibilidad de que haya elecciones para definir cargos. Si no me dan la posibilidad de competir dentro del partido se hace muy difícil quedarte”

-¿Y eso pasó con Juntos por el Cambio?

-Este frente que se armó e integramos para ser gobierno entre 2015 y 2019, en vez de haberse ampliado a partir de los éxitos electorales, se fue achicando y cerrando. Nosotros decimos que eso hacia un futuro tiene que cambiar, lo hemos estado hablando con lo referentes del partido, con el presidente del bloque de diputados bonaerenses Maxi Abad, diciendo que todos los que tienen responsabilidad dentro del partido deben garantizar que en un futuro no se va a cerrar. Participé en un Zoom de la junta central de la UCR y hubo una muy buena charla que giró en torno a eso: el radicalismo no solo tiene que ser protagonista en lo que viene sino que debe tener reglas de juego claras para que todos puedan ser parte.

-¿Eso incluye la definición de cómo debe ser la relación con el PRO? 

-Depende del punto de vista con que lo analicemos. En La Plata hoy tenés al oficialismo partidario en gran parte inserto en la gestión municipal. Depende de ellos decir si están cómodos o no y si la intendencia los escucha o no. De parte nuestra vamos a seguir colaborando e intentando que cada una de las cosas en las que se nos requiera o se nos consulte, poder dar nuestra opinión. En la actual coyuntura creo que debe haber un plan a futuro a partir del 18 de julio. En la brevedad vamos a hablar con el secretario de la Producción (el radical Rogelio Blesa) para hacerle un planteo de cómo se debería desde la Municipalidad rápidamente apuntar a generar puestos de trabajo. Va a depender del otro lado si se nos escucha. Porque a veces, cuando se conduce mirando hacia adelante y no a los costado o atrás, se cometen errores, hay que mirar hacías todos lados, especialmente hay que mirar el punto desde donde se partió.

-¿Y a nivel provincial cuál es la mirada, en un marco en el que Juntos por el Cambio ahora es oposición?

-Se debe discutir mucho y a fondo. Si el partido no tiene una mirada hacia adelante, que pueda llevar al frente en una discusión, no va a tener futuro en ese frente. Hay que debatir muchísimo y plantear ideas que sean lógicas y que nos marquen el mismo camino. Podemos hasta no estar de acuerdo pero sí tenemos que tener un objetivo común. Por ejemplo cuando cualquier radical habla de un tema de corrupción hay una conducta común, se discute y si se tiene que ir a la justicia se va a la justicia. Eso hay que hacerlo muy de fondo en todos los temas para establecer reglas generales hacia el futuro.

-¿Hay una crítica al rol del radicalismo durante el gobierno de Vidal?

-Cuando me tocó ser diputado todos habrán analizado cuál fue mi rol. Una cosa es decirlo desde afuera y otra muy distinta cuando estás en la función. Es decir que no tengo una visión aisladas de cómo yo hubiera actuado, entonces me cuesta mucho emitir una evaluación de quienes estuvieron en esa responsabilidad de gobierno. Yo hubiera pretendido un rol del radicalismo mucho más integrado dentro de la gestión. Pero es mi forma de ver y tal vez la conducción la vio diferente o es lo que se podía en ese momento.

-¿Eso debiera cambiar en el futuro? 

-Una posición nueva para poder gobernar la provincia a partir de 2023 va a tener que armarse en base a una estructura en la que el radicalismo tenga mayor predominancia o injerencia. Se armaron cuadros políticos como para que se esté en gestión. Pero depende mucho del plan de gobierno que se vaya a presentar para una elección que todavía está muy lejos. Pero hay que ir construyéndolo y el nuevo comité provincial lo va a ir armando. Ya hoy los bloques de diputados tienen un armado que empieza a tener mucha más injerencia. Porque si algo cambió a partir de 2015 para los radicales es que la posibilidad de gobernar no está tan lejana como podía suponerse antes. Se logró ser gobierno, entonces ya no vemos tan lejana la posibilidad de volver. Pero va a depender mucho de nosotros. Ganas a la militancia no le faltan y los debates internos para transitar ese camino tampoco faltan. El gobierno actual no es buen gobierno y veremos cómo la gente lo va a ir viendo. 

-¿Y cual es su posicionamiento en la elección que se avecina para el recambio de autoridades en la UCR?

-Es un camino que voy transitando con amigos, con los que siempre caminamos juntos. Nosotros tenemos una pertenencia a un armado provincial desde hace años, con gente en el comité provincia como Miriam Jara, que marca los destinos nuestros dentro de lo que queremos del radicalismo provincial. Después tenemos una Convención que sigue funcionando y tenemos charlas muy seguidas, en mi caso porque es amigo personal, con Maxi Abad y con otros dirigentes del partido como algunos legisladores provinciales. Tenemos comodidad con los amigos con quienes hemos caminado siempre. Hemos trabajado mucho con Maxi desde hace mucho tiempo en el plano provincial y Maxi marca un liderazgo que viene creciendo. Hay que ir dando paso a paso para ver cómo resulta. Todo se va dando para un recambio general dentro del partido. Eso es evidente. Acá hay que garantizar la posibilidades de elecciones libres, la posibilidad de que los acuerdos se hagan con sustento en la militancia y a partir de ahí ir generando liderazgos en el partido.

-¿Pero tiene una posición definida entre los actores?

-Hablo constantemente con Maxi, pero esto no tiene que terminar en una guerra interna partidaria. Yo espero que todo termine con reglas de juego claras. A tus amigos les decís lo que realmente creés. Yo a Maxi le digo lo que siento y él plantea lo mismo hacia nosotros. Cuando yo me equivoco me dice "vas por el mal camino" y nosotros planteamos lo mismo. Pero los liderazgos se van dando naturales y el partido va a ir generándolos y va a ir llevando hacia adelante esto nuevo que se viene.

-¿Cómo está la relación con el oficialismo partidario a nivel local?

-Estuvimos enfrentados aunque en las últimas elecciones logramos un acuerdo respetando la relación de fuerza que tenía cada uno. La última elección interna fue en 2017 y fue dura. Ganó (Claudio) Frangul por una diferencia chica. Creemos que se tiene que dialogar mucho más. Y después veremos. Cuando uno no puede entrar en razones por el debate y por las charlas, tiene que terminar en elecciones. Si no nos ponemos de acuerdo en un programa hacia el futuro no vamos a estar en el mismo camino e iremos a elecciones. Si nos ponemos de acuerdo, no sé cuál puede ser el inconveniente en conciliar una nueva conducción

-En 2023 Julio Garro ya no puede ir por otro mandato ¿El radicalismo de La Plata está en condiciones de plantearse proponer un candidato a intendente?

-Si las reglas de juego están dadas como para poder ir a una elección, calculo que sí, cada cual debe mostrar su candidatos.. Si no se pueden poner de acuerdo en un programa de gobierno eso debiera resolverse en una elección. El radicalismo va formando equipos técnicos permanentemente para eso. Ahora queda mucho tiempo y la primera parte es resolver cómo termina la situación de la pandemia en el país y en la ciudad en particular. Lo que viene hacia adelante puede ser muy traumático, porque se han perdido muchos puestos de trabajo y la gente tiene grandes inconvenientes, y si uno no sale con ideas que sean valederas para superar esa situación, va a ser muy difícil poder hacer política.

COMENTARIOS

El ex diputado radical divide su tiempo en mantener activo su negocio y sigue de cerca la vida partidaria para sentar postura de cara a la interna que se viene.