sábado 15 de junio de 2024

¿Cómo nos contagiamos de coronavirus y cuál es la idea de los científicos?

Los expertos cada vez coinciden más respecto a la formas en las que se contrae el COVID-19 y las medidas de prevención.

--:--

Mientras la pandemia sigue avanzando en distintos puntos del planeta, las investigaciones sobre el coronavirus no cesan y crece el consenso en la comunidad científica en relación a cómo se contagia y cuáles son las características del virus. 

Lejos de lo que se creía en un primer momento, son muchos los especialistas que aseguran que es poco común contagiarte el COVID-19 entrando en contacto con una superficie contaminada, así como también durante un encuentro fugaz y al aire libre con personas que estén infectadas. 

Lee además

Sin embargo, una de las circunstancias más comunes para la trasmisión serían los encuentros cara a cara y las interacciones entre personas durante períodos prolongados. Los escenarios donde el riesgo es alto son en eventos masivos, en los espacios mal ventilados y en los lugares donde la gente habla en voz alta o canta, así lo determinan un grupo de expertos citados por un artículo de The Wall Street Journal.

Estos descubrimientos y acuerdos recientes entre la comunidad científica están ayudando a las empresas y a los distintos gobiernos a idear estrategias de reapertura que no pongan en riesgo la salud pública, mientras las economías vuelven a ponerse en marcha.

Las estrategias incluyen la instalación de barreras de plexiglás o polimetilmetacrilato, la exigencia y extensión del uso de máscaras faciales en tiendas y otros espacios de tránsito, la implementación de buenos sistemas de ventilación y el mantenimiento de las ventanas abiertas cuando esto sea posible.

Los resultados de las últimas investigaciones, viendo las medidas que se tomaron en distintas ciudades, demostraron que las cuarentenas en efecto previnieron millones de infecciones y muertes en todo el mundo.

Sin embargo, ahora que se conoce más acerca del coronavirus, las ciudades pueden implementar distintos mecanismos para evitar que contagios masivos en la población.

Eso significa mejorar la protección en los hogares de ancianos y en las viviendas en la personas vivan en condiciones de hacinamiento, además de reforzar el llamado a mantener el distanciamiento físico y el uso de las máscaras faciales, y reducir las reuniones en espacios cerrados.

En todos los casos, las recomendaciones para llevar adelante una reapertura incluyen los testeos masivos, el rastreo de contactos y el aislamiento de personas infectadas o potencialmente expuestas al virus.

Un factor importante sobre la transmisión del virus es que acciones que pueden ser inofensivas como hablar y respirar producen partículas respiratorios que pueden dispersarse a lo largo de las corrientes de aire y potencialmente infectar a las personas cercanas.

Algunos expertos afirman que el coronavirus también se puede transmitir a través de gotas aún más minúsculas que flotan en el aire más tiempo que las grandes, y que pueden ser inhalados directamente.

Es lo que pudo haber sucedido en un restaurante en Guangzhou, China, donde un comensal infectado que aún no estaba enfermo transmitió el virus a otras cinco personas sentadas en mesas adyacentes. La ventilación en el espacio era deficiente, debido a que los extractores apagados, según un estudio que analizó las condiciones en el restaurante.

Tener ventilación adecuada, en la que se fuerza el aire hacia el techo y se bombea hacia afuera, o que implica la entrada de aire fresco a una habitación, diluye la cantidad de virus en un espacio, reduciendo el riesgo de infección, sostuvo Yuguo Li, uno de los investigadores y profesor de ingeniería de la Universidad de Hong Kong.

Lea Hamner, epidemióloga estadounidense y autora de un estudio que advirtió sobre el potencial de los “supercontagiadores” en eventos, detalló cómo en una práctica de coro de una iglesia del estado de Washington el 87% de los asistentes se infectaron.

Los miembros del coro cambiaron de lugar cuatro veces durante la práctica de dos horas y media, estuvieron apretados en un espacio cerrado y eran personas en su mayoría mayores y, por lo tanto, más vulnerables a las enfermedades, explicó la especialista. En total, 53 de los 61 asistentes a la práctica se infectaron, incluida al menos una persona que tenía síntomas. Dos de ellos murieron.

Una dinámica de transmisión similar podría darse en otros entornos donde la respiración es agitada y se habla en voz alta durante períodos prolongados, como pueden ser los gimnasios, las actuaciones musicales o teatrales, las conferencias, las bodas y las fiestas de cumpleaños.

La llamada tasa de ataque puede ser muy alta en eventos concurridos, hogares y otros espacios donde muchas personas están en contacto cercano y prolongado. En efecto, se estima que el 10% de las personas con COVID-19 son responsables de aproximadamente el 80% de las transmisiones, según un estudio publicado recientemente en Wellcome Open Research.

La tasa de contagio del COVID-19 en los hogares oscila entre el 4,6% y el 19,3%, según varios estudios. Fue mayor para los cónyuges, con 27,8%, que para otros miembros del hogar, con 17,3%, de acuerdo a un estudio realizado en China.

Estar al aire libre es generalmente más seguro, dicen los expertos, debido a que las partículas virales se diluyen más rápidamente. "Pero las gotas pequeñas y grandes representan un riesgo incluso al aire libre, cuando las personas están en contacto cercano y prolongado", dijo Linsey Marr, profesora de ingeniería ambiental de Virginia Tech que estudia la transmisión de virus en el aire.

Nadie sabe con certeza cuánto virus se necesita para que alguien se infecte, pero estudios recientes ofrecen algunas pistas. En una investigación cuyos resultados fueron publicados recientemente en la revista Nature, los científicos afirman que no pudieron cultivar el coronavirus vivo si el hisopo o mililitro de esputo de un paciente contenía menos de un millón de copias de ARN viral.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar